Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/05/21 00:00

Remando con fuerza

La lucha por los clientes es feroz en el sector de las telecomunicaciones, dominado por grandes jugadores. Pero los pequeños también dan la batalla.

Jorge Castellanos (Presidente de ETB), Juan Guillermo Vélez (Presidente de Virgin Mobile), Alfonso Gómez (Presidente de Telefónica-Movistar), Roque Vicente Lombardo (Presidente de DirecTV), Carlos Zenteno (Presidente de Claro), Esteban Iriarte (Presidente de Tigo-UNE) y Jorge Andrés Palacio (Presidente de Avantel) Foto: Gabriel Peña

En el sector de las telecomunicaciones la competencia está que arde. Los grandes operadores de telefonía celular, internet móvil y televisión por suscripción, Claro, Movistar, Tigo-UNE y DirecTV, tratan de no perder posiciones pedalazo a pedalazo. Los gigantes de las comunicaciones a nivel mundial tienen el 92 por ciento de los abonados de telefonía celular en Colombia, que a diciembre de 2015 alcanzaron la cifra de 57,3 millones.

Pero otros jugadores están mostrando los dientes. Es el caso de Virgin Mobile, del británico Richard Branson, que ingresó al país en 2013. Entró con una oferta comercial agresiva con cobro por segundos y no por minutos y planes sin contratos ni cláusulas de permanencia, que arrojó resultados. Hoy tiene el 4 por ciento del mercado con 2,2 millones de suscriptores. Es decir, empató a los proveedores que tienen el restante 4 por ciento, entre los que se encuentran Almacenes Éxito, Avantel, la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) y Uff Móvil.

Ahora bien, aunque Claro, Movistar y Tigo tienen un mercado cautivo, no están dispuestos a aflojar en la carrera por los clientes. Los tres operadores anuncian millonarias inversiones y nuevos servicios. Claro, con el 50,5 por ciento de la telefonía móvil y 28,9 millones de clientes, invertirá más del 70 por ciento de sus utilidades en modernización tecnológica, ampliación de la capacidad de la red 4G y servicios de video y música.

Juan Carlos Archila, presidente de América Móvil Colombia, dice que como cadena oficial de los juegos olímpicos realizarán la mejor transmisión de estas justas desde diversas plataformas –canales HD, aplicaciones móviles, Claro Video–. La compañía puso en marcha en 2015 un cable submarino, un satélite y la red 4G LTE.

Por su parte, Colombia Telecomunicaciones (Movistar) invirtió el año pasado 1,2 billones de pesos y para este año alista una suma similar para ampliar sus redes fijas y móviles y llevar fibra óptica a los hogares. La operadora, con el 23 por ciento del mercado móvil, tiene la estrategia de ofrecer planes de datos ajustados a las necesidades de los usuarios, ya que es uno de los servicios que más crece, por encima de los de voz.

Alfonso Gómez, presidente de Telefónica Colombia, señala que trabajará en mejorar el ancho de banda para seguir creciendo en datos, en video y en el internet de las cosas (conectividad de aparatos como neveras o lavadoras) que es el futuro de las telecomunicaciones y la gran apuesta del sector.

Tigo-UNE también crece a pasos acelerados. En el último año ganó tres puntos porcentuales en el mercado móvil al llegar al 19 por ciento con 10,9 millones de clientes. La compañía invertirá 400 millones de dólares al año para expandir su infraestructura física y digital y tener una mejor plataforma de datos, de video y de música.

Mauricio Ramos, CEO de Millicom, accionista de Tigo-UNE, dice que como operador desafiante en el mercado colombiano están dispuestos a competir en todos los segmentos, ya que Colombia le representa a la multinacional sueca el 30 por ciento de los ingresos globales.

En la estrategia de estos gigantes una compañía que se acoplaría a sus planes de expansión es la ETB, cuyo proceso de venta anunció el alcalde Enrique Peñalosa. La red de fibra óptica que llegaría a 1,2 millones de hogares, los 1,4 millones de clientes en telefonía fija, los usuarios en internet, telefonía móvil y televisión digital resultan atractivos para cualquier operadora. Por eso, la puja por la ETB será una de las grandes batallas que se librarán este año y el entrante.

Pero, también, lo será la batalla por la televisión por suscripción donde la competencia es de marca mayor. Claro lleva la delantera con más del 40 por ciento del mercado y 2,2 millones de clientes. Le dan la pelea Tigo-UNE y DirecTV con más de un millón de usuarios cada uno. Esta última compañía logró un gran crecimiento en los últimos dos años gracias al paquete de servicios que lanzó para el Mundial de Fútbol de Brasil. Y ahora con los juegos olímpicos se prepara para una mayor competencia.

Las empresas de televisión por suscripción piden que les nivelen la cancha porque, mientras ellas tienen que pagar impuestos y siguen todas las regulaciones del mercado, compiten en desventaja con Netflix, que en poco tiempo conquistó más de 600.000 usuarios en Colombia. La Autoridad Nacional de Televisión tiene la última palabra sobre este tema.

En el sector de telecomunicaciones ninguna compañía puede dar tregua, porque al ritmo tan frenético al que avanzan los cambios tecnológicos se pueden quedar rezagadas y viendo cómo otros competidores les sacan ventaja, lo que de hecho está sucediendo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.