Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/23/2017 9:12:00 PM

El misterio de salud que podría resolverse gracias a un teléfono móvil

Durante más de 2.000 años se ha creído que el mal tiempo podría empeorar la artritis, pero la conexión no se ha logrado establecer a ciencia cierta.

Durante más de 2.000 años se ha creído que el mal tiempo podría empeorar la artritis, pero la conexión no se ha logrado establecer a ciencia cierta.

Sin embargo ahora, aprovechando el poder de miles de voluntarios, especialistas esperan develar el misterio con un proyecto en el que los pacientes comparten información médica de forma regular y remota a través de un teléfono inteligente.

La nueva técnica que se está empleando con este objetivo también podría ofrecer una gran variedad de soluciones para diferentes dolencias.

"Siento dolor permanentemente: las 24 horas del día, los 7 días de la semana", cuenta Becky Mason, sentada en su sofá en los alrededores de la ciudad de Manchester, en el Reino Unido.

Como millones de personas en distintos lugares del mundo, sufre de rigidez en sus articulaciones y la aquejan dolores musculares.

"Si el día va a estar húmedo, lo más probable es que el dolor empeore", afirma Mason.

La mujer ha conversado acerca del tema con su médico de cabecera y siempre ha querido saber si, ciertamente, hay alguna relación entre ambas cosas.

Trabajo en equipo

Mason no es la única con esa interrogante. Desde los tiempos de los romanos, pacientes y médicos han sospechado que hay un vínculo entre el mal tiempo y el dolor en las articulaciones.

"¿Es una creencia sin fundamento científico? ¿Me lo estoy imaginando?", se pregunta la mujer.

Es una duda que espera aclarar, pero no sometiéndose a exámenes médicos ni visitando un hospital, sino utilizando su teléfono inteligente.

Todos los días recurre al dispositivo para documentar cómo se siente a través de una aplicación. A su vez, el GPS del aparato determina su ubicación y recolecta la información más actualizada con respecto al clima en ese lugar.

Y toda esa información es enviada a un equipo de investigadores.

La utilidad de los datos proporcionados por Mason es limitada. Pero esa información, aunada a la de más de 13.000 voluntarios que aceptaron participar en el proyecto, es significativa.

Los participantes en el estudio han generado vastas cantidades de material para analizar.

Epidemiología digital

La aplicación que utilizan los pacientes se llama "Nublado con posibilidad de dolor" y es parte de una investigación coordinada por Will Dixon, reumatólogo del Hospital Real de Salford, en el Reino Unido, que tiene años analizando el tema.

"Con frecuencia, en las consultas que realizo, los pacientes me dicen que el estado de sus articulaciones varía en función del clima", afirma Dixon.

Pero, hasta el momento, el médico no ha tenido los recursos para recolectar la información que le permitiría darle a los pacientes una respuesta definitiva con respecto a esa conexión.

La obtención de esos datos es un tema clave para Dixon, quien también es profesor de epidemiología digital.

Los epidemiólogos tradicionales analizan enfermedades en grupos poblacionales específicos. Esto implica, en la mayoría de los casos, la recolección de información de forma personal. El investigador puede pedirle al paciente que lo visite o trasladarse a donde se encuentre.

Pero la epidemiología digital le permite a los participantes en el estudio enviar la información a través de internet, lo que quiere decir que pueden enviar datos con más regularidad y que pueden participar muchas más personas.

Tras el análisis de esta información, Dixon espera encontrar correlaciones y pistas que, hasta hace una década, eran invisibles para los especialistas.

Su equipo estudiará los datos recopilados a lo largo del próximo año y espera tener una respuesta definitiva con respecto a si existe una vinculación entre las articulaciones y el clima.

Trabajo en equipo

Pero esta técnica no es útil únicamente para saber más acerca de la artritis.

Otro estudio que se realiza en Estados Unidos ha reclutado a más de 20.000 participantes para que usen una aplicación que registra el momento en el que dicen: "ahhhhhhh".

Se llama mPower y su objetivo es obtener información acerca del avance de la enfermedad de Parkinson. Si el sonido que se emite es uniforme, lo más probable es que provenga de un paciente que no tiene la enfermedad. En cambio, si se corta, querría decir que la persona tiene la dolencia.

Al analizar el tono del sonido, incluso podría ser posible determinar cuan avanzada está la condición o cuan intensos son los síntomas en un momento específico.

Esa información le permitiría al paciente tener más precisión acerca de la dosis de medicina que le permitiría manejar el Parkinson.

El programa informático que se está utilizando en este proyecto también se emplea en el ensayo clínico de una nueva droga.

Pero es la recopilación de vastas cantidades de datos, compartidos por miles de voluntarios, la que permite la realización de los estudios.

Innovador

Hay otra aplicación que se lanzará próximamente y que le permite a los usuarios tomar fotografías de su plato de comida y aprovechar la inteligencia artificial para determinar el valor nutricional de lo que hay en el plato.

Esto permitiría que departamentos de salud pública pudieran evaluar cuan bien -o mal- se está alimentando un grupo poblacional específico.

El proyecto lo lleva adelante Marcel Salathe, quien también es profesor de epidemiología digital y fundador del que probablemente sea el primer laboratorio dedicado a este campo de estudio.

Salathe considera que esta disciplina podría ser particularmente útil en países en los que la infraestructura y los servicios médicos son precarios.

"Podría convertirse en una red de información capaz de detectar el brote de alguna enfermedad".

Muy importante

Sin embargo, el manejo de este volumen de información también tiene sus complejidades.

"Encontrar la aguja en el pajar es un reto desde el punto de vista técnico", indica Salathe.

Pero quizás lo más interesante de esta nueva técnica es la motivación de los voluntarios.

Puede ser que Mason no se beneficie directamente de lo que se pueda lograr con la aplicación, pero se siente feliz de ingresar los datos en el móvil y enviarlos a un lugar remoto.

"Cuando sientes dolor constantemente, es fácil desanimarse. No puedo trabajar y tengo que quedarme en mi casa, lo que me hace sentir inútil", confiesa la mujer.

Y continúa: "Pero participando en este proyecto puedo ayudar, y eso es extremadamente importante en mi mundo. Me ayuda enormemente".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.