Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/16/2015 10:00:00 PM

La casa en orden

La organización Ardila Lülle (OAL) está concentrada solo en negocios estratégicos, lo que la obligó a salir de inversiones emblemáticas.

Como aconteció con todos los grupos económicos del país, en los años ochenta la Organización Ardila Lülle (OAL) era un conglomerado con ramas en diversas actividades económicas.

El grupo que a finales de los sesenta se forjó en el negocio de las bebidas gaseosas, rápidamente se extendió a otras actividades como los ingenios azucareros que se convertirían en su gran polo agroindustrial. Posteriormente, en los setenta se expandió hacia los medios de comunicación al adquirir RCN radio y televisión y a finales de esa década sumó uno de sus activos más importantes, Coltejer, que llegó a ser la textilera líder de América Latina. También ingresaron a su portafolio de inversiones la Distribuidora Los Coches y la compañía de financiamiento Coltefinanciera, con el objeto de apoyar al sector textil y de confecciones.

La última década del siglo XX fue muy activa para los nuevos negocios. En 1996, la organización realizó la apuesta más audaz al entrar al mundo cervecero. Lanzó Leona para hacerle contrapeso al Grupo Santo Domingo, dueño único entonces de Bavaria. Por esos mismos años, Ardila Lülle en sociedad con Luis Carlos Sarmiento invirtió en el negocio de la telefonía celular a través del operador Cocelco, de donde salió prontamente. Hasta en el fútbol profesional incursionó, al comprar en 1996 al equipo Atlético Nacional de Medellín. En 1999 ganó la licitación para un canal de televisión privado y el negocio del entretenimiento creció.

Con tantos frentes que atender y tras la recesión de 1999 que le pegó fuerte y debilitó muchas compañías, la OAL llegó sin aire al siglo XXI. Las altas tasas de interés y la devaluación del peso asfixiaban al grupo que llegó a acumular deudas por 1.100 millones de dólares. Buena parte correspondía a cartera vencida de la cervecera Leona con la banca internacional.

En 2000, Ardila vendió una primera parte de esa empresa a su competidor Bavaria, a través de un intercambio accionario. La jugada fue estratégica, porque le dio recursos a la organización y le permitió a Postobón, empresa eje de este grupo, respirar más tranquila. Luego salió del resto de su participación en la cervecera.

Comenzó entonces un período de reorganización en el que la OAL puso la casa en orden. Las compañías se fijaron metas de austeridad y crecimiento y la organización decidió salir de negocios no estratégicos.

Cuando el panorama financiero se despejó, la OAL se lanzó a nuevas apuestas. En 2007 Postobón le compró a Bavaria la Productora de Jugos, propietaria de las marcas Tutti Frutti y Orense, y a través de la división azucarera la organización incursionó en el negocio del etanol e invirtió en destilerías de alcohol carburante.

Un segundo evento importante, ligado a la división azucarera del grupo, fue la compra en México del 51 por ciento del Ingenio Presidente Benito Juárez (estado de Tabasco). Esta inversión, con los recursos obtenidos en la venta del área financiera del grupo, le abrió a la OAL posibilidades importantes en el mercado azucarero de la región.

Y aunque no estuvo en la mente de Carlos Ardila salir de Coltejer, la compañía emblemática de los antioqueños, ante las dificultades de la textilera en 2009 tuvo que venderla al Grupo Kaltex de México. Un año antes y después de 28 años, también había vendido a Coltefinanciera. En el área industrial la OAL mantiene el 40 por ciento de Peldar, cuya propiedad se comparte con Owens-Illinois de Estados Unidos.

En 2012, la organización adquirió la totalidad de las acciones de Sucroal, la gran apuesta en biotecnología, y amplió su presencia en medios a través del canal Win. Definitivamente, los últimos 30 años dejaron grandes lecciones que le sirvieron a la OAL para trazar un futuro sólido y prometedor. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.