Viernes, 20 de enero de 2017

| 2016/05/21 00:00

Construyendo confianza

La Fundación Terpel tiene en marcha un programa educativo para desarrollar las competencias en liderazgo, matemáticas y lenguaje de niños y niñas en condiciones de vulnerabilidad.

La compañía distribuidora de combustibles, a través de su fundación, está convencida de que la educación es la mejor herramienta para disminuir la inequidad en Colombia. Foto: Nancy Cervantes

Terpel es una de las pocas compañías colombianas que llega hasta el último rincón del país, a través de sus más de 2.000 estaciones de gasolina, lo que le ha permitido entender las necesidades de las diferentes regiones.

Por eso conoce de primera mano lo que demandan sus habitantes. Y uno de esos requerimientos es vivir en paz y tener acceso a la educación. Daniel Perea Villa, vicepresidente de Asuntos Corporativos, dice que la compañía está comprometida con las iniciativas a favor del proceso de reconciliación que vive Colombia y es un aliado de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR).

A través del programa Restaurando Sueños se busca la reconciliación y el perdón por dos vías: abrir puestos de trabajo a personas en proceso de reintegración, y crear condiciones para incorporar productos de los emprendimientos de estas personas a través de la promoción de ferias comerciales donde puedan transarlos.

En paralelo con este proyecto, que se encuentra en una fase inicial, la Fundación Terpel viene desarrollando un programa educativo de alto impacto con el que se pretende desarrollar las competencias básicas en liderazgo, matemáticas y lenguaje de los niños en condiciones de vulnerabilidad. A la fecha, esta propuesta ha causado efecto positivo en todo el territorio nacional y en especial en zonas en las que el conflicto armado no cesa: se han beneficiado más de 540.000 niños de 120 municipios en 32 departamentos.

Los directivos de la fundación están convencidos de que una mejor educación les permitirá a los niños mejorar sus condiciones de vida, disminuir la inequidad, ayudar en la superación de la pobreza y tener mejores oportunidades en el futuro. Ante la finalización del conflicto armado, los retos que se le abren al país son inmensos, razón por la cual es necesario buscar oportunidades en las regiones.

Y el mejor vehículo para hacerlo es la educación. Por eso, a través de diversos programas como Mi Futuro Ahora, Diseña el Cambio o el Líder en Mí, la fundación quiere motivar a los niños del país a que adquieran nuevos conocimientos y a los docentes a que se conviertan en líderes y se preparen para aportar lo mejor en momentos en que el país se prepara para una nueva etapa de reconciliación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.