09/01/2013

El listón y la brújula

Por: Pablo de Narváez

OPINIÓNLa actuación colombiana en los Olímpicos de Londres puso el listón muy alto. La única forma de superarlo es atendiendo lo que rodea el deporte de alta competencia.

“El año del deporte”. Así tituló su columna navideña en el diario El Tiempo el exministro de Hacienda Óscar Iván Zuluaga. Y sí, 2012 fue el año del deporte colombiano, pero del deporte olímpico y de alto rendimiento- salvo algunos logros determinados que merecen ovación- tras la histórica y hazañosa actuación en los Juegos Olímpicos con la obtención de ocho medallas y 14 diplomas honoríficos. En ese ámbito es indudable la excelente y meritoria labor del Comité Olímpico Colombiano (COC) y de Coldeportes, este último bajo la dirección de Andrés Botero, un tipo del paño, honesto y con un prestigio construido durante años desde el sector privado, el capitán del barco. 

El listón quedó muy alto. La única forma de superarlo, si se quiere dejar huella eterna que represente a todos los ciudadanos que gozan de un derecho constitucional maravilloso, no será con más medallas conseguidas en la élite deportiva- logros que servirán para aumentar los flashes y el prestigio de bandera- sino con nuevas políticas destinadas al resto de la pirámide deportiva, hasta llegar al escalón de las Pajón o los Urán. Descubrir que el deporte catapulta, puertas para dentro, al progreso como sociedad. Según Unicef, el derecho al deporte, al juego y a la recreación constituye un estímulo para el desarrollo afectivo, físico, intelectual y social de la niñez y la adolescencia. Nuestro futuro. 

Por eso deberán ponerse manos a la obra y acompañar a los pelaos en el camino que históricamente requiere ser deportista en Colombia (como padres con plata para pagar las escuelas privada), masificando y esrtimulando estratégicamente las bondades de la práctica de actividades físicas y deportivas, ejecutando programas especializados de detección de talentos dejando de lado el programa Supérate que no está planeado para ello; apoyando de forma incondicional a los atletas en sus necesidades primarias: pan, estudio, abrigo. ¿Por qué ninguno de los 220 o 240 deportistas que tiene el COC y Coldeportes en sus programas de Deportista Apoyado y Deportista Excelencia reciben en el auxilio económico el pago de sus obligaciones de salud y pensión? ¿Y el resto de la población que no está  amparada por el Estado?

¿Por qué esperar a la realización de los Juegos Nacionales para posar la atención en las regiones marginales, en construir nuevos escenarios deportivos o pasarles el trapo del polvo a los que ya existen? ¿Por qué no meterle el diente a los juegos interbarriales, ajustar los Juegos Intercolegiados e Interuniversitarios, o empujar con fuerza los fantásticos Juegos indígenas y campesinos, y a nivel local y regional el deporte de discapacidad animando su práctica inclusiva y recreativa? ¿Qué pasa con la implementación de programas para promover la actividad física para el desarrollo motriz y lúdico de la primera infancia, para mejorar y conservar la salud de la población de la tercera edad, para combatir los problemas que sufren las personas con obesidad o hipertensión?

¿Será que el deporte hoy sí tiene el lugar que se merece? ¿Observa usted un desarrollo de país,  mejorado la calidad de vida de la población a través de ese gran instrumento?

Para Zuluaga, los testimonios de los medallistas olímpicos inspiran muy especialmente a nuestros jóvenes, para quienes hoy el deporte puede ser un camino de éxito y reconocimiento. Sin embargo, como dijo Picasso, la inspiración te sorprende mientras trabajas, y en este caso sí que vale la pena la evocación al famoso pintor. Con el nuevo año que comienza y con las energías y las ilusiones renovadas, reviven también los deafíos de las autoridades deportivas, desde Botero hasta los secretarios de las oficinas de deportes de los municipios más pobres. 

En un barco, un auténtico capitán está al tanto de la totalidad de su nave y el rumbo de su navegación, así como de todos sus tripulantes; debe guiar no a un grupo sino a un equipo. Allí radica su eficiencia. Jamás debe perder de vista lo que sucede en la proa, en la popa, en el cuarto de máquinas, ni en los aires ni en el fondo de las aguas que navega.

*Dos medallas al mérito: Una para el equipo profesional continental de ciclismo Coldeportes Colombia que correrá el Giro de Italia, primera gran escala después de su creación en septiembre pasado, de las tres más importes del mundo. Y la segunda para Messi, ganador del cuarto balón de oro consecutivo votado por sus colegas, técnicos y periodistas del planeta fútbol. “La pulga” no se cansa de romper récords, así como de batir sus alas para volar más allá de su techo, que no es otro que el propio cielo.

Twitter: @pablodenarvaez7                                                                                                                  

SEMANA.COM COPYRIGHT © 2012 PUBLICACIONES SEMANA S.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.