17/01/2013

El nuevo experimento de Antonio Navarro

POLÍTICAPasó por ADM-19, Compromiso Colombia, Polo y Progresistas. Hoy busca un nuevo frente político.

Antonio Navarro ha sido el exguerrillero colombiano que más veces ha peleado el poder. Candidato presidencial en 1990 y 1994. Copresidente (junto con Álvaro Gómez y Horacio Serpa) de la Asamblea Constituyente de 1991. Alcalde de Pasto (1995-1997). Representante a la Cámara (1998-2002). Senador (2002-2006). Precandidato presidencial (2006). Gobernador de Nariño (2008-2011). Y aunque muchos no lo crean, en el 2014 también aspirará al poder.

Afrontó sus pasadas contiendas electorales con distintas camisetas. En su mayoría, las de movimientos ciudadanos que ha querido formar y convertir en organización política. Sin embargo, aunque le han servido como plataforma para acceder a cargos de elección popular, Navarro es hoy un político sin partido.

Ahora apuesta por conformar un nuevo frente político que trate de emular al Frente Amplio de Uruguay, que en 1971 consolidó los intentos de unificación de la izquierda y que con el paso del tiempo agrupa hoy, según la autodenominación de este movimiento, “la mayoría de los sectores progresistas uruguayos” y que hoy está en la Presidencia con el también exguerrillero Pepe Mujica.

El frente que promueve Navarro busca ser el techo de una coalición de organizaciones que se constituya como una tercería que aproveche la confrontación entre el expresidente Álvaro Uribe y el presidente Juan Manuel Santos.

“En esa polarización entre Uribe y Santos hay espacio para una tercería. Hay que organizarla. Y no sólo para participar en unas elecciones, sino que mire al futuro para darle credibilidad a la organización”, explica Navarro.

No será una tarea fácil, admite Navarro. “Organizarse entre humanos tiene dificultades. Pero un Frente político, con personería propia, es un buen mecanismo para tener fuerzas políticas diversas, unidas en principios pero flexibles en su funcionamiento”, sostiene.

Esta coalición tendrá varios principios políticos: cero corrupción, transparencia, depurar la forma de hacer política, inclusión social en la lucha contra la desigualdad y protección del medio ambiente.

Con esas banderas, este Frente quiere medirse contra el Puro Centro Democrático de Uribe y la Unidad Nacional de Santos en el 2014, pues presentarán candidatos al Congreso y aspiran a disputar también la Presidencia de la República.

En un país de partidos tradicionales, esta nueva propuesta no deja de ser un nuevo experimento. Para que se pueda constituir como un movimiento político en el 2014, tendrá que conquistar su personería jurídica. Se consigue si en las elecciones de Congreso supera el 3% del total de votos para Senado, o si alcanza el mismo porcentaje en las elecciones de Cámara de Representantes.

Según las actuales normas electorales, la apuesta de este nuevo Frente será la de sacar mínimo 450.000 votos en las elecciones de Congreso.

Los candidatos se presentarán avalados por firmas de ciudadanos. Dirigentes como Enrique Peñalosa y Sergio Fajardo saben lo difícil que resulta ese camino. Peñalosa intentó montar una organización política en el 2006 (Por el país que soñamos), pero fracasó en su intento. Fajardo sufrió la misma suerte en el 2010, pues su lista de candidatos al Congreso no superó ese mínimo de votos.

“Las firmas son una expresión más ciudadana que la que representan los partidos políticos. Son como la soltería, es mucho más sabrosa que el matrimonio”, dice Navarro, quien con firmas se hizo elegir representante en 1998 y senador en el 2002.

Este ‘Frente político’ aún no tiene nombre ni jefe político. “Me graduaron de vocero después de la entrevista de El Espectador (publicada el pasado 13 de enero)”, dice Navarro en diálogo con SEMANA. “Lo único que soy es un amable componedor”.

Este año se definirá qué organizaciones la integrarán y se definirán los nombres de los candidatos al Congreso, donde está en juego la personería jurídica de este nuevo experimento. Navarro dice que no será quien encabece la lista de candidatos al Senado. Pero no se compromete cuando se le pregunta si también renunció a sus aspiraciones presidenciales. “Sólo descarté aspirar a corporaciones públicas”, asegura.

Los dirigentes que suenan para integrar esta coalición están en el movimiento Progresistas que Navarro ha venido representando a nivel nacional. También dirigentes como Antanas Mockus, la excongresista liberal Cecilia López, el exalcalde de Medellín Alonso Salazar, la periodista Patricia Lara, el exministro José Antonio Ocampo, entre otros, quienes desde agosto han venido hablando de política en la iniciativa denominada ‘Pido la palabra’.

SEMANA.COM COPYRIGHT © 2012 PUBLICACIONES SEMANA S.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.