04/02/2013

El tema del aborto se moverá en un referendo

Por: Rodrigo Urrego Bautista

POLÍTICATras ser derrotados en el Congreso, promotores de la penalización del aborto buscan que el pueblo se pronuncie.

Han pasado 16 meses desde cuando el Congreso colombiano, por una mínima diferencia, rechazó el propósito del Partido Conservador de penalizar el aborto, incluso en las tres causales que actualmente es permitido, según el dictamen de la Corte Constitucional. 

Dieciséis meses en los que el debate parecía haber quedado zanjado. Pero no para los defensores del “derecho a la vida desde la concepción”. Organizaciones sociales, varias confesiones religiosas, y algunos dirigentes políticos están a punto de reabrir la discusión. 
En marzo próximo, según sus planes, llevarán 159.000 firmas a la Registraduría para que esta entidad reconozca al Comité Promotor que pretende llevar a las calles la última palabra sobre el aborto. Quieren hacerlo mediante un referendo en el que consultarán a los electores si el aborto debe ser penalizado en Colombia, sin importar la causa. 

Esta “nueva batalla” contra el aborto comenzó el 12 de octubre del 2011, precisamente el día en que la Comisión Primera del Senado, en una votación dividida, 11 contra 9, hundió la reforma constitucional firmada por el 98% de la bancada de congresistas del conservatismo, que pretendía penalizar el aborto. 

Desde ese día se consolidó la Plataforma ‘Unidos por la Vida’, que, sin mucho ruido y apostándole al voz a voz, empezó a recoger firmas. Aunque en este momento no han consolidado cuántas firmas han recogido en todo el país, el senador José Darío Salazar (P. Conservador) le reveló a Semana.com que “aspiramos, por tarde en marzo, a estar entregando a la Registraduría 300.000 firmas”. 

Si esa entidad las avala, se inscribirán a las nueve personas que conformarán el Comité Promotor para el referendo. Estará conformado por especialistas en salud, derecho, académicos, mujeres con el testimonio de las tres causales del aborto. La actriz Marcela Posada (‘La jirafa’ en Betty la Fea), quien quedó embarazo a los 22 años y a quien le aconsejaron abortar, será la vocera del comité y la imagen nacional de esta causa.

De ser reconocido por la Registraduría, tendrán seis meses para recoger 1.587.000 firmas. Con ellas podrán tramitar ante el Congreso la convocatoria del referendo. Allí, los congresistas no podrán dar un debate de fondo sobre el aborto, sólo de forma. Pues su decisión se reduce a permitir o no que el pueblo decida sobre la materia mediante las urnas. 

“Esperamos que el Congreso, que es un foro democrático, no amordace al pueblo y lo deje votar. Vamos a ver allá si los demócratas que, espero que seamos todos, permitimos que el pueblo colombiano se exprese”, dice el senador José Darío Salazar. 

El referendo pretende modificar el artículo 11 de la Constitución para que este deje expreso que en Colombia, el derecho a la vida es inviolable “desde su concepción hasta la muerte natural”. 

A diferencia de lo que sucedió hace 16 meses, este nuevo intento de los defensores del derecho a la vida no tendría el respaldo institucional del Partido Conservador. “Esta es una batalla de muchos colombianos, esperamos que no sea una bandera partidista. Pero no tengo duda de que por lo menos el pueblo conservador estará todo apoyando el referendo contra el aborto y creo que la mayoría de los parlamentarios”, explica Salazar.

El congresista conservador defiende la idea del referendo como última instancia para definir el tema del aborto. “No pueden cinco magistrados de la Corte u 11 congresistas decidir sobre un tema que toca a 45 millones de colombianos. Lo obvio es que el pueblo se pronuncie”.

Salazar también argumenta que los magistrados de la Corte, en la sentencia que permitió el aborto en tres casos específicos (malformación genética del feto, peligro de la vida de la madre, o cuando el embarazo es producto de violación), “le torcieron el pescuezo” al derecho a la vida. “La Corte Constitucional y muchos de sus miembros han abandonado su deber y su obligación de ser guardianes de la Constitución”. 

Si el Congreso convoca al referendo, tendrán que votar ocho millones de personas para tener validez. La decisión del pueblo en las urnas revertiría los alcances de la sentencia de la Corte Constitucional o los ratificaría. Sería la primera vez que un debate ideológico se resolvería a voto limpio. 

SEMANA.COM COPYRIGHT © 2012 PUBLICACIONES SEMANA S.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.