11/02/2013

La polémica cuenta en Twitter de la Procuraduría

REDES SOCIALESDenuncian que el perfil oficial del ente de control difunde las ideologías y aspiraciones de Alejandro Ordóñez.

Revuelo causó un tweet que salió de la cuenta oficial de la Procuraduría General de la Nación (@PGN_Col) que invitaba a opinar sobre el futuro de Alejandro Ordóñez, jefe de esa institución.

Los perfiles en esta red social de las entidades oficiales, como los ministerios, usualmente se encargan de difundir información que genera la misma institución. A modo de comparación, es como si la cuenta oficial de la Presidencia de la República se enlazara a discusiones sobre el futuro político del presidente Juan Manuel Santos.


Después del trino, solo un twittero reaccionó positivamente con un enérgico “¡Ordóñez presidente!”. “ ¿Alentar desde la cuenta oficial ese debate no es participar en política?”, se preguntó el columnista de SEMANA Daniel Samper Ospina.

No es la primera vez que desde la cuenta en Twitter del Ministerio Público se hacen trinos respaldando ideas. La anterior polémica se dio por una serie de retuits que salieron de ese perfil en septiembre de 2012 cuando el procurador tuvo que rectificar sus posiciones sobre el aborto; todos defendían a Alejandro Ordóñez y alababan su “lucha contra la corrupción”.

El debate se da cuando hace pocos días, Fernando Gómez, presidente de la Empresa de Energía de Bogotá, tuvo que dejar el cargo por el coletazo que causaron unos trinos que hizo en su cuenta personal que no lo dejaban bien parado por su lenguaje vulgar.

“¿Se puede usar la cuenta de Twitter de la Procuraduría para consultar sobre opciones presidenciales del procurador?”, “¿Quién vigila a los vigilantes?”, se preguntan los usuarios de esa red social.

SEMANA.COM COPYRIGHT © 2012 PUBLICACIONES SEMANA S.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.