22/02/2013

Asesinato en Arizona

Por: Fanny Kertzman

OPINIÓNSobre el caso Jodi Arias, la californiana de 32 años acusada de asesinar a su exnovio.

Estas dos últimas semanas los televidentes americanos están pegados a su aparato, siguiendo el juicio a Jodi Arias, una californiana de 32 años, acusada de haber asesinado a su exnovio Travis Alexander, de treinta años, en 2008. Alexander era un hombre de negocios y conferencista en charlas sobre motivación. 

Arias ya confesó su crimen, a pesar de que cambió su versión tres veces. En el banquillo de los acusados solo espera que le conmuten la pena de muerte. Alexander fue encontrado cinco días después del crimen en la ducha, con dos disparos en la cara de 0.25 mm, 27 cuchilladas y su garganta cortada de oreja a oreja. 
 
"Usted mató a Travis Alexander?" le preguntó el abogado de la defensa a Arias, Kirk Numi.
"Si" replicó ella. "La respuesta simple es que el me atacó y yo me defendí."

Arias fue una sospechosa en la muerte de Alexander desde el primer momento, después de que la Policía encontró su cuerpo descomponiéndose en la ducha de su apartamento en Mesa, Arizona. Los protagonistas habían sido pareja por unos meses, pero nunca dejaron de tener relaciones sexuales. 
Inicialmente Arias negó tener conocimiento del crimen, pero rápidamente tuvo que cambiar de versión cuando le dijeron que entre las pruebas estaba la huella sangrienta de la palma de su mano en la pared. 

La policía encontró las fotos del día del crimen. Arias quería ser fotógrafa y ese día le estaba tomando fotos a Travis en la ducha. Hay fotos de Arias desnuda, Alexander tomando una ducha. La cámara fue encontrada adentro de la lavadora, por lo que se considera que Arias trató de limpiar la escena y lavar las sábanas.

Aunque los investigadores no encontraron el arma, los abuelos de Jodi, donde ella estaba viviendo, reportaron la pérdida de una pistola de 0.25 mm, el mismo calibre de las balas que mataron a Alexander. Arias contó ante el Jurado la historia de su relación con Alexander. La pareja se conoció en una convención en septiembre de 2006 en Las Vegas y la atracción fue instantánea. Ella le confesó, sin embargo, que vivía con su novio.

A Alexander no le importó. Cuando ella volvió a su casa en Palm Desert (California) se llamaban por teléfono casi todos los días. Al finalizar la semana ella rompió son su novio para poder salir con el nuevo hombre de su vida. 

Los encuentros de la pareja  eran sobre todo en hoteles y moteles, encuentros apasionados y agitados, dado que Alexander tenía sus gustos particulares. Él era mormón y le dijo a Arias que su religión no le permitía relaciones sexuales antes del matrimonio, pero que si podían tener sexo oral y anal. Parecía que Travis tenía "la versión de Bill Clinton del sexo, donde oral y anal son sexo para mi pero no para él" sostiene Arias.

Arias dice que horas después de que Alexander la bautizara como mormona, el 26 de noviembre de 2006, el la obligó a tener relaciones anales. Aunque ella al principio no se negó, después se volvió "demasiado doloroso" y  al final se sintió como "papel higiénico malgastado".

Independientemente, cuando la pareja se volvió oficial en febrero de 2007 Arias estaba muy contenta. El día de San Valentín Alexander le regaló una caja de chocolates, una camiseta y ropa interior que decía "Propiedad de Travis Alexander". 

Pero la felicidad no le duró mucho porque Arias encontró que Alexander estaba coqueteando con una mujer mormona casada en Myspace. En el estrado ha dicho que Alexander se burlaba de ella delante de los amigos, la llamaba "mugrosa".

En la medida que transcurre el juicio, se conoce mas sobre la intimidad de la pareja, sobre todo que Arias no tiene problema en expresarse gráficamente.  Contó por ejemplo  que Alexander le hacía usar ropa interior para niños del hombre araña mientras que tenían sexo anal. Arias ha dicho que Alexander era pedófilo, que tenía fotos pornográficas de niños las cuales no han sido encontradas. Alexander también le pagaba para que se pusiera el uniforme de camarera francesa mientras limpiaba la casa, y le daba sexo oral en el porche de la entrada.

En otra de sus declaraciones dijo que Alexander iba a la casa de ella, salía del carro, me hacía salir de la casa y darle sexo oral. Quería eyacular en mi cara e irse sin decir una sola palabra. Antes de montarse a su carro le tiró en el piso un chocolate Toblerone. "Entonces el le eyaculaba en la cara y le tiraba dulces?" le preguntó uno de los abogados, y ella respondió que básicamente sí.

La estrategia de la defensa de Arias es hacer creer que ella actuó en defensa propia, y que Alexander era un abusador. Una noche, por ejemplo, se despertó y Alexander estaba teniendo con ella sexo vaginal, sin su consentimiento.  Arias y Alexander tuvieron una intensa relación que incluía sexo oral, anal,  sexo telefónico, fotos del pene de Alexander, pero evitaban sexo vaginal porque ambos eran mormones practicantes. 

Los abogados de la defensa están usando estos testimonios para probar que Alexander estaba obsesionado con el sexo y el secreto, pretendiendo hacia afuera ser uno de los personajes de jerarquía de su iglesia. La idea es hacer aparecer a Arias como la novia abusada física y emocionalmente que mató a su novio en defensa propia. La Fiscalía alega que Arias mató a Travis por celos. 

Arias ha descrito como el 4 de junio de 2008, cuando ella y Alexander se estaban tomando fotos desnudos en la ducha, se le cayó la cámara accidentalmente, lo que enojó a Alexander. Con furia, el  la tiró con fuerza contra el piso, gritándole. Ella corrió al clóset para escapar de el, pero podía oír como el la seguía. Agarró una pistola que estaba en un estante de su clóset y trató de salir corriendo."Le apunté con mis dos manos. Pensé que eso lo pararía pero venía corriendo hacia mi. Se tiró encima mío, me agarró de la cintura y en la lucha la pistola se disparó. Yo no tenía la intención de disparar. Ni siquiera sabía que estaba apretando el gatillo. Pero se tiró en contra mía y yo me caí muy duro en el piso de cerámica. No me di cuenta que estuviera herido, estábamos luchando.  Me estaba agarrando la ropa y yo me levanté, el está gritando fuera de si, me dijo "te mato perra"". Según Arias, no era la primera vez que Alexander la trataba de matar, ya había tratado de ahogarla. 

Pero la historia de la lucha a muerte termina ahí porque Arias no tiene memoria de haber acuchillado a Alexander. Ella dice que solo se recuerda estar parada en la habitación, dejando caer el cuchillo, dándose cuenta del "horror" que había pasado. "No tengo memoria de haberlo acuchillado..hay un gran vacío, la memoria mas clara que tengo es estar manejando en el desierto."

Un mes después del asesinato Jodi fue capturada y ha pasado estos cuatro años en la cárcel. A principios de 2010 dio una tercera versión de los hechos que parece si coincide con la realidad. La Fiscalía ha argüido que el comportamiento de Jodi después de su arresto mostraba una falta absoluta de arrepentimiento. La defensa está tratando de mostrar a Alexander como un ser obsesionado por el sexo, abusivo con su novia, a la que solo usaba para gratificación sexual y la maltrataba. 

Ayer jueves empezó el contra interrogatorio de la Fiscalía, que va tratar de demostrar que el asesinato fue a sangre fría y no en defensa propia. Por ejemplo, se dirá que después de haber matado a Alexander, esa noche, Jodi Arias tuvo una cita con otro hombre en Utah, sin mostrar el mas mínimo arrepentimiento. 

La credibilidad de Arias está por el suelo. Ha cambiado tres veces su versión. Ahora falta la parte mas difícil del juicio que es el contra interrogatorio por parte de la Fiscalía, que pintará a Jodi como una mujer sin escrúpulos que mató a Alexander a sangre fría y con premeditación. Va a ser una escogencia difícil para el jurado, pero por lo menos ya se parte de la premisa de que Jodi Arias si mató a Travis Alexander.

SEMANA.COM COPYRIGHT © 2012 PUBLICACIONES SEMANA S.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.