23/02/2013

Cartas

CARTAS"Benedicto XVI pasará a la historia como un pontífice admirable", David Romero, Barranquilla.

Y… ¿Dónde está la verdad?

«Yo sé que uno de ustedes me va a traicionar.»(Jn. 13, 21)…. “Los discípulos comenzaron a mirarse unos a otros, sin saber de quién estaba hablando” (Jn.13, 22). Muy acertada la fotografía y el artículo: ‘Por qué se va’, en la edición n°. 1607. Podemos decir que nos visualiza la última cena de Benedicto XVI, representante de Jesús en la Tierra antes de la Pascua. La decisión del papa de renunciar ha suscitado especulaciones, sin embargo,  es claro que la decisión no fue fácil, pero es la más acertada y correcta “por el bien de la Iglesia”. Pero nos preguntamos:¿Dónde está la verdad? La verdad es que cada miembro eclesial está para que todos en unidad “pueda servir de la manera más eficaz a la gran causa de la evangelización…–a pesar de toda la debilidad humana– mantener la fidelidad a Cristo…entregarse al servicio de la Iglesia y, en la Iglesia, al servicio del hombre para la solución de los problemas más importantes, ante todo los que miran a su salvación eterna” decía Juan Pablo II.

“Cristo fundó su Iglesia como una sociedad perfecta y visible” por lo tanto,  “el don de la infalibilidad de  la Iglesia” es una verdad dogmática preservada de cometer error como toda verdad de fe revelada y engendrada por Jesucristo. 

Y… ¿dónde está la verdad  causante de la  decisión tomada por  Joseph Ratzinger? Este aspecto humano del papa nos demuestra que no está libre de tentación ni de pecado alguno, nos ayuda a comprender y a no escandalizarnos de las debilidades, de las tensiones, de las irritaciones y los malentendidos. Estas tensiones pueden manifestarse en distintos niveles de la vida de la Iglesia. Tienen el peligro de convertirse en verdaderas amenazas de cara a la unidad y de provocar rupturas. Tampoco podemos decir que la Iglesia está resquebrajada, más sí, que está desfigurada, por las divisiones en el cuerpo eclesial que reflejan individualismos y rivalidades, caminos mezquinos que provocan problemas internos asociados a la hipocresía y la envidia; adicionando la corrupción financiera dentro del Vaticano,  olvidando las palabra de San Pablo “…el que es fiel en lo poco es fiel en lo mucho”  a esto se suma el  incumplimiento a la verdad del Evangelio con los curas pedófilos, los nuevos desafíos del mundo que conducen a un relativismo ético y filosófico facilista y a una cultura hedonista, desfigurando el Evangelio; por último, la necesidad de una espiritualidad unida a la misión pastoral que solucione los problemas de la pobreza y dignifique la persona humana. Se puede decir que todo esto nos visualiza y condujo a que el papa Benedicto XVI tomara una decisión radical dejando a su sucesor la tarea y la misión de reestructurar la Iglesia.

Mauricio Bolívar Cárdenas
Cúcuta

Ponderado y serio

Felicitaciones por su excelente artículo de la edición n°.1607  ‘Por qué se va’ del papa Benedicto XVI. Encuentro, con satisfacción, que es el mejor artículo que, sobre este acontecimiento tan importante, se haya escrito en cualquier medio de comunicación nacional y aun extranjero, incluida la prensa italiana. Es un artículo ponderado, serio, muy bien basado, con un análisis sosegado y respetuoso sobre la realidad de la renuncia y de sus motivos más recónditos. Se aleja, y mucho, del amarillismo que ha imperado en los medios de comunicación en general sobre el tema y que ha denotado una crasa ignorancia de los comunicadores en cuanto a la religión, la fe, su historia y sus por qué, cómo y cuándo. SEMANA muestra así que se puede informar y opinar de manera veraz, honrada, ecuánime y justa sobre acontecimientos que tocan fibras y sensibilidades de miles de millones de personas en el mundo.

Guillermo Orjuela Bermeo
Bogotá

Inconformidad

Sobre su portada de la edición n°. 1607 y el artículo ‘Por qué se va’. Soy admiradora de la Revista SEMANA, y la seleccionamos en mi casa como suscripción del año por los buenos análisis y la amplia información que trae. Por eso en este momento deseo hacerles llegar mi inconformidad con el tema central del número anterior. 

En relación con el enfoque que le da la revista a esa decisión del papa es ofensiva para los católicos y atrevida con relación a la persona del romano pontífice. Se da como una certeza el motivo por el que renuncia: “Las intrigas, los escándalos financieros y las peleas de poder llevaron a abdicar al papa”. Duele que no analicen lo que el mismo papa ha dicho, sobre su “falta de vigor para dirigir la Iglesia, después de haberlo rezado mucho y examinar muy bien su conciencia”. 

Es una falta no solo de respeto sino un atrevimiento dar por hecho que las razones son las que supone el periodista Antonio Caballero. Denota también mucho desconocimiento de la realidad teológica y sobrenatural  de la Iglesia asegurar que los papas son políticos y un desconocimiento absoluto de lo que es el gobierno de la Iglesia como servicio a Dios y al pueblo católico, en el que los intereses se centran en fines espirituales y sobrenaturales y no en móviles egoístas y materiales con que desempeñan los cargos los políticos de los países. La Iglesia no es como una nación más, es una institución divina fundada por Jesucristo que en nada puede equipararse a las formas de gobierno civil.   

Leonor Tamayo
Bogotá    
     
La OCDE cuestionada

Leyendo su entrevista a Catalina Crane, (edición n°. 1607) me motivo a hacerle los siguientes comentarios. La OCDE no puede ser un sello de calidad de políticas fiscales correctas y mucho menos de regulación financiera puesto que sus países (Estados Unidos, Francia, España, Italia, etcétera) están pasando por una crisis económica causada, precisamente, por tener centros financieros con regulaciones muy laxas y por haber mantenido políticas públicas clientelistas que los llevaron a gastar mas de lo que tenían.  Por otro lado la OCDE, no es un ente que emite normas de derecho internacional público (como las ONU, OEA, OMC, etcétera) ni tampoco es el autorizado a establecer políticas fiscales a nivel mundial. Es un simple club de países ricos-hoy no tanto-que pretende imponer normas a otros países, muchas de las cuales ellos mismos no aplican con el egoísta propósito de beneficiar a sus países miembro, en especial Estados Unidos, Francia y Alemania. Uno de los objetivos primordiales es eliminar lo que ellos llaman “competencia fiscal dañina” tratando de imponer una unificación  a nivel mundial, o sea, que en todos los países del mundo las tasas impositivas sean iguales, entre otros absurdos. En el caso de Panamá, pretende desmantelar nuestro Centro Financiero para que así no se le haga competencia a los suyos.   

Adolfo Linares
Panamá

Derecho ancestral

Con relación a su edición  n°.1604 ‘Las Islas Perdidas’ el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder) no ha resuelto desde 1984 este limbo jurídico en que se encuentra.En el caso de Isla Grande, salió del patrimonio de la Corona mediante cédula real. Gente de Mar se dio a la tarea de recabar esta información en el Archivo de Cartagena de Indias en Sevilla y encontramos que quedó inscrito en el libro de registro de mercedes de tierras concedidas por el cabildo de Cartagena desde 1580 hasta  1631.

Ante el Consejo de Estado cursa una demanda de revisión presentada por el doctor Mario Alario Méndez  en nombre de Gente de Mar.  A la población nativa del caserío de Orika le asiste la razón y el de derecho ancestral  de titulación colectiva de su asentamiento ya que en Isla Grande don Francisco Sarmiento ejerció   la recibida y posterior  cuarentena  cuando llegaron procedentes de Sierra Leona en África. El honorable Consejo de Estado tiene en sus manos los documentos para poner fin a esta situación de conflicto en que se encuentran las islas.

Álvaro Navia Reyes, Gente de Mar Resort S.A.S. 
Cartagena

SEMANA.COM COPYRIGHT © 2012 PUBLICACIONES SEMANA S.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.