23/02/2013

Genio e irreverente para los Óscar

HOLLYWOODSeth MacFarlane es más conocido por sus obscenidades que por su etiqueta. Pero el humorista tiene un sinfín de talentos que lo convirtieron en el anfitrión de los premios Óscar este domingo.

Desde que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood anunció que Seth MacFarlane presentaría los premios Óscar, los más conservadores están angustiados. A unos les preocupa que se le escape una grosería en la ceremonia y a otros que haga un chiste inapropiado para la sobriedad de la noche más elegante de la industria del entretenimiento. Sus miedos no son descabellados, pues el comediante es desparpajado, vulgar y políticamente incorrecto. Los más puristas se escandalizaron porque ni siquiera se puso una corbata para anunciar a los nominados.

Pero MacFarlane sabe que estará lidiando con un público más refinado que el que ve sus series de televisión y tranquilizó a los más escépticos con un trino: “Prometo no hacer chistes sexuales baratos en los Óscar. Solo chistes sexuales caros”.

Aunque muchos solo conocen el lado más escandaloso del humorista de 39 años, lo cierto es que es uno de los personajes más talentosos de Hollywood. Estudió en la Escuela de Diseño de Rhode Island, donde tuvo tiempo para desarrollar los personajes de la serie animada que lo lanzó al estrellato: Padre de familia. Poco después de graduarse le vendió el  piloto del programa al canal Fox y desde que se estrenó en 1999 –el primer episodio fue visto por 22 millones de personas–, su ascenso ha sido imparable. MacFarlane no solo dibuja los personajes, sino que hace las voces de tres de ellos, escribe los episodios y dirige algunos. El éxito del programa, que ya va en su undécima temporada, fue tal que creó American Dad y The Cleveland Show. 

Pero su talento no se remite exclusivamente a ser el productor de series animadas mejor pagado de la televisión. El año pasado dirigió Ted, una película protagonizada por Mila Kunis y Mark Wahlberg, sobre un hombre que vive con un osito de peluche que puede hablar –él hace la voz del muñeco–. Fue su primer largometraje y un éxito en taquilla, así que ya está en conversaciones para un nuevo proyecto cinematográfico. 

Su talento para la música también sobrepasa las expectativas. El presentador de los Óscar está compitiendo por la estatuilla dorada en la categoría Mejor Canción Original por Everybody Needs a Best Friend, una composición de jazz interpretada por Norah Jones y escrita por él. También es un pianista y cantante consagrado. En 2011 lanzó un álbum de temas clásicos de jazz de los años cuarenta y cincuenta, lo que le mereció una nominación a los premios Grammy.

Sin embargo, y a pesar de sus virtudes, mucha gente sigue percibiendo a MacFarlane como alguien demasiado irreverente. Él mismo le dijo entre chiste y chanza a CNN: “Soy el hombre equivocado para este trabajo”. Pero si la Academia busca atraer una audiencia más joven, el humorista, productor, cantante, animador y director es el hombre perfecto. 

Unas son de cal y otras de arena 

En las 84 ediciones de los premios Óscar ha habido unos espectáculos muy entretenidos y otros tremendamente aburridos. Muchas veces el presentador hace la diferencia. Estos son algunos de los maestros de ceremonia más recordados.

El de siempre: Bob Hope 

AFP

Entre 1940 y 1978 el icónico artista de cine, televisión y radio fue el anfitrión 19 veces –14 de esas lo hizo solo y el resto con alguien más–. Aunque nunca estuvo nominado a un premio de la Academia, su deseo por hacerse a una estatuilla dorada se convirtió en parte de su acto en las ceremonias y, finalmente, recibió cuatro Óscares honorarios.  

El mejor: Billy Crystal

AFP

Muchos críticos coinciden en que pocos como Billy Crystal logran darle un aire renovado y entusiasta a una ceremonia tan acartonada como la de los Óscar. No en vano, tras haber presentado los premios nueve veces, es el segundo anfitrión más recurrente. Después de casi una década de ausencia, volvió a hacerse cargo del show en 2012 luego de las duras criticas que recibieron los presentadores del año anterior. 

El fiasco: Anne Hathaway y James Franco

AFP

La ceremonia de 2011 fue una de las más criticadas de la historia. Parecía una buena idea juntar a dos jóvenes estrellas con las que la audiencia menor de 30 años se pudiera identificar, pero la ejecución resultó desastrosa y aburrida. Incluso lograron desbancar a David Letterman, quien hoy sigue cargando el peso de su terrible presentación en 1995.

El más polémico: Chris Rock

AFP

En 2005 la Academia escogió a uno de los personajes más escandalosos de la industria. El comediante, famoso por su humor negro cargado de vulgaridades, sátira política y chistes raciales, abrió la ceremonia con un ‘set’ sobre la guerra de Irak. Para muchos, fue demasiado agresivo, y los más conservadores temen que pase lo mismo con Seth MacFarlane.  

SEMANA.COM COPYRIGHT © 2012 PUBLICACIONES SEMANA S.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.