Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/3/2018 10:39:00 PM

Elecciones 2018: Petro pica en punta

El exalcalde desplazó a Sergio Fajardo, pero el grupo de quienes pueden pasar a segunda vuelta se mantiene: Petro, Fajardo, Vargas, De la Calle y el que diga Uribe. Encuesta de Invamer para SEMANA, Caracol Televisión y Blu Radio.

Encuesta Presidencial Colombia ELecciones 2018 Petro pica en punta Elecciones 2018: Petro pica en punta

Gustavo Petro pasó al primer lugar. Por primera vez en cuatro encuestas realizadas, el exalcalde de Bogotá supera a Sergio Fajardo –quien había liderado todas las anteriores– y a los demás aspirantes en la primera vuelta. Sin embargo, el panorama general del proceso electoral no ha variado de manera fundamental y se mantiene el grupo de cinco candidatos viables que disputan los dos cupos para la final: además de Petro y Fajardo, Germán Vargas Lleras, Humberto de la Calle y el representante de la coalición de la derecha liderada por los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana.

La gran encuesta realizada por Invamer para SEMANA, Caracol Televisión y Blu Radio, se llevó a cabo en 58 municipios con una muestra de 1.200 encuestados y con un margen de error de 3 por ciento.

Puede leer: Encuestas presidenciales 2018: intención de voto en primera y segunda vuelta

La anterior medición se había realizado en diciembre del año pasado. En el periodo entre las dos encuestas ocurrieron varios hechos políticos relevantes que pueden inducir modificaciones en las percepciones de los ciudadanos. Se consolidó la candidatura de Sergio Fajardo apoyada por Claudia López y por Jorge Enrique Robledo, quienes declinaron su aspiración. En el uribismo comenzó la campaña de Iván Duque, ya como candidato, acompañado del expresidente Álvaro Uribe. Humberto de la Calle escogió a Clara López como compañera de fórmula, aunque este hecho tuvo lugar después de la recolección de la muestra y, en consecuencia, no quedó registrado en la encuesta.

Escuche el análisis de la encuesta de los periodistas Alejandro Santos, Néstor Morales y Juan Roberto Vargas, acompañados del presidente de Invamer Martín Orozco

En el entorno político y económico, los colombianos recibieron el año con noticias preocupantes. Las recurrentes alzas de enero golpearon sus bolsillos, y en esta ocasión lo sintieron en especial con los anuncios de aumento en los impuestos prediales y en las tarifas de TransMilenio en Bogotá. El desplome del puente Chirajara en la estratégica vía Bogotá-Villavicencio contribuyó al desánimo colectivo. La seguridad recibió duros golpes por acciones terroristas del ELN después de terminado el cese al fuego bilateral el 9 de enero, y la posterior oleada de atentados en la costa Caribe.

Le recomendamos: Petro se trepa al primer lugar en intención de voto en la Gran Encuesta

El último acto violento, en Barranquilla, ocurrió mientras se hacía la encuesta. Y en Bogotá se presentaron atracos y noticias violentas que elevaron el nivel de preocupación de los capitalinos. En este escenario, el pesimismo de los colombianos siguió creciendo. Un 76,7 por ciento de los encuestados considera que las cosas en el país van por mal camino, el nivel más alto desde que se lanzó la alianza de Semana, Blu Radio y Caracol Televisión, en mayo del año pasado. Solo un 18,1 por ciento afirma que el país va por buen camino.

El fenómeno Petro

El pesimismo generalizado ofrece un escenario favorable para que Gustavo Petro crezca, pues cuando la gente cree que va mal, busca cambiar de rumbo. En la baraja de candidatos, el exalcalde de Bogotá se distingue por su discurso de ruptura, que despierta temor y rechazo en amplios sectores –su imagen negativa es de 41,8, casi igual a la positiva–, pero representa una opción de cambio. Así lo perciben, sobre todo, los estratos bajos y los grupos más jóvenes a quienes atrae también por sus propuestas sobre causas como educación, medioambiente y defensa animal. La oposición al alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, así mismo le ha resultado rentable, sobre todo en momentos en los que coinciden los aumentos en el predial, más inseguridad y crisis en las basuras.

El aumento de 9 puntos en la intención de voto por Gustavo Petro, desde la última encuesta en diciembre, se puede analizar desde un punto de vista matemático. Martín Orozco, director de Invamer –la firma encuestadora–, dice que hay que tener en cuenta que los candidatos que se retiraron en ese lapso –Jorge Enrique Robledo, Claudia López y Juan Manuel Galán– habían acumulado 21 puntos, entre todos, en la medición de diciembre. Ese porcentaje se dividió entre todos y, por eso, todos subieron, pero Petro se benefició más que sus competidores, con 9 puntos. El segundo fue Germán Vargas, con casi 4 (en un escenario con Iván Duque. Si el escenario fuera con Marta Luicía Ramírez, Vargas crecería solo casi 3 puntos).

Este análisis obliga a revaluar el efecto de las alianzas electorales. Sobre el papel, el retiro de las aspiraciones presidenciales de Jorge Enrique Robledo y Claudia López debería haber desplazado a sus seguidores hacia Sergio Fajardo. No ocurrió así. El exalcalde de Medellín solo subió 1,5, mucho menos que los 9 que se sumaron a Petro. Las encuestas de Invamer ya habían detectado en el pasado que los votantes afines al Polo Democrático estaban en un mayor porcentaje con Petro que con Robledo. Y cuando este último pasó a encabezar la lista para el Senado, le abrió al exalcalde un espacio para crecer.

La posición de Gustavo Petro es paradójica. La encuesta sugiere que tiene más potencial de crecimiento del que se pensaba, por el rechazo que genera en algunos sectores. Su fuerza se mantiene en Bogotá y en la costa, pero ahora se extendió al suroriente. Su posición en los escenarios de segunda vuelta ha mejorado, y en este momento solo Sergio Fajardo lo derrota en un cara a cara.

Sin embargo, en el mundo político lo consideran un candidato tóxico: ni el equipo de Fajardo, ni el de Humberto de la Calle atendieron sus insistentes llamados a una alianza de fuerzas progresistas y propaz, antes de la primera vuelta, para asegurar un paso a la segunda. Lo cual demuestra que, por excelencia, Petro polariza: tiene seguidores firmes y significativos en número, pero también protagonistas que lo ven como un peligro, por radical y castrochavista, un temor que siente el 58,3 por ciento de los encuestados. Ese perfil no le garantiza llegar a la segunda vuelta, pero sí un papel de protagonista de primera línea en la campaña.

El lote delantero

Fajardo perdió el primer puesto, pero conserva un lugar privilegiado. Gana en todas las parejas de segunda vuelta, y su imagen favorable sigue siendo la más alta en el grupo de aspirantes. Su negativa, además, es la más baja. El exalcalde de Medellín tiene un perfil general positivo desde el punto de vista estratégico. Ya no solo tiene recordación en Antioquia, pues 85,5 por ciento de los encuestados de todo el país dice conocerlo. Si bien más de un 30% de la votación sigue concentrada en su departamento, y resulta débil en la costa caribe, ha diversificado sus apoyos. Y conserva el valioso activo de ser el candidato a quien más respaldan los independientes –que no tienen partido político– el grupo más numeroso en términos de filiación.

Sin embargo, por primera vez en las cuatro encuestas realizadas por la alianza de SEMANA, Blu Radio y Caracol Televisión, Fajardo encuentra aspectos agridulces. Y no solo por haber perdido el primer lugar, sino, sobre todo, por el incremento de su imagen negativa, hoy 7 puntos más alta que en mayo pasado, cuando se hizo la misma encuesta. Este puede ser el resultado normal de los debates y ataques que suele recibir el puntero. A Fajardo le cuestionan su falta de fórmulas concretas y de posiciones firmes, lo que le ha generado una imagen de indefinido, bien aprovechada por sus adversarios.

Puede leer: ¿Quiénes son los votantes de Gustavo Petro?

Germán Vargas Lleras, el tercero en la fila, creció 3,8 puntos desde la última encuesta. Una buena noticia para el exvicepresidente porque se detuvo una tendencia a la baja que lo venía golpeando en las mediciones anteriores. En los últimos dos meses, Vargas ha concentrado sus esfuerzos en formular propuestas temáticas por sectores y desde diferentes lugares del país, y en acumular apoyos políticos regionales, incluso de partidos diferentes al suyo. La mayor contribución a su caudal electoral sigue llegando desde la costa norte, pero ha repuntado en el crucial electorado de la capital de la república, donde se aproxima ya a Sergio Fajardo, aunque ambos están lejos del exalcalde Petro.

La posición de Germán Vargas es todo menos crítica. Está en la pelea y goza de un lugar desde el cual puede aprovechar los acontecimientos que vienen hacia delante en la campaña electoral. En primer lugar, la adhesión de líderes regionales de partidos diversos –Conservador, La U, Liberal– incluida la alternativa de un aval formal de los azules (ver artículos). Y en segundo, un previsible resultado positivo en las elecciones de Congreso para su partido, Cambio Radical. Vargas Lleras, con un perfil de imagen desfavorable –36 positivo y 45 negativo–, está en una especie de congelador a la espera de que las elecciones del 11 de marzo generen un nuevo escenario, más favorable para él.

Vea en dos minutos el análisis de la encuesta de Rodrigo Pardo, director editorial de SEMANA

El cuarto en la lista es Humberto de la Calle, representante del Partido Liberal. Apuesta por reunir el mayor porcentaje posible de quienes votaron por el Sí en el plebiscito por la paz. De la Calle ha pagado un precio desde su decisión de buscar –y ganar– la candidatura oficial del liberalismo, en lugar de irse por firmas. Su imagen negativa subió 14,5 por ciento desde septiembre pasado.

Su compromiso con la paz explica que haya escogido a Clara López Obregón como su candidata a la Vicepresidencia. Y le define un posicionamiento de centroizquierda dentro del espectro ideológico. Una propuesta coherente, con riesgos de hacerse vulnerable a la macartización izquierdista, alimentada por su función como jefe del equipo negociador con las Farc. Eso, sin embargo, le permite diversificar su discurso más allá del fin del conflicto armado, con los temas sociales pactados con Clara (ver artículo). De la Calle cuenta también con el Partido Liberal, que, según la encuesta, tiene el mayor nivel de filiación de todas las organizaciones políticas.

La alianza de la derecha

El candidato del uribismo se mantiene en un quinto lugar. La escogencia de Duque por medio de un complejo sistema de encuestas y la difícil negociación de las reglas de juego para una consulta interpartidista –que se llevará a cabo el 11 de marzo– con Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez no ha tenido aún un efecto considerable. El apoyo de Uribe –el expresidente más popular, con 56,4 por ciento de imagen favorable– y el aval del Centro Democrático –el segundo en simpatizantes, con un 15,6 por ciento– pronostican desde hace rato el crecimiento de “quien diga Uribe”. Hasta el momento, esa subida no ha llegado, pero sigue en los cálculos de los analistas, sobre todo después de las elecciones de marzo.

Será importante la definición del candidato de la alianza: Iván Duque, Marta Lucía Ramírez o Alejandro Ordóñez. Ese nombre saldrá de una consulta a realizar el mismo día de las elecciones parlamentarias. Según la encuesta, Marta Lucía le lleva una ventaja de 18 puntos a Iván Duque y 40 a Alejandro Ordóñez. La investigación también concluye que entre los votantes del Centro Democrático y del Partido Conservador, la tendencia cambia y Duque resulta ganador.

Pero, según lo pactado, la elección es abierta: pueden participar todos los ciudadanos de todos los partidos que soliciten el tarjetón de la consulta en el puesto de votación. Todo indica que el duelo Duque versus Ramírez –Ordóñez está rezagado– dependerá de quiénes decidan votar. Si lo hacen los ciudadanos más afines a los partidos de la derecha, se favorece Duque. Si la participación es más amplia, gana puntos Marta Lucía.

Le recomendamos: Petro se trepa al primer lugar en intención de voto en la Gran Encuesta

Y habrá elementos de mecánica electoral. Duque tiene a su favor que sus simpatizantes naturales –los uribistas– acudirán a las urnas para impulsar su lista al Congreso, encabezada por Álvaro Uribe. Su movilización está asegurada. Marta Lucía Ramírez y Ordoñez tendrán que hacer un esfuerzo para convencer a ciudadanos de otros partidos.

Todavía hay mucho por definir. En el escenario general de primera vuelta, Duque y Ramírez se comportan casi igual: el candidato del Centro Democrático sacaría dos puntos más de los que obtendría la aspirante por firmas, pero esa diferencia está dentro del margen de error. Cualquiera de los dos, hoy, ocuparía el quinto lugar. Ordóñez, en cambio, quedaría rezagado y superado por otros candidatos, como Juan Carlos Pinzón. Paradójicamente, en los escenarios de segunda vuelta le va mejor a Marta Lucía que a Duque: derrotaría a Humberto de la Calle mientras que enfrentados el candidato liberal y Duque, ganaría el primero de ellos. Lo mismo ocurre con Germán Vargas: Marta Lucía lo vence, pero Duque pierde con él. Frente a Fajardo los dos salen derrotados, pero Duque por un margen mucho mayor. En conclusión: aunque en el panorama de primera vuelta a Duque le va mejor que a Marta Lucía, en los de segunda vuelta ella lo hace mejor que él.

Otros temasLa encuesta indagó sobre otros asuntos de la vida nacional. En relación con el proceso de paz con las Farc, ha aumentado el escepticismo por su implementación. Un 67,8 por ciento dice que va por mal camino y ese es el guarismo más alto desde que se lleva a cabo esta investigación. Y sobre el ELN, una mayoría de 52,2 por ciento –contra un 41,7– está de acuerdo con que el gobierno reanude los diálogos.

Sin embargo, en este punto hay una conclusión interesante. Los encuestadores recogieron la muestra justo cuando se conocía la noticia del atentado del ELN en Barranquilla. Invamer desagregó el resultado de esta pregunta día por día, y encontró que el número de quienes están de acuerdo disminuyó de 57,8 por ciento a 39,9, y quienes están en desacuerdo subieron de 36,3 por ciento a 57,4 por ciento. Una señal inequívoca de que el apoyo a las negociaciones está directamente ligado a sus resultados.

Reviva el análisis de la encuesta en Mañanas BLU.

FICHA TÉCNICA

0489-18000010 ELECCIONES 2018 #4 by Semana on Scribd

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com