Lunes, 15 de septiembre de 2014

| 2004/10/12 00:00

TLC los temas álgidos

El agro y la propiedad intelectual siguen siendo los temas más difíciles de la negociación del TLC, precisamente porque encarnan los mayores intereses.

TLC los temas álgidos

En la negociación del TLC entre Estados Unidos y los países andinos ya ha habido cinco rondas de negociación en las que los gobiernos han presentado sus aspiraciones, intercambiado textos y avanzado en la discusión. De acuerdo con el cronograma aún hacen falta dos rondas: la próxima a realizarse entre el 30 de noviembre y el 4 de diciembre en Tucson, Arizona, Estados Unidos y la ronda final que se llevará a cabo a comienzos de enero en Washington. Sin embargo, no se descarta la posibilidad de que la negociación tome más tiempo. El tema agrícola y el de propiedad intelectual, considerados desde el comienzo álgidos y que estaba previsto abordar al final de la negociación, serán el foco de estas últimas rondas.

La V Ronda, la más reciente, se llevó a cabo en Guayaquil, Ecuador, justo antes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Dada la incertidumbre del resultado electoral, sobre todo por la suerte del tratado dependiendo de quién resultara elegido Presidente, se avanzó muy poco. No obstante, tres temas quedaron claros. El Tratado solo tiene sentido en la medida en que los países andinos logren ir más allá de las preferencias del APTDEA, algo sobre lo cual había duda y quedó ratificado por la negociadora Regina Vargo; nada está negociado hasta que todo esté negociado y el hecho de que Estados Unidos sea un aliado importante no significa que no tenga también intereses en el Tratado.

Antes de entrar en el detalle de los dos temas álgidos, vale la pena destacar la manera en que se está llevando a cabo la negociación. Es un proceso organizado y transparente en el que los negociadores, todos con una gran preparación, trabajan con los representantes del sector privado. En el proceso se ha mantenido informado al Congreso tanto acerca de los avances, así como de los pro y los contra para que los miembros de esta institución puedan decidir con información suficiente si aprueban o desaprueban el tratado una vez esté negociado. Otro punto para destacar es el acercamiento que se está dando en las cadenas productivas, sin el cual no es posible llegar a una buena negociación.



Propiedad intelectual

En las cinco rondas de negociaciones ya realizadas, en propiedad intelectual se ha avanzado en los temas de derechos de autor, denominaciones de origen y observancia en frontera; en tanto que en el tema de patentes, biodiversidad y conocimiento tradicional no se ha llegado más allá de la presentación de los textos por parte de las delegaciones de los diferentes países. En estos tres temas, quizás, el gran avance en la Ronda de Guayaquil fue la decisión de los negociadores de salirse de los textos y empezar a negociar a partir de la VI Ronda los puntos específicos presentes en CAFTA y en el tratado con Chile. Por el lado de las patentes, son segundos usos, linkage, restauración de tiempos y protección de los datos de prueba, y por el de la biodiversidad, los recursos genéticos y el conocimiento tradicional.

Segundos usos: Estados Unidos busca poder patentar los segundos usos, esto es, el desarrollo de una nueva aplicación industrial de un compuesto ya conocido. Es el caso del Viagra, por ejemplo, que originalmente se comercializó como un medicamento para el corazón y con el uso, demostró ser efectivo para la disfunción eréctil. La idea es proteger el segundo uso por un período similar al de cualquier patente.

Linkage: Este mecanismo legal permite la comunicación entre la agencia sanitaria, en este caso el INVIMA y la oficina de patentes de la Superintendencia de Industria y Comercio, para evitar que se conceda permiso a una copia de un producto protegido. El sistema de linkage o conexión no crea una protección adicional, simplemente hace más eficiente la observancia del derecho de la patente.

Restauración de tiempos: Los países acuerdan unos tiempos para la aprobación de las patentes. Si se extienden por razones injustificadas, se le compensa al titular de la patente extendiéndole el tiempo de la patente.

Protección de datos de prueba: Colombia avanzó en el tema con el Decreto 2085 de 2002, mediante el cual protege los Datos de Prueba por un período de 5 años, a partir de la aprobación del permiso de comercialización (Registro Sanitario). No obstante, se requiere que Colombia lo eleve a nivel del Tratado y que Perú y Ecuador, que aún no tienen nada en el tema, avancen en la misma dirección.

Biodiversidad: En este punto, Colombia busca resguardar su biodiversidad, mediante la protección de los recursos genéticos, que son la información genética de flora y fauna, y del conocimiento tradicional asociado con ellos, que permite su aplicación práctica. Este tema ha generado preocupación en Colombia, país megabiodiverso, debido a que se teme que los extranjeros accedan a los recursos y al conocimiento de manera gratuita, no consensuada y se lucren de ellos sin compensación alguna (biopiratería). Estados Unidos poco puede exigir en este tema pues no adhirió al Convenio de Diversidad Biológica, que se firmó en Río de Janeiro en 1994 y estableció que los recursos naturales y la biodiversidad son propiedad del país en que se encuentran. Este país propone manejar el tema por medio de acuerdos contractuales.

El agro

El tema agrícola es quizás en el que se está más lejos en la negociación, puesto que para Estados Unidos es inaceptable que Colombia quiera establecer salvaguardias permanentes para productos específicos, como maíz y arroz, ambos de gran interés para el país norteamericano.

De acuerdo con cifras del Ministerio de Agricultura, en el país hay 3.940.044 hectáreas sembradas, de las cuales 41,6% corresponde a cultivos transitorios y el 58,4% restante a permanentes. La población rural es de 12 millones de habitantes, con un nivel de pobreza de 80%. Ante estas estadísticas, tanto congresistas como agricultores palidecen cuando se menciona la apertura en el campo. No obstante, cuando se hace un análisis detallado del sector se ve que no necesariamente los productos más protegidos son los que generan más empleo y que paradójicamente las zonas del país con las mayores extensiones de tierra dedicadas a la agricultura registran los mayores niveles de pobreza. En este sentido, en la negociación hay temas más sensibles que otros, razón por la cual el gobierno está negociando producto por producto.

En la tabla se ve claramente cuáles son los sectores que generan el mayor empleo y, por tanto, los que el gobierno está más dispuesto a proteger. Muy posiblemente, Colombia tendrá que ceder en algunos campos, pues como define el acuerdo, todo está sobre la mesa y todo es negociable.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×