Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/23/2003 12:00:00 AM

Continúa la 'hora optimista'.

El alcalde Antanas Mockus anunció ayer que los establecimientos nocturnos podrán seguir funcionando hasta las 3 de la mañana. Además felicitó a los bogotanos por su comportamiento, a pesar de que los índices de accidentalidad subieron y una encuesta revela que el 35 por ciento de los bogotanos quieren regresar a la 'hora zanahoria'.

Mockus aseguró ayer, en declaraciones a la prensa, que el experimento fue satisfactorio al ver que las muertes violentas y los principales delitos bajaron durante este tiempo. "Es un logro admirable después de 7 años de aplicación de la hora zanahoria", dijo.

Sin embargo, las estadísticas muestran lo contrario. Durante los seis meses de aplicación de la 'hora optimista', se incrementaron las lesiones comunes en un 39 por ciento y el número de accidentes de tránsito con víctimas pasó de 22 a 25 en el horario de 1 a 5 de la mañana, en comparación con el mismo período de 2002.

Además, según una encuesta realizada por el Instituto Distrital de Cultura y Turismo entre 600 personas, el 63 por ciento está de acuerdo con la 'hora optimista', mientras que un 35 por ciento no está de acuerdo con la medida establecida el pasado 6 de agosto

"La lección fue aprendida por los bogotanos, que han tomado conciencia de la responsabilidad que deben asumir para no poner en peligro no solo su integridad, sino su vida", explicó el Alcalde.

Así mismo anunció que se incrementarán los controles contra los establecimientos que, bajo la fachada de clubes sociales, continúan prestando sus servicios después de las 3 de la mañana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.