Procuraduría se la ‘juega’ por la inocencia de Jorge Pretelt

Jorge Pretelt. Foto: Archivo Semana

El Ministerio Público conceptuó a favor del polémico magistrado de la Corte Constitucional, envuelto en un escándalo de corrupción.

De manera silenciosa avanza en la Comisión de Acusación de la Cámara el proceso contra el magistrado de la Corte Constitucional Jorge Pretelt, investigado por el delito de cohecho en relación con las acusaciones vertidas por el abogado Víctor Pacheco, quien asegura que se ofreció una jugosa suma de dinero para favorecer en una tutela a su cliente Fidupetrol.

Tras oírse a los 30 testigos y recaudarse un sinnúmero de pruebas documentales, el representante investigador, Julián Bedoya, cerró la investigación y se apresta a llamar a las partes involucradas en el caso, así como a la Procuraduría. Ellos deberán expresar su concepto frente a los hechos y, con ello, se definirá si se archiva el proceso o si pide que se acuse a Pretelt.

Semana.com conoció en primicia el concepto radicado por el procurador judicial Jorge González Vásquez, en el que no pierde la oportunidad para lanzarle dardos al representante Bedoya, al calificar como “abrupta” la manera como lleva el accidentado proceso, donde ha habido acusaciones de parte y parte.

Pero lo central es que señala que no existe responsabilidad alguna del magistrado Pretelt en relación con los hechos por los que se le investiga.

“Aparte del dicho del doctor Víctor Pacheco, que tiene varias inconsistencias, ninguno de los declarantes, más de 30, afirma o indica que el magistrado procesado (Jorge Pretelt Chaljub) hubiese solicitado o recibido dinero en relación con el trámite de la tutela interpuesta por Fidupetrol, ni ha intervenido para alterar o desviar su trámite normal”, concluye el concepto.

Para la Procuraduría es claro que “los mismos magistrados de la Corte Constitucional que conocieron la situación y que son (testigos) de oídas (…) afirmaron al mismo tiempo que nunca sufrieron ninguna influencia por parte del sindicado y tampoco decretaron irregularidad alguna en el trámite de la tutela”.

El procurador González analizó que “Jorge Pretelt nunca hizo insinuaciones o recomendaciones o consejos de ninguna clase al doctor Mauricio González Cuervo, ponente del caso Fidupetrol, para incidir en el caso. El doctor Víctor Pacheco afirmó que nunca dio dinero o dádiva al doctor Jorge Ignacio Pretelt. La Procuraduría considera que no está probado que indique la autoría responsable del procesado”.

Incluso, advierte el Ministerio Público que “los socios de Fidupetrol afirmaron no saber de persona alguna, particular o magistrado, que estuviera solicitando dinero para procurar un fallo favorable a la tutela interpuesta”, concluyó.

Una de las bases de la acusación contra el magistrado Pretelt es una reunión que tuvo lugar el 18 de octubre del 2013 en su apartamento, con Pacheco, donde supuestamente se habría acordado el trámite de la tutela.

Para la Procuraduría, “se logró demostrar judicialmente que no le fue posible a Víctor Pacheco reunirse el día (18 de octubre del 2013) con el procesado en la residencia de este, el mismo día del homenaje que organizó Pretelt Chaljub a los exmagistrados Humberto Sierra Porto y Juan Carlos Henao”.

“Con los testimonios del chofer Santiago Tiría y el jefe de seguridad del Pretelt, Francisco García Rojas, se traza un itinerario según el cual desde la mañana hasta bien entrada la noche, el doctor Pretelt no pasó por su apartamento”, agregó.

Finaliza el procurador Jorge González manifestando que “se debe concluir que no se demostró en la instrucción veloz e intensa de este proceso (porque ha debido durar más por la complejidad del caso) la existencia de un hecho típico de cohecho, como lo exige el principio de necesidad de la prueba y apenas obran débiles y deleznables indicios”.

Con este concepto, la Procuraduría de Alejandro Ordóñez le da un gran empujón a Pretelt, uno de sus aliados ideológicos y quien continúa ejerciendo sus funciones como magistrado en La Corte Constitucional. Pero aún se debe definir cuál será la suerte del togado.