Bernal y Osuna: el duelo de los externadistas para la Corte Constitucional

Bernal y Osuna: el duelo de los externadistas para la Corte Constitucional Foto: SEMANA

Entre los dos juristas está el próximo magistrado de ese organismo judicial. La otra sería Cristina Pardo, exsecretaría jurídica de la Presidencia. Esta tarde elección en el Senado.

Aunque la elección de los nuevos magistrados de la Corte Constitucional no despertó mayores emociones, en las últimas horas el Senado empezó a palpitar por el pulso entre dos de los ternados: Carlos Bernal y Néstor Osuna. Ambos llegan a la elección protagonizando un auténtico "tête à tête", como hacía mucho tiempo no se veía en este tipo de elecciones en el que los nombres suelen estar cantados mucho antes de la votación. 

Ambos fueron postulados en la segunda terna que le corresponde presentar al Presidente de la República, los dos son liberales, tienen amplia trayectoria en derecho constitucional, y cuentan con las mismas posibilidades de ser elegidos. Y se podría decir que en sus hojas de vida no tienen, hasta ahora conocido, ningún cuestionamiento. Durante las últimas semanas los dos juristas fijaron sede en el capitolio haciendo campaña. Los dos han logrado conseguir numerosos apoyos, pero no definitivos como para levantarse ganadores el día de la elección.

Puede leer: Estos son los perfiles de los candidatos a magistrado de la Corte Constitucional

Bernal, uno de los más prestigiosos profesores colombianos en derecho constitucional (es profesor de la Universidad de Sídney, Australia, país donde reside), contó con la senadora liberal Viviane Morales, con quien comparte su condición de cristiano, como su principal respaldo. La congresista sirvió de puente no solo con los parlamentarios de su partido y de otras bancadas. Sobre Bernal corrió el rumor de que era pastor de una Iglesia, lo cual no es verdad. 

Antes de esta elección, el factor religioso nunca fue un punto de discusión para llegar a la Corte. Incluso hoy es díficil decir quiénes de los magistrados actuales profesan algún tipo de fe o no tienen ningún credo. Sin embargo, en esta oportunidad, quienes han querido hacer campaña contra Bernal lo han señalado por esta razón. En este momento, en que el cristianismo ha comenzado a ganar un peso político importante, hay quienes dicen que en vez de hacerle daño, eso le habría hecho ganar respaldos adicionales. 

Osuna, por su parte, llegó con experiencia en este tipo de campañas. En el año 2014 consiguió que el Congreso lo eligiera magistrado del Consejo Superior de la Judicatura, aunque renunció poco después cuando se declaró decepcionado de sus colegas por cuenta del tire y afloje que se generó por la propuesta del gobierno de eliminar esa entidad en la reforma de Equilibrio de Poderes. En el Senado tiene un grupo amplio de apoyos, pero también ha despertado criticas por haber dejado ese cargo y por haber asesorado a la Fiscalía de Eduardo Montealegre. Aunque muchos prestigiosos juristas pasaron por ahí, en una elección tan reñida, es fácil mover cualquier detalle. 

Contexto: La emocionante carrera por la Corte Constitucional

Su nombre, según se conoció, contó con el respaldo del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, a quien se le vio el martes, en la audiencia de candidatos, sentado junto a los senadores liberales.

Ambos dicen haber asegurado votos tanto en el Partido de la U como en el Liberal. Bernal consiguió el apoyo unánime de Cambio Radical y los conservadores, que no han cantado su voto, se sienten más identificados con él que con Osuna. Sin embargo, este último podría llegar con una mínima ventaja, según se advertía en el Senado, al término de la audiencia, pues se daba por hecho que llegaba con cerca de 40 votos y con posibilidad de arañar a última hora. No se descarta que el Centro Democrático, que suele no anunciar su favorito antes de la elección, termine inclinandose por Bernal.  

Antecedentes: El revolcón en la Corte Constitucional 

En términos de contenido, los dos podrían garantizar la llegada de un excelente constitucionalista. Ambos son profesores de esa materia, y de hecho Osuna fue profesor de Bernal en la Universidad Externado. Ese centro académico, que ostenta un enorme poder en la Rama Judicial, vive una puja histórica por cuenta de esta elección en la que dos de sus más prestigiosos egresados. Se sabe que la universidad ha decidido mantener distancia de la elección para no tomar posición por ninguno de los dos, pero que los abogados externadistas están divididos.

En las presentaciones en la tarde del martes a ambos les fue bien. Bernal relató su carrera académica fuera del país y cómo llegó a estudiar becado a España y luego a trabajar con el profesor alemán Robert Alexy. Se definió como un defensor a ultranza de los derechos fundamentales, pero le envió un mensaje de tranquilidad al Congreso, que de hecho repitieron todos los candidatos, acerca de la necesidad de que sean ellos quienes prioritariamente reglamenten los derechos de los ciudadanos. Aseguró que estaba de acuerdo con restringir el uso de la teoria de la sustitución de la constitución. Relató que sus investigaciones han sido acogidas por varias cortes de América Latina y que "mi mayor sueño ahora es que sean acogidas en Colombia desde la Corte Constitucional". 

Osuna, por su parte, comenzó contando que es el primer abogado de su familia y que adelantó su carrera viniendo de una familia de clase media, sin ningún privilegio. Aseguró que la Corte no está conformada por seres infalibles, sino por personas que dan lo mejor de sí. "La Corte debe reafirmar su papel público y respetar las decisiones de otras ramas de poder. Por supuesto que a la Corte, en algunas ocasiones, le corresponde dar la última palabra, pero después de un amplio espacio deliberativo". Y agregó que la Corte debe ser consciente de sus límites legales.  "Yo me quiero comprometer con una jurisprudencia que respete mucho más al caso concreto. Les rendiré cuentas, señores senadores y senadoras, y si llego a ser elegido trabajaré para que nuestra Constitución siga siendo la hoja de ruta para los colombianos durante los próximos años", aseguró.  

La sacrificada en esta terna es María Margarita ‘Paca’ Zuleta, quien pese a su trayectoria en transparencia y anticorrupción, no contó con la simpatía de los parlamentarios, en buena parte por los callos que piso en el pasado y que pusieron en la picota pública al Congreso.

En cambio, la otra terna ya se da por definida. Cristina Pardo fue postulada junto a las profesoras de los Andes, Natalia Ángel e Isabel Cristina Jaramillo, casi que con el guiño del presidente Juan Manuel Santos para resultar vencedora en la elección. Y a pesar que sus compañeras de terna cautivaron al Senado, Pardo tiene en el bolsillo los votos necesarios para llegar a la Corte Constitucional.

Como es la candidata favorita, Pardo también ha sido la única de esa terna que ha recibido críticas. En el Senado le hicieron preguntas duras. Por ejemplo, le recordaron que hace ocho años ella había sido ternada junto a Ilva Myriam Hoyos y Mauricio González Cuervo, quien era secretario jurídico de la Presidencia, en el gobierno de Álvaro Uribe. En aquel entonces Pardo renunció a la terna por falta de garantías. Ella sostuvo que esta campaña ha sido diferente y que por eso sus compañeras no tenían que hacer lo mismo. 

Lo mismo señaló respecto a su condición de ex secretaria jurídica de Presidencia. Pardo anticipó que su deber es declararse impedida en la discusión de aquellas normas que como funcionaria del gobierno tuvo que revisar antes de la sanción presidencial.Pese a la buena impresión que causaron Ángel y Jaramillo, Cristina Pardo tiene asegurada a la Unidad Nacional, circunstancia que le da la victoria.

Así fue la audiencia de candidatos a la Corte Constitucional

La elección será el miércoles después de las tres de la tarde. Al final del día el país tendrá dos nuevos magistrados que tendrán un papel fundamental en las decisiones de la paz, de la economía y los derechos fundamentales de millones de colombianos.