Los once preseleccionados en la Corte Suprema de Justicia

Nación

Los once preseleccionados en la Corte Suprema de Justicia Foto: Fotomontaje SEMANA
El atasco para elegir dos ternas a la Corte Constitucional aún continúa. Sin embargo, un preacuerdo, que no es definitivo, llevó a que después de seis meses la lista de elegibles se redujera. ¿Quiénes entraron?
Por: Semana.com28/04/2017 07:25:00

El 8 de noviembre del 2016, la Corte Suprema de Justicia comenzó a votar las dos ternas de donde el Congreso deberá elegir a dos magistrados de la Corte Constitucional; hasta el sol de hoy el alto tribunal no ha podido ponerse de acuerdo.

Puede leer: Las peleas de la Corte Suprema que tienen bloqueadas varias elecciones

A la Corte se le adelantó primero el Consejo de Estado, y ahora el Presidente, que ya entregaron sus candidatos al Congreso para la renovación de la Corte Constitucional. Aunque el atasco continúa en la Corte Suprema, un principio de acuerdo en la Sala Plena llevó a que este jueves los magistrados hicieran una preselección de once candidatos.

Para reemplazar al exmagistrado Jorge Iván Palacio fueron seleccionados: la ex viceprocurador Martha Isabel Castañeda; la abogada externadista Magda Acosta Gualteros, actual magistrada de la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura; Wilson Ruiz, exmagistrado de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura; Diego Ardila, excontralor de Bogotá y abogado de la Autónoma de Colombia; y Luis Benedicto Herrera Díaz, magistrado auxiliar de la Corte Suprema de Justicia, Sala Laboral. 

Para reemplazar al magistrado Luis Ernesto Vargas en la preselección entraron Diana Fajardo, abogada de los Andes, exasesora jurídica de la Agencia de Defensa Jurídica del Estado; Bárbara Liliana Talero Ortiz, magistrada de la Sala Civil del Tribunal Superior de Medellín; Alejandro Ramelli, magistrado auxiliar de la Corte Constitucional; Álvaro Andrés Motta Navas, director de maestría de derecho constitucional de la Javeriana; Ricardo Enrique Batidas, magistrado de la Sala Civil del Tribunal Superior de Ibagué, y Carlos Ardila Ballesteros, exrepresentante a la Cámara, exsenador y exmagistrado del Consejo Nacional Electoral.

Le recomendamos: Con cuatro interinos en la Corte, inicia discusión de Ley de Aministía

Esta preselección no quiere decir que no se puedan devolver a las listas completas que suman 60 candidatos. La implicación que tiene, por ahora, es que sobre esta preselección intentarán en la próxima sala extraordinaria, que se convocará para este jueves 4 de abril, salir de este tema electoral que los tiene siendo el centro de las críticas.

Para llegar a esta preselección, cada una de las salas de la Corte Suprema de Justicia, Civil, Laboral y Penal, entregó una lista de seis candidatos. Como en algunas salas hubo coincidencias, la lista terminó siendo de once hojas de vida.

Entre las mujeres, las mayorías favorecen a las candidatas Diana Fajardo y Magda Acosta Gualteros, quienes alcanzaron una decena de votos. Por el lado de los hombres, repuntan Álvaro Motta y Ricardo Bastidas, en una lista; en la otra Wilson Ruiz y Luis Benedicto Herrera. Aunque las ternas parecen perfilarse, mientras alguno no alcance los 16 votos no hay humo blanco.

Puede leer: No hubo ternas pero sí principio de tregua en la Corte Suprema

En cuanto a la elección de Presidente de la Corte Suprema de Justicia, tema al que se le achaca ser el origen de todos los problemas electorales del tribunal, también hubo movimientos. Del ya conocido empate en las votaciones -11 votos a favor de Rigoberto Echeverry y 11 a favor de Mauricio Burgos- dos magistrados inclinaron la balanza a favor de quien por reglamento le corresponde ser el presidente este año. De esta manera, Rigoberto Echeverry, ex vicepresidente de la Corte, logró alcanzar una votación de 13. 

Los más excepticos desconfían en que la Corte llegue pronto a un acuerdo. El tire y afloje en los últimos seis meses se originó en las posiciones de los magistrados frente a la paz, al ideal de que lleguen los mejores de la Corte Constitucional y, como no, al bloqueo de un sector sobre los intereses burocráticos de otro, lo cual escandaliza a varios juristas dentro y fuera de la Corte. Otros más optimistas insisten en seguir con el acuerdo para que pronto haya consenso, el gran interrogante es ¿a qué costo?. 

Le recomendamos: Aunque dividida, la Corte Suprema entra a apoyar la JEP  

LO MÁS VISTO