El nuevo norte de la Corte Constitucional

La jurista Diana Fajardo fue elegida por el Senado como magistrada de la Corte Constitucional .

Con la llegada de la magistrada Diana Fajardo se van configurando unas nuevas mayorías en la Corte Constitucional que definirán temas cruciales frente al sector privado, las libertades y la paz.

La elección de Diana Fajardo en la Corte Constitucional terminó siendo uno de los pulsos más decisivos del gobierno en el Congreso. La puja que vivió el Capitolio en esta última semana evidenció una vez más la profunda fractura que ha dejado el proceso de paz en la clase política y mostró que las fuerzas están más o menos parejas. Finalmente Fajardo, quien contó con el apoyo del gobierno para llegar al cargo, obtuvo 48 votos, apenas cinco más que Álvaro Motta, su competidor.

Pocas veces la elección de un magistrado había levantado tanta polvareda. Había dos razones de peso para esa controversia. La más importante es que en esta designación se estaban jugando las mayorías del Alto Tribunal. En el organismo, creado por la Constitución de 1991, siempre había primado una tendencia liberal y se especulaba que si llegaba Motta, por primera vez en la historia los conservadores podrían inclinar la balanza a su favor.

El segundo hecho que encendió los ánimos fue un trino de Armando Benedetti. En un video de un minuto, el senador aseguró que si Fajardo no llegaba a ser elegida en la Corte Constitucional “las Farc se pararían de la mesa” y el proceso de paz estaría “en riesgo”.

La salida de Benedetti fue muy criticada, pero la verdad en el Congreso esa era la tesis que se comentaba en privado y la frase del senador terminó siendo efectiva en favor de Fajardo. La elección de Carlos Bernal Pulido confirmó que en la corte cada voto vale oro. Como finalmente su posición fue definitiva para limitar el mecanismo del fast track, la llegada de Motta generaba escepticismo frente al futuro de las normas de la implementación del proceso.

Sugerimos: "Un magistrado no debe representar a nadie en particular": Diana Fajardo

Y no es cierto que Motta, necesariamente, hubiera llegado con la camiseta antipaz. Por un lado, los magistrados son independientes y autónomos una vez se posesionan, como acaba de demostrar Bernal. Por otro, su hoja de vida no era la de un enemigo de la paz. Es el director de la maestría de derecho constitucional de la Universidad Javeriana y lleva más de una década en la academia. El apoyo del Centro Democrático y el Partido Conservador y una publicación en Facebook le generaron ese ambiente.

En el debate de esta semana, la tesis de que la elección de Fajardo aseguraba las mayorías de la paz imperó y quizás fue la que finalmente le entregó a la jurista el triunfo. Otros temas que dependen de las mayorías de la corte son las decisiones económicas y sobre libertades individuales (como el aborto, la eutanasia, la dosis personal, el matrimonio y la adopción de parejas del mismo sexo).

Pese a que algunos de los escenarios planteados han sido exagerados, lo cierto es que desde febrero de este año el Alto Tribunal vive un proceso de transformación causado por la terminación del periodo de cinco de sus nueve magistrados (Gabriel Mendoza, María Victoria Calle, Jorge Pretelt, Luis Ernesto Vargas y Jorge Iván Palacio) en solo cuatro meses, lo cual evidentemente implicará cambios en sus decisiones.

La paz

La sentencia que limitó el alcance del fast track demostró el riesgo de que las decisiones de la corte puedan afectar la implementación del Acuerdo de Paz. No obstante, debe tenerse en cuenta que en esta determinación participaron dos magistrados encargados y que solamente alcanzó cinco votos, es decir, el mínimo necesario para ser aprobada. La nueva magistrada Diana Fajardo reemplaza precisamente a uno de los encargados que votaron a favor de la limitación del fast track, lo cual equiparó las votaciones en el Alto Tribunal. Sin embargo, existen muchos factores que pueden variar los resultados de las votaciones.

Puede leer: Los fallos que vienen para la nueva Corte Constitucional

El primero es que dos magistrados que pueden estar a favor de la paz, como son Cristina Pardo y Antonio José Lizarazo, se encuentran impedidos para analizar algunas de las leyes y decretos que pasarán por la corte. Por ello, cuando esto ocurra se disminuirían los votos a favor de la paz e incluso podrían tener que nombrarse conjueces. El segundo es que pese a que Carlos Bernal y Gloria Ortiz votaron a favor de la sentencia que limitó el fast track, no se han mostrado como opositores del proceso, sino como críticos de puntos específicos del trámite de la implementación, por lo cual se pronostica que en muchos otros temas podrían sumarse a la mayoría. El tercero será la elección del magistrado que deberá remplazar a Jorge Iván Palacio y cuya terna está siendo elaborada por la Corte Suprema de Justicia. Desde ya se augura que la paz sea nuevamente el tema clave para esa elección, tal como sucedió con la designación de Diana Fajardo.

Las libertades ciudadanas

Uno de los temas en los que la Corte Constitucional ha generado mayores cambios en la sociedad colombiana ha sido el fortalecimiento de las libertades individuales. La despenalización del aborto en tres casos; la posibilidad de solicitar la eutanasia cuando se sufra una enfermedad terminal; la dosis personal; el matrimonio y la adopción por parte de parejas del mismo sexo, son temas en los cuales se puede avanzar o retroceder cada vez que se eligen nuevos magistrados.

Algunos sectores han prendido las alarmas señalando que el nombramiento de Cristina Pardo y de Carlos Bernal podría consolidar una corte conservadora y generar un retroceso en el reconocimiento de estas libertades. Sin embargo no es así. Aun en el evento que ambos se sumaran a la postura conservadora de Luis Guillermo Guerrero, lo cierto es que apenas sumarían tres votos, pues los demás magistrados (Ortiz, Rojas, Lizarazo, Fajardo y Linares) han defendido posturas liberales. Incluso si el reemplazo de Jorge Iván Palacio es conservador (lo cual no se ve muy sencillo luego de lo sucedido esta semana), solo lograrían cuatro votos, por lo cual no se augura que cambien las posturas de la corte en estos temas. A eso se suma que muchos de esos fallos ya son cosa juzgada.

Confidenciales: El abrazo de Benedetti a Diana Fajardo

Las decisiones económicas

Tal vez el tema en el que habrá mayores cambios será el económico. Las críticas hechas a las decisiones del Alto Tribunal sobre la consulta previa y las limitaciones a los proyectos de infraestructura y minería han calado en amplios sectores del Congreso. Por ello, en el Parlamento se está valorando más a candidatos que apoyan la paz pero son prudentes en las decisiones con implicaciones presupuestales. En este grupo se pueden incluir a Linares, Lizarazo y Fajardo, quien incluso viene de la Agencia para la Defensa Jurídica del Estado. A ellos se podrían sumar los magistrados de corte más conservador como Luis Guillermo Guerrero, Cristina Pardo y Carlos Bernal, consolidando una mayoría más moderada en los efectos económicos de sus decisiones.