"Es la ilegalidad lo que hace más dañinas a las drogas": Antonio Caballero

Antonio Caballero, escritor y periodista.

Ante la posibilidad de que California legalice el consumo de marihuana, el escritor y periodista dice que esto no afectaría "ni la fuerza de las mafias, ni a Colombia". Pero admite que puede ser un paso para un cambio de conciencia frente al problema.

El escritor, periodista y columnista Antonio Caballero, habló con Semana.com sobre la legalización de la droga, a propósito de las elecciones que el próximo 2 de noviembre se llevarán a cabo en el estado de California, el más grande de Estados Unidos.

¿Qué opina de las elecciones del próximo 2 de noviembre en el estado de California, donde se votará si se legaliza o no la marihuana?

Me parece que el tema de la marihuana es secundario, entre otras cosas porque no están proponiendo la legalización de todas las drogas. Resolver el problema de la marihuana es resolver el problema de los consumidores, pero no afecta en nada ni la fuerza de las mafias que controlan todas las drogas, ni la peligrosidad de esas mafias, ni el recurso violento de esas mafias. Por eso no le cambia la vida ni a México, ni a Colombia.

¿Pero no sería al menos un primer paso para buscar una nueva solución al problema de las drogas?

Eso sólo soluciona una parte marginal del problema. Soluciona el consumo marginal en California, que es uno de los muchos estados de Estados Unidos. La legalización sólo es útil, sólo tiene efectos para acabar con la peligrosidad de la droga, si es universal, encabezada por Estados Unidos que fueron los que la prohibieron. Pero también tiene que ser en Europa, África, Asia. El pretexto del referendo de California le ha dado pie al presidente Juan Manuel Santos para hacer la propuesta de replantear el tema global de las drogas.

¿Es hora de que Colombia cambie su política antidrogas?

La hora llegó hace muchísimo tiempo. Lo de California es una cosa muy marginal. Desde hace 30 años se ha venido proponiendo, pero no he sido el único que ha dicho que esto es una insensatez. Hasta la revista The Economist, que es de derechas, lo ha dicho. En mi opinión esto tiene que pasar por dos razones: primero, porque el Estado no puede intervenir en la intimidad de las personas, y segundo, porque la ilegalidad es la que las hace dañinas. Claro, es dañino el tabaco, el alcohol, pero es mucho más dañino volverlas ilícitas.

Vea en video la entrevista completa: