Gobierno defiende donación de tesoro quimbaya a España

Gobierno defiende donación de tesoro quimbaya a España

La secretaria Jurídica de la Presidencia, Cristina Pardo, dijo que la justicia no puede imponerle al presidente exigir la devolución.

Aunque el presidente Juan Manuel Santos dijo que España no tiene nada que reclamarle a Colombia tras el hallazgo del galeón San José, su gobierno no parece tener la misma postura frente a otros tesoros que hacen parte del patrimonio precolombino que terminó en manos ibéricas antes del siglo XX.

Así lo puso en evidencia la secretaria jurídica de Presidencia, Cristina Pardo, dentro del litigio en el que se busca obligar al Gobierno a recuperar el tesoro quimbaya, que fue cedido a la Corona española en 1893. La funcionaria le expresó a la Corte Constitucional que se trató de una decisión legítima que no puede ser reversada por una determinación judicial.

Pardo explicó que no hay instrumentos jurídicos que obliguen al más alto dignatario a tomar determinada decisión en ese campo. De ahí que no crea que un fallo de la justicia pueda hacer que el presidente le pida a la Corona que devuelva las muestras del arte precolombino.

El tesoro quimbaya fue el nombre que recibió un conjunto de piezas de oro que fueron halladas en Filandia (Quindío) en el siglo antepasado. Por la misma época, Colombia y Venezuela tuvieron un diferendo diplomático que se resolvió a favor de los nuestros por un tribunal de arbitramento en el que fue decisiva la Corona española. La controversia sería definitiva para el destino del tesoro.

En agradecimiento por su gestión, el presidente Carlos Holguín Mallarino donó a la reina Consorte de España María Cristina de Hasburgo-Lorena 122 piezas de otras tantas que hacían parte del histórico hallazgo. Lo hizo en 1893 porque consideraba que el Estado colombiano había quedado en deuda con la monarquía ibérica por su gestión en el conflicto colombo-venezolano.

Más de un siglo después el ciudadano Felipe Rincón Delgado buscó que la justicia obligara a la Presidencia a recuperar esas piezas. Aunque lo logró a través de una acción popular ante un juez de Bogotá, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca revocó la determinación y dejó sin efectos las órdenes emitidas al jefe del Estado para recuperar el tesoro quimbaya.

El accionante lo intentó una vez más a través de una acción de tutela que llegó al conocimiento de la Corte Constitucional. En el curso del proceso, el ponente, Alberto Rojas, convocó a la audiencia en la que el Gobierno defendió la legitimidad de la decisión del presidente Holguín de regalar los elementos.

Y aunque la canciller (e), Patty Londoño, defendió esa misma posición, otros estamentos estatales la controvirtieron. Así lo hizo la Defensoría del Pueblo, que precisó que el gobierno colombiano tiene el deber de exigir la repatriación del tesoro, entre otras cosas porque se trata del patrimonio de las culturas precolombinas, frente al cual existe una obligación para que sea preservado.

El español Fernando Vicario, director del área de cultura de la Organización de Estados Iberoamericanos, dijo que España debe tener un acto de generosidad. Aseguró que debe tener un compromiso frente a la construcción de los valores de la cultura que debe estar más allá de los mandatos de la legislación internacional.

Las conclusiones de los invitados, el demandante y los accionados harán parte del análisis que debe hacer el magistrado Rojas. El elaborará la ponencia que será puesta a consideración de los magistrados de la Sala Plena de la Corte Constitucional.