"No tengo que perdonar, sino sanar que él trató de matarme": mujer arrollada en Cajicá

"No tengo que perdonar, sino sanar que él trató de matarme": mujer arrollada en Cajicá Foto: SEMANA

El sujeto que le lanzó el vehículo a la mujer será investigado por tentativa de homicidio. Lina Alejandra Molina sufrió fractura abierta de pierna y peroné. Entrevista con SEMANA.

El pasado miércoles un video que se viralizó por redes sociales causó conmoción por la crudeza de las imágenes. En la grabación se podía ver cómo una mujer era arrollada por un carro que conducía un hombre que había acabado de tener con ella una discusión. La escena se registró en Cajicá, el martes, hacia el mediodía.  

Todo apunta a que el sujeto, luego de discutir con Lina Alejandra Molina por el choque que él habría ocasionado, se subió a su automóvil Mazda para huir de la escena, pero la agredida se le acercó para grabar. En ese momento, sin importarle que estaba acompañado de su esposa y su hijo menor de edad, el hombre le pasó el carro a la mujer por encima, según le contó a SEMANA.

El hecho le ocasionó a Lina una fractura abierta de tibia y peroné, más la perforación de uno de sus pulmones en vista de que una de las llantas pasó por un lado de su pecho. El sujeto fue enviado a la cárcel este jueves por orden de un juez mientras se adelanta el proceso por tentativa de homicidio. Podría pagar hasta 16 años de cárcel. Lina habló con SEMANA acerca de cómo va su proceso de recuperación y qué espera de la justicia.

Puede leer: En video: Por hacer un simple reclamo, una mujer fue atropellada en Cajicá 

SEMANA: ¿Cómo va la recuperación luego de que este hombre la atropelló?

Lina Alejandra Molina (L.A.M): Ya estoy un poco mejor. Tuve fractura abierta de tibia y peroné, y tengo un soporte porque todavía no me han operado. Es decir, no me han puesto el tornillo en el hueso porque me pasó por encima la llanta, entonces algunos residuos entraron en el hueso y podrían infectarlo. Mañana, a las 7am, me lavan y si todo está bien, me ponen el tornillo de una vez. Pero lo que me duele es el pulmón. Cuando él me dejó la llanta sobre el pecho se fracturaron dos costillas y una de ellas, por la presión, hizo que se rompiera el pulmón. Salió todo el aire y se llenó la caja torácica de aire. Por eso, el dolor es impresionante, ya que el pulmón se expande y se contrae, y como la caja torácica estaba completamente llena de aire, el pulmón se contrajo, por lo que tuvimos que llenar el pulmón de aire y sacar el que había en la caja.

SEMANA: ¿Cómo está de salud?

L.A.M: Yo no he entrado en estado crítico, gracias a Dios. El neumotórax funciona. Pero si no hubiera sido así, sí se hubiera complicado. Ahora vino el médico y me dijo lo mismo. Ya no me duele tanto y desde que llegué acá no había podido dormir, pero ya logré hacerlo.

SEMANA: Hablemos del martes al mediodía. ¿Cómo sucedieron los hechos?

L.A.M: Yo venía con mi prima y mi hermana en el carro. Nosotros llegamos a la esquina de la calle tercera con avenida Marilú y se detuvo un carro blanco en la esquina sobre el resalto, cuando traté de evadirlo por el carril de la izquierda, ellos abrieron las puertas. Yo pasé, pero cuando giré el manubrio a la derecha, para retomar el carril y girar en la esquina, dañé mi puerta con la de él. Yo me bajé a responder por su carro, lo normal, y cuando yo me estacioné él ya me empezó a insultar. Lo primero que me dijo fue "perra bruta" y todo el tiempo me habló así, de perra, de loca, de bruta, de vieja estúpida. Sus insultos eran contra la mujer y eso me daba mucha ira. Cuando me di cuenta que él era capaz de pegarme, comencé a grabar. Y ahí fue cuando su esposa, que le daba mucha cuerda, fue a hablarme. Después el tipo comenzó a tratar de quitarme el celular. Con una mano lo agarró y con la otra me dio puños. Mi hermana se metió, lo empujó de dos puños en el pecho y yo me solté y me fui por delante de mi carro para ponerlo entre el carro de él y el mío. Fue ahí cuando empezó a darle patadas a las puertas de mi carro.

SEMANA: ¿Y ahí fue cuando usted le reclamó por lo que estaba haciendo?

L.A.M: Él me dijo que respondía por su puerta y yo por la mía. En ese momento, mi hermana le dijo que me dañó todas las puertas. Yo me di cuenta de que no estaba grabando, abrí de nuevo la cámara para grabar video a la vez que llamé a mis vecinos. Dicen que yo me le estaba atravesando para que no se fuera, pero no fue así, porque yo ya tenía todo: la cara de él, las placas, el carro, pero quería grabar la huida. Y él en lugar de lanzar el manubrio hacia la izquierda, para salir al carril y evadirme, lo tiró a la derecha y me pasó el carro por encima. El carro como que me chupa con la llanta delantera. Yo ya estoy tirada en el piso, él nunca se baja y se estaciona sobre mi pecho, por eso me parte las costillas, y yo alcanzo a correr mi cabeza. Cuando vuelve a acelerar para escapar, es cuando mi hermana me corre la cabeza, sino me hubiera pasado la llanta. Llegaron mis vecinos y no lo dejaron huir porque él trató de escaparse.

SEMANA: ¿Qué hacen los vecinos con él exactamente?

L.A.M: Los recuerdos son muy vagos porque yo estaba en shock. Además, yo sentí la llanta, yo sentí el peso del carro, yo sentí pasar la llanta por todo mi cuerpo, por eso mis gritos son así porque en realidad recuerdo todo eso. Ojalá se me hubiera olvidado pero no. Por fortuna, a los dos minutos llegan los bomberos, me arreglan la bota que tenía, me arreglan el pie y me ponen el cuello. También calman a los vecinos, ya que por la sevicia lo querían sacar del carro para lincharlo y esa no es la idea. Los bomberos, recuerdo, le dicen a la gente que dieran más espacio, que lo más importante es que yo estaba bien, pero que no dejaran escapar el tipo. De ahí llamaron a la ambulancia y luego a la Policía. La esposa del tipo dijo que era culpa mía porque me había botado debajo del carro.

SEMANA: ¿Cuánto tiempo tardará la recuperación?

L.A.M: Aún no se sabe porque no me han abierto para ver si hay infección. Si se infectó el hueso puedo perder la pierna. Esa situación no se sabe todavía. Tampoco la del pulmón, porque no ha venido el cirujano. Parece que está funcionando, pero solo hasta que quiten el tubo podrán ver si el pulmón se pudo expandir. Eso solo me lo pueden decir en los próximos días.

SEMANA: Exactamente, ¿qué le dicen de la pierna?

L.A.M: El hueso se rompió y me abrió un hueco en la carne. Es que él me pasó la llanta por encima. Eso es como meter el pie en una prensa. Primero, necesitan que la herida abierta cicatrice sin infectarse, por eso estoy aislada. Mañana, a las 7 a.m., me abren para ver si no hay infección, y si no la hay me fijan el tornillo. Tengo unos tornillos clavados al hueso y sostenidos con unas varillas para que el hueso no se mueva, pero todavía está la fractura.

SEMANA: ¿Los médicos dicen que habrá secuelas?

L.A.M: Es muy pronto para saber. Lo más peligroso de las dos cosas es la infección, porque si quedó algún residuo e infectó el hueso, puedo perder la pierna. Ese puede ser el peor escenario. No hay cómo salvar el hueso. Pero tengo fe en que no será así. Lo que sí te digo es que tengo sensibilidad, no tengo sangrado y no huele raro. Y de las costillas el médico me dice que me dolerá por mucho tiempo, porque no me las pueden arreglar. Se sanan solas.

Le recomendamos: Cárcel para el conductor que atropelló a mujer en Cajicá 

Lina Alejandra Molina y su esposo Iván Millamil

SEMANA: Pasando al tema del agresor, ¿qué ha sabido de su vida?, ¿qué hace?

L.A.M: Es un tema complicado porque él vive en el mismo conjunto de mi mamá. Antier que fue la audiencia, la Fiscalía les dijo que no se nos pueden acercar, porque cuando salieron del recinto ellos le pegaron a un periodista, insultaron a mi familia y a mi esposo.

SEMANA: ¿Ellos quiénes?

L.A.M: La familia, porque el tipo es un cobarde. Él no dice nada. Solo le pegó a mi hermana y a mí. Si yo hubiera estado con mi esposo, no hace nada. El tipo se encerró en el carro cuando los que llegaron a defenderme eran hombres. Todo el tiempo en la audiencia estuvo con la cabeza agachada. Pero el hermano de ese señor y las personas y otros son como muy machos, medio neardentales. En los alegatos que dio la defensa de ellos dijo que era mi culpa porque mi mamá me había criado como una princesa, con la concepción romántica de que a las mujeres no se les tocaba ni con el pétalo de una rosa. También argumentó que la actitud de él era normal en un choque de tránsito, porque todos gritan y entran en ataques de ira, pero eso no es así.

SEMANA: ¿La familia del agresor ha buscado a la suya?

L.A.M: Han buscado a mi mamá, vinieron a buscar a mi esposo, ayer vino la hermana del tipo a buscarme y les dije que si regresaban les ponía una caución, porque no se nos pueden acercar.

SEMANA: ¿Ustedes van hasta las últimas consecuencias contra el hombre?

L.A.M: Nos vamos hasta el final, final porque este señor ya había hecho lo mismo el año pasado. Hirió a otra persona utilizando el vehículo como arma, pero la señora no siguió con el caso. Ella se pudo haber amedrentado por la actitud de la familia. Con la tentativa de homicidio él tiene que hacerse cargo de todo lo que implica eso, la cínica, la pierna, el pulmón, daños emocionales, el carro. Todo lo que pase conmigo.

SEMANA: ¿Que siente en este momento por él?

L.A.M: La gente me pregunta que si lo odio o me dan ganas de matarlo. ¡No! Lo único que pienso es que fue un estúpido, y no como ofensa, sino porque no fue capaz de controlarse. Cuando yo lo veo en la televisión y en las fotos digo que él debe estar pensando: “¡cómo fui de imbécil de tirarle el carro a esta vieja! O maldita vieja que me metió en este problema, cuando yo tenía derecho en tirarle el carro encima”. Sinceramente, me da pesar con los hijitos. Ese pobre niño tuvo que quedar traumatizado de por vida porque él vio cómo el papá le pasaba el carro por encima a una mujer. 

SEMANA: ¿Sería capaz de perdonarlo?

L.A.M: (Suspiro) No tengo que perdonar, sino sanar que él trató de matarme. Lo que  tengo que sanar es cuando pienso que él hubiera dejado a mi hijo de nueve años huérfano. Ahí siento que tengo que hacer un trabajo de perdón. Yo no puedo imaginar cómo estaría mi hijo si él me hubiera matado. Y ahora me dicen que por favor piense en los hijos de él, cuando no estaba pensando en sus hijos teniéndolos en su carro.