Los salpicados por el magistrado

Los salpicados por el magistrado Foto: Archivo SEMANA

El cuestionado Jorge Pretelt rompió su silencio y dio varios nombres en su contraofensiva, iniciando con el fiscal general Eduardo Montelagre

Quizá acorralado por lo que le está ocurriendo, el magistrado Jorge Pretelt no aguantó más y decidió romper su silencio. A las graves denuncias que se posan sobre él por un caso de presunta corrupción derivada del caso Fidupetrol, se sumaron otras este viernes.

Un delegado del fiscal general citó a los medios para informar que el ente acusador llamaría a interrogatorio a la esposa de Pretelt, Martha Ligia Patrón, el próximo 27 de marzo, para que aclare hasta dónde es responsable ella o su esposo, de un  presunto despojo de tierras a campesinos de la región de Urabá.

Como ahora se sabe, Pretelt y su esposa terminaron como dueños de dos fincas en Antioquia, cuyos primeros dueños denunciaron haber sido presuntamente despojados.

Fue por eso que el magistrado pasó ahora a la ofensiva, pues le tocaron una sensible fibra: su familia. Y se despachó contra el fiscal general y contra sus compañeros de sala en el alto tribunal, con una sentencia: "No voy a renunciar a la Corte. Si me voy nos vamos todos".

El primero contra el que se despachó fue el fiscal general, Eduardo Montealegre, a quien llamó “el gran poderoso”. Dijo que él era el protagonista de una persecución en su contra, pues con sus actuaciones lo estaba presionando para que renunciara. Todo para “apoderarse de la Corte Constitucional”.

Recordó que Montealegre contrató y fue asesor legal de Fidupetrol y que en esa época trabajó con la ahora magistrada de la Corte Constitucional Gloria Ortiz, “a quien él le impuso a la Corte”.

Pretelt dijo, de otro lado, que durante varias reuniones en la casa del fiscal, éste no lo pudo convencer de que cambiara su posición en la ponencia sobre el marco jurídico para la paz, en el sentido de que jefes guerrilleros no pagaran ni un día de cárcel.

“Cómo es posible que el fiscal, cuando ya sabe que no voy a renunciar, saca a relucir grabaciones”, dijo Pretelt. Se refería a las grabaciones publicadas por Noticias RCN que revelaban que el togado había hecho gestiones ante el entonces fiscal general Guillermo Mendoza Diago para que nombrara en un alto cargo al juez Juan Carlos Martínez.

Dijo que el fiscal compraba conciencias en la Corte Constitucional. “Le nombró un hermano al magistrado Gabriel Eduardo Mendoza en el Tribunal en Barranquilla como fiscal delegado. Le nombró, al fiscal Jorge Iván Palacio, a su hermano como director administrativo en la regional de Antioquia y otro como director regional”.

Al magistrado Luis Ernesto Vargas también le dio su dosis, en el sentido de que habría obtenido puestos en la Fiscalía y en la contraloría donde “se aprovechó de la presidencia de la Corte para lagartear en los organismos de control”.

Se despachó además contra el ministro del Interior Juan Fernando Cristo a quien señaló de estar participando en la ‘andanada” en su contra para que renunciara. “El ministro de Justicia ya ha expresado su opinión, yo creo que le haría un gran favor el magistrado Pretelt a la Corte Constitucional y a la Justicia”, señaló Cristo en días pasados.

En la misma línea se fue lanza en ristre contra su compañero Luis Ernesto Vargas Silva, quien fue el magistrado que hizo una grabación a hurtadillas en la que el abogado Víctor Pacheco contó que Pretelt le había pedido 500 millones de pesos. A Vargas lo calificó de ‘chuzador’.

También dijo que así como lo habían puesto en la picota por haber recibido al abogado Pacheco en su oficina, dijo que “en la Corte he visto pasear a todos los exmagistrados hablando con nosotros de procesos”.

En fin, el magistrado Pretelt prendió el ventilador de lo que ocurre en el interior de la Fiscalía y de las altas cortes. Cosas que varios sabían y que pocos se atrevieron a denunciar.