“Petro debe salir por la puerta de atrás”

Gustavo Petro. Foto: Archivo SEMANA

El representante Samuel Hoyos le pide al registrador Carlos Ariel Sánchez que haga la consulta de revocatoria al alcalde en las elecciones del 25 de octubre.

Nadie, ni sus más enconados contradictores, pone en duda que Gustavo Petro terminará su mandato en la alcaldía de Bogotá el próximo 31 de diciembre. Petro, recurriendo a todas sus habilidades políticas y a numerosos recursos jurídicos, congeló las dos amenazas sobre su gobierno: la destitución impuesta por el procurador general y la revocatoria del mandato solicitada por casi 600.000 ciudadanos que respaldaron esta petición con sus firmas.

Sin embargo, mientras la destitución quedó totalmente suspendida por las medidas cautelares que le otorgó la Cidh, la revocatoria de su mandato quedó un limbo jurídico. La Registraduría la convocó para el 2 de marzo del año pasado, pero como el procurador Alejandro Ordóñez destituyó al alcalde, el registrador Carlos Ariel Sánchez suspendió el proceso con el argumento de que el alcalde al que se le iba a revocar el mandato quedó suspendido.

Petro salió del cargo, estuvo fuera durante casi un mes. Luego fue restituido por orden de un juez, volvió a instalarse en la alcaldía y nadie se acordó de la revocatoria. Sólo algunos de sus promotores, que pusieron una tutela en la Corte Constitucional, pidieron que se llevara a cabo.

La Corte, hace cuatro semanas, sorprendió al fallar a favor de sus pretensiones, cuando Petro está a menos de nueve meses de terminar su mandato. En una controvertida sentencia, el alto tribunal le dio la orden al registrador de realizar la revocatoria.

Hoy ese fallo está vigente, a pesar de que el registrador interpuso un recurso de nulidad (que no se ha fallado), y la revocatoria se debe realizar. Otra cosa es que sea inviable, como muchos de los promotores lo han señalado y como lo advirtió el procurador Ordóñez, quien en un concepto pidió que no se efectuara la consulta por los millonarios costos que supone –no menos de $40.000 millones-. El procurador pidió a la Corte responsabilidad fiscal y sugirió no realizar la revocatoria.

Sin embargo, uno de los promotores de la revocatoria, el actual representante Samuel Hoyos (Centro Democrático), le envió una carta al registrador Carlos Ariel Sánchez en la que le pidió hacer la consulta el mismo día de las elecciones para nuevo alcalde, el 25 de octubre, y con ello no incurrir en más gastos para la autoridad electoral. Sólo se trataría de incluir un nuevo tarjetón, el cual ya ha sido llamado la "papeleta contra Petro".
 
Según Hoyos, sería una especie de revocatoria simbólica, pues ya no tendría los efectos para sacar a Petro de la alcaldía. Pero de esa manera, asegura, se respetará el derecho constitucional de los bogotanos a manifestarse frente a la revocatoria de mandato al alcalde mayor de Bogotá.

“No media en la actualidad circunstancia alguna que suponga la suspensión de los efectos del referido fallo, que, tratándose de una sentencia de tutela, es de obligatorio e inmediato cumplimiento por cuanto protege derechos fundamentales” –le dice Hoyos al Registrador-. “Por tanto, siendo claro que la orden a usted impartida por la Corte Constitucional debe ser cumplida sin dilaciones y con la observancia del principio constitucional de sostenibilidad fiscal, le solicito tenga a bien valorar la posibilidad de llevarla a cabo de forma simultánea con los comicios electorales programados para el próximo 25 de octubre del 2015”, pide el congresista.

Además, dice que con esta propuesta “se cumpliría la orden de la Corte Constitucional que garantiza los derechos políticos de los capitalinos y se aplicarían las reglas de responsabilidad fiscal y eficiencia administrativa, en el entendido de que se utilizaría la misma infraestructura dispuesta para las elecciones de autoridades locales, evitando el gasto innecesario de recursos públicos”. En la práctica, lo que propone Hoyos sería un inédito ejercicio de calificación a la administración del alcalde Petro. “Que los ciudadanos, el mismo día de las elecciones, decidan si el alcalde se debe ir por la puerta de adelante o por la puerta de atrás, como muchos de nosotros creemos”, dice Hoyos.

Hace unos días, el propio registrador, Carlos Ariel Sánchez, se pronunció frente a la posibilidad de que en las elecciones del 25 de octubre se llevara la revocatoria de Petro: “Creo que no puede concurrir la revocatoria y ese mismo día las elecciones para buscar su reemplazo. La revocatoria no está hecha para calificar al alcalde, sancionarlo o castigarlo. Es un derecho de los ciudadanos para revocar el mandato. Si quieren darle otro sentido, la destitución ya se produjo y ya se castigó al alcalde Gustavo Petro”, dijo en diálogo con Semana.com.

En todo caso los promotores, que por primera vez en la historia de la ciudad consiguieron y cumplieron los requisitos para que se llevara a cabo la revocatoria de un alcalde, no dan su brazo a torcer. Y quieren pronunciarse, así no tenga efectos jurídicos, sobre el mandato de Gustavo Petro, que a nadie ha dejado indiferente.