Cinco teorías seudocientíficas desmentidas

Cinco teorías seudocientíficas desmentidas Foto: Semana

Científicos y académicos colombianos analizaron las ideas conspirativas más populares de la red y explican por qué no son ciertas.

Aunque las teorías pseudocientíficas siempre han existido, las redes sociales y la posverdad han dado fuerza a estas habladurías. A continuación se muestran las ideas más extravagantes y se contrastan con las opiniones de reconocidos científicos del país.

1. El hombre nunca llegó a la luna, es un montaje de Hollywood.
“El hombre ha llegado 6 veces a la superficie lunar, las misiones se regresaron con casi un total de 400 kilos de piedras y rocas de 6 diferentes lugares, hay evidencia grabada de navegación científica y es posible ver los 6 lugares donde alunizaron con un satélite que orbita la luna. En teoría, si existiera un telescopio suficientemente poderoso, se podría ver la etapa de descenso del módulo lunar de Apolo, equipos científicos y huellas de las caminatas de los astronautas en la superficie”. César Ocampo, director de Colciencias, ingeniero aeroespacial de la Universidad de Kansas.

2. La Tierra es hueca y en su interior existe una civilización oculta.
“A partir del estudio de los sismos se puede determinar si la Tierra es hueca, y ninguno de los estudios de miles de sismos y de subsuelos en los últimos 70 años ha mostrado tal cosa. Por medio de la sísmica y las medidas gravitacionales se ha determinado que no es así. Si hubiera un hueco dentro de la Tierra, la densidad sería mucho menor de la que se estima. Es una teoría fantasiosa que puede estar en la mente de mucha gente porque el hombre primitivo vivió en las cavernas y eso quedó grabado en el subconsciente humano”. José María Jaramillo, geólogo y profesor de petrología de rocas ígneas y metamórficas de la Universidad de los Andes.

3. Las ráfagas solares causan los sismos en la Tierra.
“Los que estudian el campo magnético saben que las tormentas solares afectan las condiciones en la Tierra, como, por ejemplo, las comunicaciones, pero de ahí a afirmar que esas tormentas causan en el interior del planeta, más o menos a 70 o 50 kilómetros de profundidad, la energía suficiente para generar un sismo es imposible. El hecho de que suceda una tormenta solar al mismo tiempo que un terremoto es una de las tantas coincidencias que se dan en la naturaleza, pero no existe una teoría científica demostrable que relacione ambos fenómenos”. Martha Calvache, directora de Geoamenazas del Servicio Geológico Colombiano.

4. Los alienígenas visitaron las civilizaciones antiguas, influyeron en su historia y construyeron los mega monumentos de la Antigüedad.
“La egiptología ha demostrado los diversos momentos de este imperio. En el caso de las pirámides, en el periodo de Tutankamón se pudieron hacer gradas de madera e incluso rampas para su construcción. De tal modo que las hipótesis que plantean que las pirámides de Egipto y de otros lugares fueron construidas por extraterrestres simplemente son proyecciones esotéricas de gente que no se ha instruido en las indagaciones y descubrimientos arqueológicos. Las mentiras vitales a veces son más verdaderas que las verdades mortales para los creyentes”. Fabián Sanabria, director del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional.

5. Las vacunas no sirven y son una conspiración de las multinacionales farmacéuticas para enriquecerse
“Es totalmente absurdo, anticientífico y peligroso para la humanidad. El incremento del autismo que se les atribuye a las vacunas se debe a la presión social y de los medios que inducen la mayoría de las veces a los individuos a actitudes aislacionistas. Poco puede decirse que sea consecuencia de la cantidad de mertiolate que se les agrega como preservativo, la evidencia científica ha demostrado exactamente lo opuesto. La gente que afirma esto no sabe la velocidad a la cual se diseminan las enfermedades infecciosas como la rubéola; tanto es así que para poder controlarlas se necesita que haya más de un 89 por ciento de cobertura de vacunas. Están jugando con una ruleta rusa en donde todos los agujeros están cargados con balas”. Manuel Elkin Patarroyo, doctor en Inmunología.