Tumban norma que prohibía ingreso de extranjeros "idiotas"

La desconcertante regla fue demandada 96 años después de su expedición ante la Corte Constitucional. Foto: Pixabay

La Corte Constitucional declaró inexequible una restricción del ingreso al país de ciudadanos foráneos enfermos, alcohólicos, "idiotas" o "cretinos".

La Corte Constitucional tumbó una insólita restricción que impuso el Congreso al ingreso de ciudadanos extranjeros que sufrieran algunas enfermedades graves mentales o infectocontagiosas, que fueran alcohólicos, "idiotas" o "cretinos".

Es frecuente que en la actividad legislativa se originen determinaciones cuya utilidad muchas veces resulta incomprensible o inaplicable, pero pocas veces se encuentra alguna que, además de inane, ofenda la inteligencia de las personas.

Así sucedió con una norma de 1920 que buscaba impedir que a Colombia ingresaran extranjeros que padecieran enfermedades graves, pudieran sembrar una pandemia o tuvieran manías que debilitaran los valores del pueblo.

Esa intención llevó a los parlamentarios de la época a prohibir la llegada al país de personas foráneas con esas características, pero también a quienes se embriagaran con frecuencia, a los portadores de enfermedades mentales, a los "idiotas" y a los "cretinos".

“A los que sufran de enajenación mental, comprendiendo en ello también demencia, manía, parálisis general, a los alcoholizados crónicos, los atáxicos, los epilépticos; los idiotas; los cretinos; los baldados a quienes su lesión impide el trabajo”, decía la controvertida legislación.

La desconcertante regla fue demandada 96 años después de su expedición ante la Corte Constitucional. Como era de esperarse, el alto tribunal la declaró inexequible por considerarla un acto inaceptable de discriminación contra los extranjeros.

Además, indicó que el legislador violó la dignidad humana de los nacidos en otras latitudes al impedirles el arribo a suelo patrio creyendo posible que se les pudiera considerar "idiotas", "cretinos" o "baladados". Como era lógico, a juicio del tribunal, esas expresiones eran excluyentes ofensivas y peyorativas.