Semana.com | Artículos de Uriel Ortiz Soto

Opinión

  • Uriel Ortiz Soto

  • Desde hace varios años venimos insistiendo, sobre la propuesta y puesta en marcha del “Plan Padrino de descongestión carcelaria,” sin que se cercenen normas regulatorias del régimen penitenciario.

  • Estamos inmersos en un torbellino de corrupción; todos los días se destapan nuevas ollas podridas, nuestro futuro se encuentra totalmente obnubilado.

  • Ni Peñalosa es la panacea ni Petro fue peor. A la izquierda le dolió haber perdido la alcaldía. Si Peñalosa no suaviza su lenguaje y le baja el tono a su prepotencia, va camino a la revocatoria.

  • La agroindustria tipo exportación sería una magnífica oportunidad para generar proyectos productivos en la etapa posconflicto para la población reinsertada.

  • Posconflicto y anticorrupción deben ser los dos pilares fundamentales sobre los cuales se estructure la reforma política para que sea votada por el constituyente primario.

  • La peor frustración para los electores es cuando se revoca el mandato al funcionario por el cual votaron y pusieron todos sus anhelos y esperanzas, con grave perjuicio para su departamento o municipio.

  • El temor de los comandantes de las FARC y del ELN de liberar a los pocos niños que se encuentran en sus filas es que cientos de ellos han sido asesinados.

  • La siembra, el cultivo y la industrialización del fique deberían ser de las constantes de desarrollo rural integrado, pero muy especialmente para la población reinsertada y de sustitución de ilícitos en la etapa del posconflicto.

  • Muy oportuno el proyecto de Ley que acaba de radicar en el Congreso el señor presidente Santos, quien como adalid de paz y premio Nobel se estaba demorando para dar ejemplo de pulcritud y de grandeza.

  • Los organismos de derechos humanos esperan confiados que en la próxima reunión entre el Gobierno y comandantes guerrilleros se defina de una vez por todas la situación de los niños en las filas guerrilleras.

EDICIÓN 1821

PORTADA

Venezuela: los coletazos de la crisis

La invasión de 60 soldados venezolanos a territorio colombiano provocó una crisis que pudo terminar en tragedia. SEMANA relata cómo fueron las 24 horas de alta tensión diplomática y explica por qué puede volver a ocurrir.