Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2008/03/08 00:00

Apelativo desafortunado

Apelativo desafortunado

Qué tristeza sentí al leer el subtítulo que habla de Raúl Reyes donde dicen que era un insignificante vendedor de droguería. Es de verdad ofensivo para quienes hemos desarrollado esta actividad por décadas con decoro y profesionalismo, aportando al país calidad de vida, salud y bienestar que dentro del rango social sea más importante para ustedes llegar a ser el segundo comandante de las Farc con el poder de autorizar masacres, secuestros, muerte y desolación, que aportar al país desarrollo y competitividad desde un modesto mostrador de droguería. Exijo en nombre de quienes día tras día entregamos nuestro mejor esfuerzo por crear un país mejor, que la revista SEMANA presente una nota de desagravio a quienes nos sentimos aludidos con semejante torpeza.

Víctor Rueda
Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.