Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/11/1999 12:00:00 AM

BAJO EL CARGO DE REBELION

Con sorpresa he leído el artículo titulado 'Tupamaros al ataque', publicado por la revista en la
edición #904, en el que se hacen una serie de conjeturas sobre los móviles que llevaron a un grupo ilegal
armado venezolano a reclamar con actos vandálicos contra la representación diplomática de Colombia en
Venezuela, la libertad de cuatro ciudadanos venezolanos que nos encontramos en la penitenciaría La Picota
bajo el cargo de rebelión. Es cierto que estoy siendo procesado por la Fiscalía bajo el cargo de rebelión,
sumario en el que las autoridades colombianas han deducido que soy rebelde por haberme aprehendido en el
mismo lugar donde se encontraba una pareja de insurrectos colombianos vestidos de civil. No hay contra mí
ninguna otra prueba ni se me ha formulado ningún otro cargo, situación procesal y probatoria que es
extensible a las otras personas procesadas conmigo, por lo que carece de veracidad la indicación de
que el también procesado Miguel Salazar fue "herido en los hechos", cuando las lesiones que éste padece
fueron causadas no por heridas en refriega, que no la hubo, sino por las torturas a las que fue sometido
después de haber sido capturado.Asimismo la afirmación que hacen de que los ciudadanos venezolanos no
"han logrado contrarrestar las evidencias de que estarían involucrados en una operación de ventas de
fusiles, que destinados a las Farc, fueron encontrados por el Ejército", es totalmente injuriosa, dado que no
estamos procesados por tráfico de armas.Igualmente, carece la publicación de fundamento para propagar que
el suscrito Carlos Manuel Pino García, "parece ser el comandante". Me permito rectificarles que si su
deducción es que soy dirigente de las Farc, ello es calumnioso, pues la falsa sindicación que me hacen los
militares y la Fiscalía es la de ser un rebelde raso; y si es del supuesto grupo los Tupamaros, carecen
ustedes aún de la coartada que le ofrece el proceso que se adelanta contra mí, dado que en Venezuela
no he sido procesado por ningún delito y carezco de antecedentes penales.También es falsa la versión
que entregan ustedes según la cual a los cuatro venezolanos injustamente procesados por rebelión se
nos incautó, al ser capturados, carnés del Movimiento V República. Ello es insulso y de mala fe, y
demuestra en todas sus dimensiones el porqué de nuestro procesamiento: el interés de perjudicar al gobierno
de Venezuela e introducir otro elemento de tensión en las relaciones colombo-venezolanas.Sepan ustedes,
que si la justicia colombiana actuara con equidad, también debería haber procesado a los congresistas
estadounidenses, al presidente de la Bolsa de Nueva York y a otros personajes que se han reunido con la
guerrilla colombiana. La situación de éstos es idéntica a la mía, con la única diferencia, de que está
demostrado que éstos se entrevistaron con conocimiento de causa con la insurgencia, lo que no acontece
conmigo. Carlos Manuel Pino García, Penitenciaría Central La Picota Bogotá
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.