Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/7/2014 12:00:00 AM

Cartas

"Gracias a los ciclistas por darnos algo bueno en qué pensar" Benigno Cuéllar

La Gran Mentira

El método de la gran mentira es empleado por todos los que aparecen en la contienda electoral y tanto Uribe como Santos son expertos en el tema. La misma María Jimena (edición n.° 1673)  la aplica y la vende según sus intereses. Es una gran mentira pensar que Santos es el dueño de la paz y que sin él  estaremos sumidos en la guerra. Es una gran mentira decir que ninguno de los otros candidatos, si llegaran a ser presidentes, serían interlocutores válidos para la guerrilla. Si existiera voluntad de paz por parte de las Farc, esta voluntad es para con Colombia, no para tal o cual político. Y digo político porque lamentablemente no tenemos estadistas. 

“El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”, Winston Churchill.

Pedro A. Pulido
Bogotá

De Fernando Barrero

Como siempre, nunca me pierdo una sola edición de SEMANA y después del informe de carátula, paso a los confidenciales, siempre bien documentados. Pero en los de la edición n.° 1673  hay una grave imprecisión cuando se refieren a Concesión Barco I y Concesión Barco II.  En esta segunda dicen que por haber autorizado yo, como director de Inravisión, el programa de televisión sobre la concesión Barco, fui obligado a renunciar. ¡Nada más lejano de la verdad! Para mayor ilustración, les transcribo el texto de mi renuncia:

“Bogotá, Mayo 20 de 1986. 
Señor Presidente Belisario Betancur
Casa de Nariño  

Apreciado señor presidente: Anoche fui asaltado en mi buena fe y se transmitió un programa en el que se difamó y calumnió a un ilustre colombiano. Por ello, apesadumbrado, con dolor de Patria, presento a usted renuncia irrevocable a mi cargo como director de Inravisión. 

Cordialmente, Fernando Barrero Chaves”.

Me parece importante que se haga esta precisión, pues nunca, nunca fui obligado a renunciar.

Fernando Barrero Chaves
Bogotá

Educación y política

Excelente el  artículo sobre educación (edición n.° 1670).  Tengo 33 años de ser educador y nunca hemos tenido una reforma educativa que beneficie a la comunidad educativa en general, llámese estudiantes, educadores, padres de familia. Cada gobierno coloca por política un ministro, y en los departamentos cada político coloca su  secretario de Educación para negociar traslados, más prebendas, etcétera. Ilógico resulta tener en nuestro país dos estatutos docentes, educadores con tres salarios, otros con dos y otros con uno. Un solo orientador para 500 estudiantes, acabaron con los profesores de inglés, informática, artes, educación física  en primaria, pero aumentaron el número de estudiantes por curso y la ministra se jacta de que amplió cobertura. Una Ley de Infancia y Adolescencia alcahuete donde el estudiante o no estudiante tiene licencia para matar, hacer lo que le venga en gana y no pasa nada. Al doctor Rodolfo Llinás mis respetos, pero le recuerdo que nosotros no rajamos ni expulsamos estudiantes, acuérdese de la famosa promoción automática de papá gobierno. En el año realizamos cientos de actividades pero nos juzgan por las pruebas  Saber Icfes y no tienen en cuenta lo que uno realiza en el aula. ¿ Dónde quedaron los valores ? No es evaluable. Lo importante es que el estudiante pase, así solo salga después  a celebrar con marihuana y trago, para eso pasó. ¿Cierto?    

Jesús Vera
Bogotá

Extraordinario

Mis felicitaciones por el número dedicado a Gabo. ¡Extraordinario!, Mi nombre es Carmen Grimoldi Rebolledo, soy caleña y les escribo desde Barcelona, España, ciudad en la cual llevo viviendo hace más de 40 años.  La revista me la ha enviado mi hermano (Felice Grimoldi Rebolledo) desde Cali. Él también es un gran admirador de Gabo. ¡Mil gracias por los momentos tan felices de buena lectura!

Carmen Grimoldi Rebolledo
Barcelona (España)

La banalidad del mal

La banalidad del mal entre nosotros no aguanta un minuto de silencio. El bullicio y su eco es el síntoma de esta realidad que no aguanta más adjetivos, investigaciones y diagnósticos. Pasamos de portadas de SEMANA (edición n.° 1671) en las cuales el grito ensordece: ¡No más guerra sucia en las elecciones! Y, bajando la voz hasta casi tornarla inaudible, podemos leer un confidencial donde, consciente o inconscientemente, sin querer queriendo -Homenaje a Roberto Gómez-, comparamos al procurador con el juez Said Youssef, el carnicero de la Justicia, y otros que evidencian la verdad verdadera. Para colmo de males, diría mi abuelita, debemos ver los “se me chispoteó” de expresidentes y ex vicepresidentes, de presidentes y vicepresidentes, de candidatos. Algarabía que como trifulca de barrio se mete en medios y publicita en libros y vive en el pasado, no en el presente y menos, mucho menos, en el futuro. Eso es banal pero, lo realmente duro, es desapercibido: Un habitante de calle, Marco Tulio Sevillano –junto a su perrita– fue quemado vivo. La noticia apareció de manera casi escondida, como la basurita bajo la alfombra, ante nuestros ojos. La voz, la no banal, la que recuerda una realidad más allá de Uribe, Petro, Obdulio, Santos, Pachito, Farc, Hoyos, hacker, se apagó. Al ser un habitante de calle que permanecía cerca de la Javeriana, saliendo del Túnel, muchos estudiantes lo conocían, hablaban con él y sentían el encuentro con una situación que normalizamos en nombre del sistema económico y la política social. Por ello, ellos, los jóvenes, empleando la red, convocaron a un funeral simbólico de quien llamaban, respondiendo a la jerga de la calle, Calidoso.

Juan Cristóbal de J. Restrepo Restrepo
Bogotá

Publicidad política

Quisiera llamar la atención sobre el articulo denominado ‘Los hijos de Óscar Iván’ publicado en su edición  n.° 1669. El mismo parecía producto de publicidad política más que de rigor e investigación periodística de interés general, la vida de los hijos del Candidato Zuluaga no me pareció en absoluto distinta a la de cualquier otra familia con la oportunidad de viajar o formarse en el exterior, bajo ese contexto sería interesante entonces que publicaran artículos acerca de las familias de todos los candidatos presidenciales, para de ese modo tener algún punto de comparación.
Camilo Bermeo.

Pasto.
Sobre el predial

La edición de SEMANA n.° 1667 comenta sobre el cobro del predial en Bogotá. Quiero referirme a este impuesto y al de vehículos, donde existe una desproporción inmensa entre los valores que los habitantes de la ciudad capital pagamos y los beneficios que recibimos a cambio. El estado de las vías, el uso del automóvil particular en un 60 por ciento, la invasión del espacio público, el desaseo y la inseguridad  son algunos de los lunares que los capitalinos tenemos que asumir diariamente y que atentan contra el derecho al buen vivir.

Sumado a lo anterior, la liquidación de los impuestos por parte de las autoridades distritales llena de duda a los contribuyentes. Aumentos desproporcionados, liquidaciones erradas, automóviles usados pagando mayor tasa,  caos en el envío  de los formularios,  sitios web de consulta desactualizados, etcétera.

Quienes cancelamos en diciembre de 2013 la valorización por beneficio local  que posteriormente fue derogado, estamos esperando que el distrito nos devuelva los valores correspondientes, incluida la correción monetaria. Entiendo por qué el pago de impuestos  normalmente coincide con la semana santa: son un vía crucis.

Mario Patiño Morris
Bogotá
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.