Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/1/2014 12:00:00 AM

Cartas

Líbrenos el Señor de caer en manos de populistas como los que se apoderaron de Venezuela. Y aquí los hay. Fulvio Morales

Los cargaladrillos

A propósito de la edición n° 1660 de SEMANA y el artículo ‘Punto de quiebre’. Elegir a  Maduro como sucesor de Chávez, dejando de ‘cargaladrillos’ a personajes de mayor jerarquía entre el movimiento bolivariano, fue un error histórico. Y la permanencia de las ‘infantas’ en la casa de los presidentes es un mal ejemplo para el pueblo que creyó ciegamente en la revolución bolivariana. Ahora buscan enemigos golpistas y fascistas fuera del país y a los contrabandistas del desabastecimiento con un aparato ideológico y represivo bien montado, con destituciones, cierres, deportaciones de colombianos trabajadores, mentiras,  represiónes y  control de la información. Frente a esto la oposición quiere medir fuerzas contra un gobierno que los ahoga y los culpa de todos los hechos sangrientos. Todo esto  ha generado un sentimiento de apoyo al pueblo venezolano ante los discursos incendiarios y las amenazas de un presidente fuera de control que todavía no ha reconocido que las amenazas son internas: su crisis política  y las dudas de sus seguidores.

Wilson Ruz Mejía
Montería

¡Todo por la plata!

Quiero referirme al artículo ‘Los negocios en el Ejército’ de la revista n° 1659.

Lo más triste es que eso ocurre en otras instituciones del Estado, en las gobernaciones, en las alcaldías y aun en el sector privado como el de la salud.

¡Todo por la plata!

Fabio Aníbal Tapia Guerrero
Pasto

¿Cuánto ganan?

Muy valiente SEMANA revelar con detalle la “impresionante red de corrupción de los militares” (edición n.° 1659). Aunque es un cáncer muy diagnosticado, los analistas y los gobiernos –presentes y pasados–  no han encontrado la cura. No se han hecho la sencilla pregunta: ¿cuál es el sueldo de un general, coronel o capitán de cualquiera de las fuerzas? ¿En especial de aquellos encargados de los procesos de billonarias compras? Todo oficial o civil encargado de semejante suma de dinero público debería tener un sueldo igual o mejor que el del presidente de Ecopetrol. Por ahí se comenzaría a erradicar este robo a mano armada.

 Y, ¿qué me dicen de las la pensiones que reciben los oficiales en uso de su buen retiro? ¿Son dignas después de 30 años de servicio militar? No olvidaré nunca el comentario de uno de los primeros ministros civiles de Defensa: “¿Y cómo quiere que sobrevivan los generales retirados con la mísera pensión que reciben?”.

Roberto Wills Obregón
Bogotá

Ente de control

Le propongo al Estado colombiano que institucionalice a la revista SEMANA como ente de control. Esta ha demostrado ser más efectiva que los legalmente creados. Lanzo la idea teniendo en cuenta estas dos ediciones (n.° 1658 y 1659) sobre las chuzadas y la red de corrupción en el Ejército, respectivamente. Estas han convulsionado al país y han afectado profundamente la imagen de las Fuerzas Militares. De no haber sido por este medio de comunicación, la opinión pública no se habría enterado de estos escandalosos hechos, o quizá lo habrían hecho demasiado tarde. Felicito a la revista SEMANA por su compromiso con la paz y el fortalecimiento de la democracia y las instituciones en nuestro país.

Juan Pablo Sánchez Garcés
Aguadas 

Corrupción pandémica

Los distintos y graves escándalos difundidos por SEMANA, en el día a día del acontecer colombiano, plagan de desprestigio la ética y buenas costumbres de muchos y altos integrantes de las instituciones. Este horroroso panorama de corrupción no es de hoy, pero se ha magnificado y expandido con fuerza de tsunami desde el inicio del narcoparamilitarismo y el implantado sistema neoliberal, letal y colapsado; debido a unas estructuras excluyentes, del despojo de lo público, de la constante violación de los derechos humanos, del debilitamiento del Estado, para una concentración abismal de la riqueza: el 10 por ciento de la población mundial posee el 86 por ciento de los recursos del planeta. Las 85 personas más ricas tienen el equivalente a los recursos de 3,570 millones de habitantes en el mundo. (Foro Davos). 

El poder político no puede estar al servicio del poder económico y la humanidad no puede someterse a una sociedad globalizada donde la mercantilización está por encima del ser y el medioambiente. El remezón del Ejército, inculpado de contratos irregulares, interceptaciones ilegales, el caso Tolemaida Resort, grabaciones ruidosas, connivencia con paramilitares, tráfico de armas, narcotráfico, ejecuciones extrajudiciales, interceptaciones ilegales, solidaridad con detenidos, no ha terminado. Este remezón cobró la cabeza de  siete generales, dejando ver el malestar de un sector ante los acuerdos de La Habana y el delicado problema de los falsos positivos. El Ejército saldrá fortalecido. El señor ministro de Defensa debe dar un paso al costado aunque sea aduciendo que “no conocía” o “fue a sus espaldas”. A corrupción visible, remezón incluyente. La pandemia corruptiva se aliviará con profundos cambios, regresando a la convivencia general con la nueva cultura de la paz y el progreso para los colombianos, en el escenario de la necesaria constituyente.

Omar León Muriel Arango
Medellín

Avances significativos

El artículo ‘Científicos de clase mundial’ (SEMANA n° 1648) recoge un hecho que, por encima de las  frívolas noticias de las que suelen ocuparse los medios, debió ser destacado ante la opinión por la importancia que merece: la entrega de premios al mérito científico por parte de la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia (ACAC), a investigadores de nuestro país por sus invaluables  aportes. 

Si bien hay que reconocer que ha habido avances significativos en lo que respecta a ciencia, tecnología e innovación en Colombia, todavía estamos muy lejos de alcanzar el 1 por ciento del PIB en inversión en estos campos, pues aún con los dineros de las regalías (si es que los dineros no se pierden por el manejo politiquero que la legislación les otorga), apenas si llegamos al 0,6 por ciento del PIB. Aún no hemos entendido (como sí  los países del oriente asiático) que solo invirtiendo en ciencia, tecnología e innovación y sobre todo en investigación básica, podremos aumentar nuestra competitividad a nivel internacional, contribuir al crecimiento económico y mejorar los niveles de pobreza de nuestra población.

El desarrollo en ciencia, tecnología e innovación debe ser una política prioritaria de los gobiernos  y debería ocupar el centro de atención en la contienda electoral. Los medios deberían divulgar más lo que hacen nuestros investigadores Y el gobierno debería asumir, como política de Estado, la inversión en esta materia como lo han hecho otros países que, aunque  tan pobres como  nosotros, o incluso más, ejercen hoy a  nivel mundial un liderazgo en innovación tecnológica y en la producción de bienes con un alto valor agregado.  Felicitaciones a la revista SEMANA por divulgar estos temas. 

Juan Manuel Jaramillo 
U.Manizales
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.