Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/25/2014 12:00:00 AM

Cartas

"Cualquiera que gane, lo importante es que respete las instituciones". Ricardo Bueno

Ninguno de los dos

Respecto al titular de la portada de la revista (edición n.° 1672) , solo me queda decir que cualquiera de los dos candidatos, Santos o Zuluaga, si llegan a la Presidencia, producirán un infarto de verdad a la democracia colombiana, pues los dos son hechura y de la escuela de Uribe, por lo tanto llevan sus genes políticos, tienen pies de barro, rabo de paja, usaron la guerra sucia como plataforma de gobierno  y van a ser elegidos por las minorías, por lo tanto pondrán en peligro la institucionalidad constitucional del país.

Danilo Yepes Recalde
Pasto

Nada encontramos

Es doloroso observar la incultura ciudadana de los colombianos. Si algo teníamos de madurez y discernimiento, hoy prácticamente nada encontramos. Como elemento del realismo cruel, expresado por Antonio Caballero (Edición n.° 1672) , contemplamos cada vez más estupefactos la actuación de un dirigente que, pudiendo contribuir a la solución de nuestra gran crisis nacional, se empeña tercamente en empeorarla al extremo. Alguien dotado de talento, que tuvo la oportunidad de prepararse, que posee grandes medios de fortuna, gran experiencia de gobierno y el apoyo de multitudes, que, como pocos, dispone de recursos e instrumentos del Estado para su protección ha llegado a un paroxismo tal, que toda su actuación se podría resumir en: poder, odio, venganza y guerra: el gran capitán Povénguer. En una palabra, la expresión viva de una gran enfermedad del alma.

Bueno notar: somos innumerables los paisas que, habiéndolo apoyado en su proyecto y reconociendo lo bueno que hizo, de ninguna manera nos sentimos representados en sus excesos actuales. No todos somos maleducados, agresivos, peleadores, insultantes. No todos nos empeñamos en dividir la humanidad en buenos y malos. No todos consideramos que todo adversario es un enemigo. No todos creemos ciegamente que hay dirigentes que encarnan un mesías infalible, omnipotente e irreemplazable.  Triste que hoy, 200 años después del nacimiento de la República, siga siendo trágica verdad la constatación de un gran prohombre  de la patria, apenas muerto el Libertador: en esta patria nuestra, lo único que heredamos son nuestros odios.  

Berno Korm 
Medellín 

Sobre la Concesión Barco

En uno de sus Confidenciales publicado en la edición n.° 1672, se afirma que la conocida como ‘Concesión Barco’ terminó en 1914. No solo existió por muchas décadas más, técnicamente conocida como ‘Unidades Barco’, sino que en 1986, en la misma época en la cual el señor Virgilio Barco fue candidato a la Presidencia de la República y posteriormente elegido presidente, la familia Barco Vargas aún pretendía sacar beneficios superiores.

En efecto, en nombre de dicha familia se había instaurado una demanda contra Ecopetrol, hecho que la opinión pública desconocía. En ella se solicitaba que a la familia Barco Vargas le fueran pagados los barriles de petróleo de la Concesión Barco a los precios del crudo de  mucho mejor calidad que ya se obtenía de las explotaciones recientes. Circunstancia, por lo demás, que no dejaba de sorprender, por cuanto el mismo Virgilio Barco había rechazado años atrás el Ministerio de Hacienda por encontrarse inmerso en conflictos de interés sobre dichas pretensiones, que ya como candidato presidencial, soslayó.

Fue por ello, para absoluta claridad de la opinión pública, que la campaña presidencial de Álvaro Gómez Hurtado preparó un programa de televisión denunciando este hecho, debidamente sustentado con pruebas documentales que hasta la fecha, nadie ha desvirtuado. La familia del candidato presidencial no solo mantenía sus pretensiones contra el Estado, sino Virgilio Barco su candidatura presidencial, pese al evidente conflicto de intereses. Y es a esa denuncia, bajo el claro sentido ético que Álvaro Gómez siempre le imprimió a la política, la que ustedes ponen como ejemplo de ‘guerra sucia’. Obviamente, el candidato Barco no dijo ni mú sobre ese cuestionamiento y así lo llevaron en andas silenciosas a la Presidencia. Lo que en cambio sí resultó efectivo fue que a las pocas semanas de posesionado como presidente, Ecopetrol aceptó las pretensiones de los Barco y se retiró de los juzgados.

Guerra sucia es llenar el escenario político de mentiras. Controversia democrática es hacer públicos los temas que conciernen a los intereses personales y familiares de un candidato cuando se contraponen con los del interés general del país, como fue el tristemente célebre caso de las ‘Unidades Barco’.

Mauricio Gómez Escobar, María Mercedes Gómez Escobar, María Isabel Rueda Serbousek
Bogotá
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.