Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/2/2014 12:00:00 PM

Cartas

"En Colombia está haciendo carrera la personalización de los cargos públicos." Rafael Londoño, Medellín.

Una realidad aterradora

Excelente el artículo ‘¿Estamos perdiendo la Guajira?’ en su edición n.° 1681, no por la tragedia que viven nuestros compatriotas, también colombianos, sino por el compromiso social periodístico de la revista, que muestra descarnadamente una realidad. Es digno de elogiar y premiar, es tan importante que primó sobre  otros temas tan cotidianos, como el robo de sanitarios en el Congreso, las peleas en el mismo y la falta de entrega de unos carros, de los cuales se ocuparon otros medios.

Parecería que este problema de muerte de niños no ocurriera en nuestro  país, con tantas regalías, adquiridas como producto de  la explotación de sus tierras,  usufructuadas por dos o tres personas. Pero desgraciadamente es una realidad.

Felicitaciones a la revista porque su investigación motivó  a otros medios de comunicación y al propio presidente (quien se posesionó en esas tierras) a abordar el tema  del agua, y de la muerte de niños, por física hambre y falta de medicinas. Felicitaciones porque permitió desenmascarar  la realidad de la atención, de una entidad que debe cuidar de nuestros niños y sobre todo si son de zonas geográficas tan marginales.

Finalmente, en mi calidad de suscriptor, durante varios años he tenido la oportunidad de documentarme de tantísimos artículos periodísticos dignos de premios, pero nunca había escrito comentarios sobre ellos. El de hoy lo hago porque me ha conmovido lo suficiente, sobre todo la muerte de nuestros niños y sus  animales del cual adquieren su sustento.

Bernardo Rotawisky Saldarriaga
Cali


La grandeza del río

Me gustó mucho leer el artículo ‘Al fin… el Magdalena’, en la edición n.°1682, es muy  interesante volver a saber sobre cómo va este grandioso río y descubrir que se avanza en recuperar su capacidad de transporte a nivel de carga, con los efectos positivos sobre los costos en el envío de mercancías.

Es importante estar muy atentos a la evolución de estas contrataciones, la corporación Cormagdalena hace un esfuerzo por mostrar con transparencia cómo avanza la licitación y encontramos como lo indica la revista que solo uno le presentó su propuesta económica: el consorcio PSF Navelena. En una de las firmas hay unos apellidos que están vinculados con el mundo de la política tradicional y nos hace temer que caiga agua sucia al río. 

Al respecto, se debe entender el río como lo afirma la revista: “Un río atado a la historia, la cultura  y la economía del país”. Es clara la nota al afirmar que hay un olvido en Colombia y que muchas de las poblaciones ribereñas están sumidas en la pobreza. Pregunto, ¿cómo se va a continuar la licitación si solo hay un oferente? ¿Cómo se van a trabajar los otros hilos que atan el tejido del  río con el país, es decir los elementos de la historia y  la cultura? La percepción que queda  es que el río es importante, en donde el nivel del mismo permite la navegación comercial, pero, ¿qué se está haciendo con la parte alta del río? Es decir, ¿qué sucede con departamentos como el Huila? Además, ¿cómo se van a beneficiar las poblaciones ribereñas al convertir el río en una hidrovía?

El río es de todos, esa es la tarea que no hemos hecho. Como bien lo describe García Márquez en algunas de sus novelas, por ejemplo en El amor en los tiempos del Cólera y en El general en su laberinto deduce que los monopolios en el uso de la navegación, no traen sino destrucción, muerte y grandes beneficios para un grupo muy pequeño de nacionales y mucho para los extranjeros, además de la gran destrucción ambiental, por eso en la novela El general en su laberinto, al hablar de la desolación del río afirma que “los peces tendrán que aprender a caminar sobre la tierra porque las aguas se acabarán”. 

Ojalá la grandeza del río nos recuerde a todos los colombianos que podemos, con un gran sentido de patria, no solo devolverle su pasado glorioso sino darle el trato que merece esta sagrada cuenca. El único camino es hacer bien la tarea y aprender que más que las ganancias del momento, para la única compañía que se presentó, es pensar con altura qué hacer para que el río realmente se ame, respete, recupere, utilice y conserve.

Rodrigo Arias
Neiva


De María del Rosario Guerra de Mesa

Quiero expresar mi protesta por la columna de opinión ‘Atención: los verdaderos proyectos de ley del uribismo’, escrita por Daniel Samper Ospina (SEMANA n.° 1682), en la cual al referirse a mí lo hace insinuando que soy homofóbica, lo cual es totalmente falso y ni siquiera en broma puedo aceptarlo.

He sido siempre respetuosa de la libertad de información, de opinión y de prensa como pilares de nuestra democracia. Pero igualmente he promovido la responsabilidad social tanto del medio de comunicación como de sus periodistas. Por lo cual, tengo que expresar mi rechazo al comentario dañino que el columnista expresa sin conocer mis opiniones ni cómo ha sido mi actuar profesional sobre el tema. Me endilga posiciones y comportamientos que nunca he asumido, por el contrario he sido respetuosa de las inclinaciones sexuales o religiosas de las personas.

María del Rosario Guerra de Mesa, senadora
Bogotá


Ditirambo periodístico

¿No creen ustedes que es  un tropicalismo grotesco el “SUBE”, (SEMANA n.° 1682), dándole al muy discutible capricho despilfarrador del Teatro Colón. –obra que de restauración propiamente dicha tiene muy poco o nada de categoría de “talla mundial”–, presumiblemente extensiva a su ministra promotora y a algo que no se sabe qué será, como es “el tradicional foro de la capital”, supuestamente “revivido”. Ese galimatías periodístico es enigmático: ¿Cuál foro de la capital? ¿El foro de la capital dónde queda y qué es? ¿Cuándo murió, o entró en coma, para que ahora sea “revivido” por la simple presencia un edificio remodelado que lleva muchas décadas en su lugar? ¿Qué es un foro, en fin  de cuentas, un lugar o un ser vivo? 

¿Qué se hizo la tradicional mesura y la objetividad informativa de SEMANA para ir a dar en semejante ditirambo? No fueron suficientes páginas y páginas de publirreportajes con aroma de boletines oficiales,  había que elevar a la ministra a la gloria inmarcesible de James Rodríguez. Un poco más y opacamos en Macondo a la Scala de Milán, la Opera de Garnier en París y depronto hasta el Colón de Buenos Aires. 

Germán Téllez
Bogotá


Error de nomenclatura

N. de la R.  En la edición pasada publicamos una carta de la viceministra (e) de Agua y Saneamiento Básico y titulamos ‘Del Ministerio de Ambiente’. Aclaramos que  esa dependencia corresponde realmente al Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio. Presentamos disculpas por esa confusión.


Coronell en receso
N. de la R.  El columnista Daniel Coronell se excusó de escribir esta semana por motivos personales. Regresará en el próximo número. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.