Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/20/2014 10:00:00 PM

Cartas

"La clase media espera con ansia que no le quiten en impuestos lo poco que ha avanzado". Julián Martínez, Bogotá.

Medalla de oro

Catastrófica la noticia que comentan en ‘La mano al dril’, edición n.° 1698. Es cierto que Colombia es el país con mayores impuestos en el mundo, somos medalla de oro, solo falta que nos pongan un collar para que nos cobren el aire que respiramos.

Nos estamos convirtiendo en esclavos del Estado, estamos en peores situaciones que los socialistas o comunistas, pues la gran mayoría de colombianos apenas tenemos la tenencia, mas no la propiedad. Si se suma a esto la gran cantidad de impuestos concluimos que no somos dueños de nada.

El gobierno en materia de impuestos está retrocediendo peligrosamente al tiempo de las alcabalas y encomenderos. Le recomiendo al señor ministro de Hacienda , antes de fijar nuevos impuestos leer el libro Sublevacion de túquerres de 1800. Revuelta antifiscal, de Javier Laviña y la historia de los hermanos Clavijo, quienes optaron por cobrar impuestos hasta a las mujeres embarazadas.

La prosperidad para todos de Santos se traduce en la famosa frase de  Winston Churchill: “Una nación que intente prosperar a base de impuestos, es como un hombre con los pies en un cubo, tratando de levantarse, estirando el asa.”

¡Ojo señores congresistas!, que son los que aprueban los impuestos y las reformas tributarias. Deben  hacer un estudio juicioso, serio y profesional, pues actualmente estamos en una  sociedad decadente y con un gobierno de funcionarios corruptos. Un impuesto mal cobrado se convierte en una violencia institucionalizada. No caigan en la frase de Voltaire: “El arte de gobernar generalmente consiste en despojar de la mayor cantidad posible de dinero a una clase de ciudadanos para transferirla a otra”. 
Pues unos son los que pagan impuestos y otros son los que viven de los impuestos.

Danilo Yepes Recalde
Pasto

De la Asociación Colombiana de Petróleos

En referencia al recuadro ‘Se acabó la bonanza petrolera’, publicado en la edición n.° 1689 de SEMANA: A pesar de las dificultades que atraviesa el sector de hidrocarburos, no es cierto que se haya acabado la bonanza petrolera ni que haya comenzado el fin del auge mineroenergético. El país cuenta con una importante prospectividad geológica que permitiría, de darse las condiciones de competitividad y para operar, alcanzar una producción promedio anual de 1’060.000 barriles en los próximos 15 años, por encima de los 823.000 barriles que ha pronosticado la ACP dadas las difíciles condiciones de operación que existen y que han dejado atrapados 145.000 barriles diarios. 

La actividad de exploración y producción sigue activa en el país a pesar de las dificultades que enfrenta esta industria en la búsqueda de nuevos hallazgos. De asegurar  que las compañías puedan operar y ejecutar sus presupuestos, las metas de la industria podrían ser históricas para 2014: 50.000 kilómetros de sísmica, que sería el mayor nivel alcanzado hasta hoy en el país, 130 pozos exploratorios, la cifra más alta en la historia de Colombia; y 1.100 pozos de desarrollo que sería la tercera cifra más alta alcanzada. Esto no significa que no deba hacerse una apuesta muy ambiciosa en materia de exploración para incrementar las reservas y la producción, que exigirá entre 200 y 230 pozos al año, acelerar la exploración y producción en yacimientos convencionales y no convencionales, en proyectos costa afuera, y mejorar el recobro en campos existentes.

Si se garantiza el cumplimiento de estos objetivos el gobierno podría recaudar un porcentaje muy importante de los 12, 5 billones esperados con las nuevas medidas tributarias. Es decir, si a la industria de petróleo y gas le va bien, le va bien al país. Le va bien a los ingresos del Estado, y lo más importante, le va bien a los bolsillos de los colombianos. Más hidrocarburos, menos impuestos. 

Francisco José Lloreda Mera
Presidente ejecutivo

Sobre el ‘fracking’

La entrevista al ministro de ambiente, doctor Gabriel Vallejo,  realizada por la revista SEMANA (n.° 1688) bajo el título ‘Con el ´fracking´ el gobierno no está improvisando’ deja en claro que dicho nombramiento  no se llevó a cabo sobre la base de un conocimiento y experiencia del nominado que son necesarios en temas tan sensibles como los relacionados con el medio ambiente y el desarrollo sostenible, sino fundamentalmente por razones políticas.  No de otra manera se entiende que él diga que respeta a quienes piensan lo anterior, pero, al tiempo, les pide compás de espera porque tiene voluntad de aprender. 

Quien asume un tipo de responsabilidad como esta no es para tomarse un tiempo para aprender sobre el tema, pues previamente se supone la idoneidad sobre el asunto. Exhibir como argumento que es un buen gerente y un experto en servicio al cliente no constituye una buena razón, pues nadie puede ser un buen gerente si desconoce aquello sobre lo cual va a gerenciar, máxime cuando temas como la extracción de gas por fractura hidráulica (fracking) son “superespecializados” como lo reconoce el mismo doctor Vallejo y cualquier decisión sobre su autorización, como la que acaba de hacer el Ministerio del Ambiente,  exige examinar técnicamente riesgos como la destrucción de fuentes de agua dulce, el aumento en  la emisión de gases de efecto invernadero e incluso posibles  temblores. Lo ideal, en estos casos, es  ser cautos como le han sugerido al gobierno numerosos expertos. Países como Francia, Alemania, Austria, Australia, Bulgaria y República Checa, entre otros, han rechazado y prohibido este tipo de tecnología. 
En suma, se requiere que quien sea responsable de conceder o negar  licencias ambientales y de autorizar prácticas como el fraking lo haga con conocimiento de causa, pues solo así se podría afirmar que “estamos seguros que esta actividad puede hacerse en Colombia de manera responsable”, como lo hace el abogado Vallejo en la entrevista a SEMANA.

Juan Manuel Jaramillo U.
Manizales

Confesiones Sabidas

Repudiable informe presentado por la revista SEMANA en  ‘El ventilador del hacker’. Andrés Sepúlveda, el cual trabajó durante diez años para el uribismo, en tareas que tienen todas las implicaciones de empresa criminal, es un hombre que está protegido por la Fiscalía, luego de cuatro intentos de asesinato, y se dedica a esclarecer las chuzadas de Andrómeda y las realizadas durante la elección presidencial para 2014. 

Entre las denuncias que hace el extrabajador del Uribismo, tenemos: destrucción del proceso de paz por medio de interceptaciones ilegales a los miembros negociadores y al presidente de la Republica. Obtener información de inteligencia de la fuerza pública. Campaña de desprestigio, apoyada por el procurador, contra el alcalde Gustavo Petro, de la cual todos conocemos que el procurador salió mal librado y esperando fallo acerca de su destitución. Guerra sucia contra el fiscal. 

Sobra decir que son expertos en teorías conspiratorias. El señor presidente, Juan Manuel Santos, quedó muy comprometido a que la Justicia llegue al fondo de este tenebroso caso, que desde hace décadas venimos padeciendo en Colombia. Le corresponde a la Fiscalía concluirlo con éxito, pues ésta es la esencia de la paz.   

Omal León Muriel Arango
Manizales
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.