Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/9/2015 10:00:00 PM

Cartas

“Bienvenidas las encuestas, una manifestación de la democracia”, Luis Fernando Rodríguez, Bogotá.

Por mal camino

Leyendo ‘La Gran Encuesta’ contratada por SEMANA y RCN con Ipsos-Napoleón  Franco publicada en la edición n.°1722, queda la decepcionante conclusión de que el país va en un índice de mal camino del 23 por ciento similar a nuestro vecino Venezuela, cuya situación económica, política y social nadie en Colombia querría cambiar mano a mano.

Es poco menos que increíble que 1.000 o 2.000 encuestados sigan ciegamente la visión catastrófica, que el grupo opositor  del Centro Democrático quiere vendernos al resto del país que apoya el gobierno del presidente Santos para hacernos creer que estamos al borde del colapso social y económico, cuando se viene desarrollando una campaña de modernización del país sin precedentes para sacarlo del atraso e insertarlo en el nuevo orden tecnológico  del mundo desarrollado.

Esta visión negativa presenta de cuerpo entero la retardataria  política de carácter conservador que predominó en buena parte del siglo pasado, encabezada por el Hombre Tempestad Laureano Gómez, reencarnado hoy en día en forma inexplicable por un destacado político que ha dicho ser liberal, el  doctor Álvaro Uribe Vélez, quien ha seguido con ensañamiento sus peores defectos, entre otros el  ‘calumniad, calumniad que de la calumnia algo queda’.

Basta ver en la misma encuesta que el cuadro de imagen de personajes públicos la encabeza el doctor Uribe con un 57 por ciento de aprobación que los encuestados le dan, a pesar de las recientes y pasadas condenas  que la Justicia ha impartido a importantes funcionarios de su doble cuatrienio por obedecerle órdenes al margen de la ley. Quiera Dios que al doctor Uribe no le llegue tarde la claridad de pensamiento para deponer los odios y soberbias del Hombre Tempestad y asuma una oposición constructiva para avanzar en el camino de paz que Colombia se merece, diferente a la paz de los sepulcros que hoy propicia con sus ímpetus guerreristas.

Dionisio Velasco Velasco
Popayán


Incide directamente

Catastrófica la caída de imagen de nuestro presidente y el aumento de los escépticos e incrédulos sobre la firma del acuerdo de paz. Lo grave del asunto radica en que la imagen de un presidente incide directamente en la imagen de un Estado y de un país y trastoca la identidad nacional.

La reacción negativa de la opinión pública ante las políticas del gobierno plasmadas en la encuesta de la  revista SEMANA (edición n.° 1722) es el resultado de su inconformismo ante el pésimo manejo y la falta de resultados y compromisos con el pueblo, de su mediocre gestión como presidente.
Si tenemos en cuenta que parte de este fracaso lo viene arrastrando de sus cuatro años  de gobierno anterior, es el momento de reorganizar su gabinete de áulicos, con nuevos integrantes que no necesiten untarse de mermelada, porque según las encuestas el 90 por ciento de los ministerios se rajan y también son culpables de esta debacle.

Con estas encuestas el gobierno pierde credibilidad y pone en alto riesgo el futuro político de su partido y adhesiones. Las cifras dejan al presidente a la par con la imagen de Maduro en cuanto al manejo del Estado, con la diferencia de que Maduro es un  dictador y orate político.

Danilo Yepes Recalde
Pasto


De un maestro


Después de todo lo que se ha hablado por parte del gobierno, editorialistas, representantes del magisterio, sabios y profanos acerca de la calidad de la educación y el pliego de peticiones del magisterio (SEMANA n.° 1722), no sobra aclararle a la opinión pública lo siguiente ya que los anteriores no lo han dicho:

1. El magisterio no se opone ni se ha opuesto a la evaluación ya que rectores y coordinadores año por año lo practican, los cuales en su mayoría tienen más características de capataces que de gestores que lideren procesos de aprendizaje e innovaciones –aunque se las propongamos– que conlleven a cambios sustanciales y contextualizados en el quehacer académico; solo les interesa que el docente emplee la totalidad del tiempo en el salón de clases sin espacios para que haya interrelación entre docentes para planear en equipos, hacer ajustes, transversalizar, etcétera, entre otras espacios pedagógicos amplios y no de 30 o 45 minutos semanales cuando estos se dan.

2. El magisterio se opone y rechaza la metodología aplicada en la evaluación para ascensos que no cumplen los requisitos mínimos, que conlleven a un análisis y reflexión de sus posibles debilidades o fortalezas, o a una retroalimentación que les permita ser más eficientes, ya que esta está atada a la disponibilidad presupuestal que es casi nula.

3. Cuando se compara la educación pública u oficial con la privada no tienen en cuenta que la privada se puede dar el lujo de seleccionar entre cientos de estudiantes y además entrevistar a los padres, mientras que en la oficial debemos recibir a todo el que solicite ingreso con el mínimo de requisito e incluso de compromiso, forzados por los irreverentes, groseros, con poca capacidad de concentración y desconocimiento de las jerarquías, entre otros; a esto súmele la masificación: entre 45 y cincuenta y tantos alumnos… a los escépticos los invitamos a que participen en una clase de cualquier colegio oficial para que vean la realidad.

4. Sobre el problema de los salarios y la salud ni hablar, desde hace por lo menos 12 años nos los han conculcado sin vergüenza y sin sonrojo.

Henry Javier Durán Solís
Medellín


Sobre el ‘fracking’

En atención al artículo publicado en la edición n.° 1722 titulado ‘Estados Unidos: tiembla el fracking, me permito comentar lo siguiente:

El estudio citado como fuente de análisis de carácter preliminar que no presenta conclusiones definitivas, es muy claro en precisar que no es posible tener una correlación entre las actividades de hidrocarburos con la generación de sismicidad y que requiere continuar los estudios para llegar a conclusiones finales.

Por lo tanto, la interpretación del estudio del Servicio Geológico de Estados Unidos es errada por parte de la revista, situación que afecta enormemente a la industria de hidrocarburos que con el gobierno ha hecho un gran esfuerzo por socializar de manera abierta, franca y de cara a la comunidad esta técnica.
Adicionalmente, quiero manifestarle que no obstante que en el país no se ha iniciado la exploración de yacimientos no convencionales (YNC), Colombia cuenta ya con una normatividad clara y muy exigente que tiene como objetivo prevenir cualquier riesgo de sismicidad durante la estimulación hidráulica.

El fracking y el offshore permitirían al país incrementar sus niveles de reservas que en la actualidad están solo para seis años. No obstante esta necesidad de encontrar nuevos descubrimientos para incrementarlas, la industria está de acuerdo con que las normas fijadas para la exploración de YNC son totalmente necesarias para lograr una exploración social y ambientalmente responsable.

Francisco José Lloreda Mera, presidente ejecutivo de ACP
Bogotá
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.