Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/20/2015 10:00:00 PM

Cartas

“Las FARC están desaprovechando una oportunidad que solo regresará en 50 años”, Pedro Pablo Orozco, Tuluá.

Dos clases de efectos

En su edición n.° 1728, específicamente en la sección de Confidenciales, uno de estos se tituló ‘Avales en el aire’; allí se habló de la decisión del Consejo de Estado que tumbó los estatutos del Partido Liberal, se colige que al ser las últimas jefaturas del partido (Simón Gaviria y la actual) ilegítimas los avales otorgados hasta hoy también lo son. Es importante anotar que las sentencias proferidas en la jurisdicción de lo Contencioso Administrativo tienen dos clases de efectos, ex tunc que traduce desde siempre, es decir que el acto nulitado es nulo desde su expedición y, por ende, todos los actos consecuentes de este y efectos; ex nunc que traduce hacia el futuro, en este caso el acto es nulo desde el momento en que el fallo alcanza su ejecutoria y, por ende, los actos anteriores y consecuentes de este tendrán validez. En el caso es particular el Consejo de Estado; nada dijo sobre que los efectos fueran ex tunc, de allí que en mi calidad de militante del Partido Liberal deba recalcar que en nada afecta la decisión en mención a los avales entregados en otrora.

Carlos Manuel Cárdenas Escobar
Guadalajara de Buga


Dos salidas

Respecto al artículo ‘Jugando con fuego’ en su edición n.° 1728 hay dos salidas para la irracional escalada de las Farc: la primera es el cese bilateral al fuego, que es el objetivo de ellos y que seguramente todos los colombianos estaríamos dispuestos a aceptar, si a partir de ese momento las Farc dejan de delinquir; esto es, no vuelven a secuestrar, a extorsionar, sembrar minas, dejar el narcotráfico y la minería ilegal y por supuesto a no matar; cosas que con absoluta seguridad no están dispuestos a realizar. La segunda opción es que nuestro gobierno, con nuestras Fuerzas Militares les recuerden a las Farc que los que tienen el mando de la situación somos nosotros y respondan a cada agresión de las Farc, llámese volar una torre, un oleoducto, matar un militar o un civil, con bombardeos a la estructura de las Farc más cercana al sitio de los hechos, así sea que el blanco esté dos departamentos más al norte o al sur; no irlos a buscar en el cuerpo a cuerpo, para no exponer nuestros militares. Con toda seguridad en 15 días desde La Habana darán la orden de cesar sus actividades y estaremos más cerca de la paz. Es decir, llegó la hora de no poner el otro cachete, sino mostrarles los dientes y recordarles que si no aceptan el proceso de paz deben regresar al monte, incluyendo a los de La Habana. Da tristeza escuchar al presidente que después de firmar la paz se volcará hacia el agro, eso es lo que deberíamos estar haciendo ahora junto a los empresarios; si mejoramos totalmente el bienestar de nuestros campesinos, ni por la fuerza irán a engrosar las filas de esos bandidos. Esa es una tarea que tenemos pendiente con o sin la firma de la paz y serviría más que el proceso que se está realizando.

Henry Medina Muñoz
Bogotá


Pistola con los pies

Sobre el artículo de portada de su edición no 1728: este es el estilo demostrado de la guerrilla a través de largos años de intentar el país algún acuerdo de paz con ella. Todo ha sido una farsa. No se puede llamar de otra manera, o como coloquialmente se entiende en cualquier lugar de este martirizado país: nos vienen mamando gallo y viendo la cara cuadrada  a todos, o sencillamente nos vienen haciendo pistola con los dedos de los pies, mientras vociferan promesas de paz, repitiendo un libreto fríamente calculado (pero ¿desde cuándo? Siempre), que ya se convirtió para propios y extraños en un sainete vergonzoso e indignante. Ya es el estilo de vida de la guerrilla. A la guerrilla no le interesa la paz; ya que no sabe hacer otra cosa que echar plomo, ganar millones con el narcotráfico, asesinando sin asco, robando lo que ha sido el resultado del largo y arduo trabajo honesto o de la iniciativa privada, envenenados por sus resentimientos y odios, destruyendo todo lo que cada uno de sus integrantes se declaró incapaz en conseguir o hacer lícita y limpiamente por sus propios medios y esfuerzos. Comiendo y bebiendo a sus anchas a donde lleguen (aún no se conoce el primer caso de guerrillero raquítico).

Rubén Darío Avendaño
Bogotá


Un crédito

N. de la R. En la sección Enfoque de la edición n.° 1726, SEMANA publicó la imagen de una pintura del artista bumangués Antonio Frío sin dar créditos a su autor, ni información sobre el trabajo. Se trata de la obra La sed del guerrero(2002), un óleo sobre lienzo (100 por 80 centímetros) que hace parte de la serie Iconografía inédita del Libertador Simón Bolívar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.