Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/08/01 22:00

Cartas

Más allá de teorías, un dólar alto es empobrecimiento para todos, Carlos Obregón, Bogotá.

Cartas

No es un pecado

Leí con especial atención el informe titulado ‘Mi pareja es homosexual’ (edición n.°1734) y no estoy de acuerdo con que sea un drama salir del closet para alguna de las dos partes de un matrimonio. Resulta mucho más dramático ocultar a la pareja los verdaderos sentimientos y es mucho más honesto tomar la decisión de no continuar con esa relación y seguir los designios del corazón

Juan Carlos Forero A.
Cali


Por el bien de los cóndores

Desde hace años soy un apasionado de la naturaleza y los temas ambientales. Parte de mi tiempo libre lo invierto en recorrer y documentar el daño en nuestros bosques y páramos y he sido testigo del terrible daño que el hombre ha causado. Es por eso que veo con profunda alegría la noticia de la sección Enfoque de la edición n.° 1734, según la cual Chile regalará seis cóndores a Colombia para tratar de preservar esta especie en nuestro país. Enhorabuena.

Sebastián Krieger
Bogotá

Merecen respeto

Estoy totalmente de acuerdo con los argumentos de María Roa, directora del Sindicato de Trabajadoras Domésticas, publicados en la entrevista de su edición n.° 1734. Es el colmo que en pleno siglo XXI algunas personas sigan considerando que las empleadas son como unas esclavas sin derechos.

Alexandra MacCormick
Bogotá

‘Dura lex’…

La entrevista de Enrique Santiago, principal asesor jurídico de las Farc (edición n.° 1734) fue todo un baldado de agua helada para quienes quieren ver a los miembros de esa guerrilla en la cárcel, pues lo más seguro es que eso no vaya a pasar. Pero también lo fue para quienes apoyan el proceso de paz pero saben que son muchos los sapos que los colombianos nos vamos a tener que tragar para obtener por fin la paz. Pese a esto, creo que fue un acierto oír lo que dicen desde la otra orilla y saber, que así como ellos son culpables, desde la otra también hay responsables por la barbarie que hemos vivido especialmente en los últimos 15 años.

Gregorio Cruz
Bogotá

Vueltas políticas

Sorprendida quedé con el artículo ‘¿Matrimonio en 2018?’ en el que se muestra cómo Álvaro Uribe y el gobernador Sergio Fajardo podrían terminar unidos en torno a un solo candidato para la Gobernación de Antioquia y cómo esta alianza podría ampliarse a la campaña presidencial que se debe hacer dentro de tres años. (SEMANA n.° 1734) Si eso ocurre, creo que el gran perdedor sería Fajardo, pues dejaría ver que por llegar al poder sería capaz de hacer cualquier cosa. De darse, sería la unión, el final del choque que durante muchos años han tenido varias generaciones de antioqueños que tienen formas muy distintas de vivir el mundo. Como dirían los viejos: “Siquiera se murió Nicanor Restrepo”.
Adriana Arango
Medellín

Rica comida

La denuncia que hace SEMANA sobre la empresaria de las comidas de Córdoba, Leda Guerrero (edición n.°1733) y la que hicieron lo que está pasando con las raciones escolares en Chocó bajo el título ‘Mal sabor en las escuelas’ están poniendo al descubierto que detrás de unos buenos programas que estamos pagando todos los colombianos hay grandes negociados y torcidos. Así como hace años la salud se convirtió en una nueva fuente de corrupción, ahora la educación está en la mira de políticos y empresarios inescrupulosos. Ojalá el gobierno y los organismos de control le pongan cuidado a semejante vagabundería.

Néstor Ulloa
Chía

Cojea pero llega

Resulta espeluznante y sobrecogedor el ar-tículo ‘El método del abusador’ publicado en la sección Gente de la edición n.° 1734. Es indignante que una figura pública como Bill Cosby, con el cual muchos crecimos viendo durante años por televisión, acudiera de forma tan vil y descarada a métodos para violar a decenas de mujeres. La justicia mediática ya le llegó. Falta que la justicia penal actúe en su contra con una condena ejemplar.

Juan Esteban Osorio
Medellín

Del general Montenegro

Quiero expresar mi opinión y  comentarios sobre el artículo ‘Guerra perdida contra las drogas’ (edición n.° 1731). En el artículo se indica que ante el aumento de la producción de drogas y de  los cultivos ilícitos, se señala que el balance no es alentador.

Causa dolor de patria que en el exterior se valorice y aprecie más los resultados alcanzados  frente al combate al narcotráfico, que en Colombia.

Constituye una ofensa  a la memoria de policías y soldados caídos en la lucha contra el narcotráfico, el calificarse que se ha “perdido la guerra contra las drogas”.

Estos calificativos desmoralizan a los integrantes de la fuerza pública, lesionan su dignidad, desestimulan el continuar el  combate al crimen organizado.

Esta calificación de guerra perdida, constituye  la peor bofetada, la peor ofensa que impacta con dolor y tristeza, la memoria de policías, soldados, infantes de marina  caídos en esta lucha; las viudas y huérfanos concluirán que no valió la pena el sacrificio de sus esposos y padres.
Para calificar los resultados logrados, implica tener autoridad moral, que se alcanza cuando se ha vivido esta lucha en la propia área de combate.

Pregunto al país, a los 44 millones de colombianos, ¿qué habría ocurrido si la Policía no hubiera enfrentado con decisión a estas empresas criminales desde los años setenta en adelante? Seguramente hoy  estaría vivo el cartel de Medellín y el de Cali, inundando de droga al mundo juvenil, a nuestro futuro; día a día  los índices de violencia se hubieran incrementado, sin control alguno. El enfoque represivo ha sido positivo frente al desmantelamiento de los grandes carteles, logrando un gran debilitamiento financiero, aplicando la figura de la extinción del derecho de dominio.

Al no reprimir con contundencia al narcotráfico, hoy seríamos una narcodemocracia, un Estado fallido y la cenicienta de Suramérica. Gracias a la Policía Nacional, a sus Fuerzas Militares, hoy Colombia es un país desarrollado, referente internacional en esta lucha, digna de imitar en sus mejores prácticas.
De acuerdo con el gobierno hay que rediseñar nuevas estrategias, nuevos rumbos, en el contexto internacional, para enfrentar a este flagelo. Estoy de acuerdo con el señor general Ricardo Restrepo, director antinarcóticos, quien señala que la aspersión aérea no es lo único que tenemos para combatir el narcotráfico.

General (r) Luis Montenegro R,
exsubdirector de la Policía Nacional
Bogotá


Reconocimiento inmerecido

No comparto el reconocimiento que hace SEMANA en su edición  n.° 1719 al exfutbolista Diego Armando Maradona al destacarlo en la sección Frase de la semana. Más allá de que haya repetido una frase de libreto que por supuesto todos los colombianos compartimos, después de los bochornosos acontecimientos que protagonizó, se hace poco creíble que la haya expresado  sinceramente… Es bien sabido que Maradona representa lo contrario de lo que  debe poseer y expresar un líder, un personaje de reconocimiento público como él que es seguido por niños, jóvenes y adultos a nivel mundial.

Carlo Giovanni Pinzón Hincapié
Cali 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.