Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/2016 12:00:00 AM

Cartas

"Podemos estar en desacuerdo, pero la entrevista muestra a un ser humano". Carlos Felipe Cortés, Bogotá.

Los reencauchados

Si tenemos en cuenta que el fin de la política es bien común, donde debe imperar la democracia plena, la frase más estúpida que he escuchado ha sido “Vamos a hacer política sin armas” (SEMANA n.º 1761).
Timochenko cínicamente manifiesta que “nosotros desarrollamos la guerra como un objetivo político”, desconociendo que la política es la ciencia de la gobernabilidad de un Estado o Nación, y es, además, el ejercicio del poder para el bien común de las personas; la política es una rama de la ética, por lo tanto es incoherente y  carece de todo sentido  hacer política sin armas. Según el adagio popular ‘el pez muere por la boca’, Timochenko ha confirmado que las actuaciones de las Farc no eran políticas sino narcoterroristas. Es muy diferente que ahora con la firma del acuerdo de paz, los integrantes de las Farc se reencauchen como políticos maquiavélicos, pregonando que el fin justifica los medios.

Danilo Yepes Recalde
Pasto

Qué bueno sería

Qué bueno sería que ya entrados en el debate que provocaron las tres columnas de Coronell en SEMANA, se tomaran más en serio las graves violaciones a los derechos humanos de las mujeres en este país. ¿Por qué reaccionamos como si fuera algo nuevo y excepcional la relación entre un jefe y su secretaria, cuando hemos venido tolerando abiertamente y hace mucho tiempo las relaciones entre  profesores y estudiantes (en todas las universidades las hay y con  menores de edad), las ya caricaturizadas relaciones entre enfermeras y médicos, etcétera? ¿Por qué no reaccionamos con la misma vehemencia ante los feminicidios, ante los casos de violencia física y sexual? No está de más recordar la cifra y comprenderla de una vez: cuatro mujeres son asesinadas al día, la mayoría entre 20 y 34 años de edad, en vías públicas, con arma de fuego y los fines de semana.
Qué bueno sería que estos casos tuvieran tanta visibilidad y movieran a la indignación de los ciudadanos como la relación entre un jefe y su secretaria.

Luisa Fernanda López
Bogotá

En defensa de los periodistas

Me pareció destacada y necesaria la columna del periodista Daniel Coronell titulada ‘La sencilla tarea del reportero’ de la edición n.º 1761, pues la gente debe comprender la importancia del trabajo de los periodistas. Definitivamente, la prensa tiene un contrapoder cuando es genuina y tiene una función esencial para la sociedad civil. Es su deber revelar verdades, por dolorosas e incómodas que sean para algunos, e informar sobre los hechos con mucha rigurosidad. Lamentablemente, cada año se ven cifras alarmantes de periodistas asesinados en el país, lo cual demuestra que la libertad de prensa en Colombia todavía sufre constantes y profundos golpes. Ojalá en el futuro cambie esta triste realidad.

Santiago Torres
Bogotá

Violencia de género

Aterradora la cifra de 14 mujeres muertas en Cali en el primer mes del año 2016, tal y como lo muestra el artículo ‘¿Por qué las matan?’ de la edición n.º 1761 de su revista. Queda claro que los problemas sociales del país son profundos y que la falta de educación genera pobreza, y esta conduce a la violencia en todas sus formas, incluida la de género. Ya es hora de que se tomen medidas para que en el futuro puedan bajar las tasas tan altas de feminicidios, pues el problema no es solo de Cali sino de todo el país donde aún impera la cultura machista.

Eduardo Arango
Cali

Las incoherencias de Peñalosa

Son interesantes las preguntas del columnista León Valencia en SEMANA, edición n.º 1760. Considerábamos cosa del pasado eso de que lo que hacía un gobierno liberal llegaba uno conservador  a destruirlo, o al contrario, con el mismo despilfarro de nuestros menguados recursos.
Destaca León Valencia que los colombianos pagamos ya, por estudios a calificados expertos internacionales, la suma de 130.000  millones de pesos, avalados por el Banco Mundial y aprobados por el gobierno nacional. Pero ahora el doctor Peñalosa, como por arte de magia, saca de la manga un metro muy diferente, sin sustento en estudios....

Las otras preguntas sacan a relucir las incoherencias de la propuesta de Peñalosa. Pero lo que más nos duele a los bogotanos y colombianos es ver destruida la ilusión del metro de Bogotá trazado en nuestro corazón hace más de 60 años.
¿Dónde están los organismos de control que deberían salir a defender la sumita de los 130.000 millones? ¿Dónde está el gobierno nacional que calificó el metro como la mayor obra civil de toda la historia del país?

Es cierto que Petro se rajó en varios aspectos... y no tuvo buenos modales para hacer valer sus propuestas asertivas (porque las están replicando) como lo del cambio climático, no porte de armas por los civiles, no discriminación, resultados en educación... Pero si él ya no está, se pueden analizar con cabeza fría las cosas que se pueden continuar ante todos para que los contribuyentes no salgamos de paganinis doblemente.

Fidel José Vanegas Cantor    
Bogotá

Precisión conceptual

En Confidenciales, revista SEMANA n.º 1761, se informa: “Unión libre. Todo indica que ya  casi nadie se casa. Las últimas estadísticas de cuántos niños nacen en el mundo de padres no casados indican que el promedio ya va por la mitad. Lo sorprendente es que Colombia ocupa el primer puesto en la región”.

La información no es correcta. 1) La expresión unión libre es contradictoria porque lo que está unido no está libre. 2) En Colombia no existe la unión libre. La ley regula la mal llamada unión marital de hecho o lo que es lo mismo, unión matrimonial de hecho. 3) Por jurisprudencia de la Corte Constitucional, a la unión matrimonial de hecho se han extendido los deberes y derechos que corresponden al matrimonio ceremonia, de tal manera que las diferencias entre la unión matrimonial de hecho y el matrimonio formal son mínimas. 4) La unión matrimonial de hecho debe ser reconocida como un verdadero matrimonio cuya constitución es meramente consensual. 5) En últimas, no es que ahora las parejas no se casen, sino que han optado por el matrimonio consensual en vez del tradicional matrimonio ceremonia. 6) El Congreso está en mora de legislar sobre el matrimonio consensual para que se reordene la institución familiar y se restaure la conciencia de compromiso en el hogar.

Carlos Fradique-Méndez
Bogotá

Aclaración

N. de la R. En la edición n.º 1761 del pasado 31 de enero, SEMANA publicó la primera entrega de un especial de pensiones y cesantías en el que se hizo referencia, entre otros temas, a las posibles soluciones a la crisis pensional propuestas por Asofondos. Sin embargo, dichas propuestas no corresponden a las planteadas por el gremio para Colombia, sino a las que existen en el mundo y que no necesariamente se deben adoptar en el país.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.