Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/02/20 00:00

Cartas

"Corrupción o no, esta situación es absolutamente intolerable". Silvio Camacho, Bogotá,

Cartas

De La Guajira olvidada 

Los “absurdos” de La Guajira, en la columna de María Jimena Duzán, edición n.º 1763, son una verdad a ojos vista desde hace muchos años, en la que los wayúu no reciben ningún beneficio de lo producido por sus tierras para poder sobrevivir con salud y alimentar a sus hijos.
Esperemos que las autoridades centrales, que durante tantos años lo saben y lo han permitido,  esta vez hagan algo para esas gentes desamparadas y abandonadas por los políticos corruptos que en La Guajira se reproducen como los chivos.

Es vergonzoso saber que al departamento le han dado más de 4 billones de pesos de las regalías y se la hayan dilapidado algunos políticos corruptos de turno, que andan vanagloriándose de las posiciones que ocupan y apoyados por políticos que quieren así llegar a gobernar a Colombia. 

Juan  B.  Abuchaibe  Rocha
Riohacha

De un cartagenero

En la edición n.° 1763 se hace un análisis muy serio y profundo sobre los males que intestinamente rodearon a Reficar. Como habitante de Cartagena, estoy realmente preocupado por una obra que desde que comenzó fue comidilla de todos los días en la Heroica. Pero lo que resulta extraño, es que en el diario vivir cartagenero todos los operarios, ingenieros y demás personas preparadas en esas lides buscaban espacio en una empresa que, por comentarios callejeros, pagaba unos salarios exorbitantes a personas sin siquiera tener competencias funcionales, lo que conllevó una desmesura en la vida diaria en esta ciudad convirtiéndola en una pequeña Atlantic City o Las Vegas, por lo concurridas que estaban las zonas de tolerancia y casinos, cada día de pago, por las abultadas billeteras de sus trabajadores.

Todos deseaban trabajar en la obra de Reficar y ser obreros de CB&I, era un estatus en esta ciudad. Pero lo que verdaderamente nos entristece, es que como megaobras y megaproyectos pasen por las narices de nuestros organismo de control, sin que durante su ejecución nadie ponga el dedo en la llaga. Carbocol-Intercor, Cerromatoso, túnel de la Línea y demás complejos industriales que se han dado en este país, a manera de ejemplos, han estado en un hermetismo durante décadas sin que nadie se preocupe sobre lo que pasa en su interior, dado que, por ser proyectos en asocio con multinacionales, se toca con mucha sutileza su proyección y ejecución, no sabiendo que estamos en pleno derecho de conocer en qué se destinan los dineros que los colombianos aportamos para el desarrollo de nuestro país.

Mike Pernett Correa
Cartagena

¿Quién pagará?

¿Contra quién o quiénes va a repetir la Nación por las supuestas incompetencias e improvisación en Reficar (SEMANA n.º 1763)?

Luis Fernando Sardi Aparicio
Bogotá

Humillado el honor

Colombia es la palabra  sagrada y la palabra mágica de todos los ciudadanos virtuosos, dijo Simón Bolívar. El asalto a los bienes del Estado empezó con Luis Fernando Gómez, quien, confirmada la victoria de Bolívar en Boyacá, corrió a robarse lo valioso de la Casa de la Botánica.  Hechos semejantes originaron el decreto de pena de muerte por traición a la patria, firmado por el general Santander el 23 de octubre de 1819.  

Como destacó Vicente Azuero, de 25.000 pesos de impuestos recibidos en Soatá, Gómez se robó 20.000.  Bolívar, en 1824, adicionó la pena de muerte a los jueces que no la aplicaran a los ladrones del fisco. La respuesta fue tirano, usurpador y cuatro atentados contra su vida en Bogotá.

Llevamos 197 años de independencia, sin que las leyes nos hayan dado la libertad.  Somos esclavos de un sistema oprobioso, criminal, heredado de la Colonia, de traición a la patria en robos al fisco, ciudades, departamentos, regalías petroleras, aportes a la salud, parafiscales, ingentes defraudaciones de refinada imaginación  delictiva de mafias políticas amorales, amparadas en la democracia, el Estado de derecho, la legitimidad, sin Dios, ni palabra sagrada alguna, que culminó en Reficar (SEMANA n.° 1764), dejando humillado el honor y la moral de los ciudadanos virtuosos.  

Isaac Vargas Córdoba
Florencia

La disfruto mucho

Me acaba de llegar la primera revista de mi suscripción de dos años, más contento que marrano estrenando lazo. Quiero comentarle, acá entra nos, señor director, que la disfruto mucho, la leo y critico con pasión. Es mi sitio de consulta para mi estudio de Derecho.

Un abrazo desde La Guajira, muchas gracias por estar tan atentos a lo que sucede acá con la corrupción y con la muerte de nuestros niños por física hambre.  No olviden: la prensa, el cuarto poder.

Luis Hernán Tabares Agudelo
Riohacha

La función onírica

Su reciente edición n.º 1760, presenta un tema en su sección Vida Moderna que manifiesta su seriedad al contribuir al legado de informar bien temas pertinentes para el desarrollo individual y grupal de la nación entera. Describir la función onírica del ser humano es desentrañar uno de los temas tabú anteriores. Ahora, ya no quedarse en sus fases Mor/Rem en inglés y No Mor /No Rem, ni en interpretar sueños y símbolos con expertos como el doctor Sigmund Freud en el siglo XX. Cuando dormimos recordamos a Walt Disney, que alguna vez en el siglo pasado dijo que “no hay que dormir solo para descansar sino para soñar pues los sueños están por cumplirse”. Ahora, describir ventajas de posiciones físicas inicialmente adoptadas al dormir, según costumbres, estilos y beneficios circulatorios, respiratorios, digestivos, musculares o articulares es muy provechoso. Recordemos que el cerebro sigue trabajando y organizando enseñanzas y experiencias aprendidas previamente a conciliar el sueño que, fuera de ser necesidad primaria básica, si se respeta de veras no solo el propio descanso, genera mejores resultados de convivencia y disminuye la agresividad diurna de cualquier ciudadano.

Apenas necesario en tiempos de paz y perdón.

Diego Casabianca Escallón
Bogotá

De la federación de casinos y bingos

Me refiero al artículo ‘No hay que poner más impuestos a quienes ya los pagan’ publicado en la edición n.° 1763, en donde se realizó una entrevista al presidente del BID, Luis Alberto Moreno, en la cual este manifestó que “no entendemos por qué los casinos en el país no pagan IVA, acabar las exenciones mejoraría mucho los ingresos”. Creemos conveniente aclarar que en el gremio de juegos de suerte y azar la base gravable mensual del impuesto al valor agregado (lVA) de los juegos localizados (casinos), tales como las maquinitas o tragamonedas, está constituida por el valor correspondiente a 20 UVT; en el caso de juegos de bingos, la base gravable mensual está constituida por el valor correspondiente a tres unidades del valor tributario por cada silla.

Complementario a esto, el recaudo por concepto de IVA de los juegos localizados a 31 de diciembre de 2015 fue de 224.905.100.000 pesos. Además, generamos un rubro destinado al sector salud por un valor de 228.217.533.407 pesos.

Evert Montero Cárdenas,
presidente de Fecoljuegos
Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.