Martes, 21 de febrero de 2017

| 2016/05/14 00:00

Cartas

"Ese señor nos recuerda que la democracia puede entronizar los peores engendros", Felipe Cifuentes, Bogotá.

Cartas

Perspectivas dramáticas

Acerca de la portada de la edición n.º 1775, mi hijo Alex, residente en Estados Unidos desde 1980, exclamó recientemente que es insólito y triste que entre más de 300 millones de estadounidenses no hayan surgido unos aspirantes a la Casa Blanca de mayor capacidad, recursividad y experiencia, que abundan en esa poderosa nación. Y yo me atrevo a agregar que esta contienda que lideran Trump y Clinton, quienquiera que gane, puede desembocar en perspectivas dramáticas y en extremo peligrosas, no solo para los Estados Unidos sino para todo el planeta. ¡¡Qué horror!!

Carlos Reger Tlusty,Bogotá.

Con plata se puede

Respecto al favoritismo del candidato republicano Donald Trump, relacionado en su portada de la edición n.º 1776, queda demostrado que con plata cualquiera sin formación económica ni ninguna experiencia en política puede llegar a ser presidente de cualquier país.

Donay Botello López, Cúcuta.

¿La siguiente carátula?

¿En noviembre la portada será de payaso a presidente?

Pedro A. Prieto, Bogotá.

Respaldo y garantía

Su artículo sobre el blindaje a los acuerdos (edición n.° 1775) muestra que, con respaldo o sin él, un acuerdo de paz solo se blinda y garantiza cuando es un hecho consumado con la firma del mismo. Sin esa firma no existe convenio alguno para garantizar.

Respaldo y garantía para lo acordado, son dos cosas diferentes en unas conversaciones que, exentas de especulaciones, lleven finalmente al desarme e ingreso a la política por parte de las Farc, y al cumplimiento de las reformas por parte del Estado o del gobierno (¿cuál de los dos?).

El bien supremo que es la paz, en 50 o más años, viene siendo destruido en el campo y en el alma de los colombianos por el escalamiento de una guerra civil no declarada, con comprobadas atrocidades condenadas en el derecho penal internacional. Muchos muertos, algunos de ellos valiosos y otros inocentes, con el sufrimiento y el atraso que nos dejan, hacen parte del costo que nos han obligado a tributar en la apátrida lucha por el poder, para llegar a Oslo y luego a La Habana a iniciar conversaciones buscando un final al conflicto armado como un prerrequisito de la paz duradera. Mucho se ha avanzado en ello, casi en todo, menos en la confianza, como si ese costo fuese poco para conseguir la paz, y es por ello que la politiquería no se aclara, y temerosa de no tener la altura que exige el momento y el futuro, busca y encuentra atajos legales para evitar que lo acordado y firmado sea garantizado contra el poder destructor de alianzas politiqueras, enemigas definitivas de la paz y promotoras del delito y la guerra que le son más rentables. No olvidar que la paz es una obligación constitucional según el artículo 24 de la Carta Magna.

Daniel Muñoz, Medellín.

Marcar tendencia

Muy oportuno y ponderado el análisis que presentó SEMANA en la edición n.º 1774 acerca del ‘remezón’ causado en la Feria del Libro por un ‘youtuber’. También en esta materia hay profundas divisiones en la opinión pública. Por una parte, están quienes defienden otro tipo de literatura, de valores y de gustos; por otra, aquellos que creen que todo eso es cosa del pasado y nostalgia de los mayores, y que es necesario acomodarse a los cambios en la sociedad, promovidos especialmente por los avances tecnológicos. El criterio de juicio, como en tantas otras cosas, debería ubicarse en el aporte que un personaje y su obra, independientemente de la época, hacen al desarrollo de la persona, su crecimiento, madurez y genuina autonomía, más allá de la experiencia fugaz de placer y diversión, promovida por lo que ‘marca tendencia’.

Carlos Julio Cuartas Chacón, Bogotá.

La paz no se decreta

Excelente sección de la revista SEMANA denominada ‘Rumbo a la paz’. Precisamente, una buena labor de los medios de comunicación es la de informar sobre el avance del proceso con las Farc y el ELN. Más pedagogía para la paz es lo que necesitamos en esta hora los colombianos. Es fundamental estar informados y conocer los avances de los diálogos que esperamos nos conduzcan a terminar el conflicto armado.

Es claro que con su terminación y firma no se logrará la paz. Esta no es simplemente una firma entre el Estado y los grupos al margen de la ley. ¡La paz no se decreta! Se construye a diario y lograrla es un compromiso de todos.

Independientemente de nuestras visiones, el país necesita que en medio de las divergencias todos tengamos espacios. Es hora de que nuestros conflictos los resolvamos en virtud de los argumentos de la razón. ‘La piedra en el zapato’, ‘El dedo en la llaga’, ‘La controversia’, ‘El dilema’, ‘Para no repetir’, ‘Del dicho al hecho’, ‘Al tablero’, entre otras notas, ilustran claramente los avances de esta negociación histórica para Colombia. ¡Felicitaciones SEMANA!

Luis Carlos Ramírez Hernández, San Juan de Rioseco.

Traición a la patria

En la página 34 (SEMANA n.º 1769) sobre el doctor Edgardo Maya, contralor general de la República, ‘Calladito, calladito’, dice el elogio a su brillante silencio: “El abogado vallenato lleva un año en el cargo y se ha hecho sentir solo por los temas que tienen que ver con su trabajo”.

La corrupción, el peor vicio del país, causante de violencia, miseria, criminalidad, analfabetismo, desigualdad, inseguridad, humillación a base de reformas tributarias ofensivas a la ciudadanía, tiene que encontrar en la autoridad y moral de la Contraloría su fin definitivo.

Al descubrimiento de valores y las técnicas del bandidaje, la concusión, la malversación, la rapiña, el peculado, ya que el Congreso, fortaleza amoral no lo hace, debe agregarse el trabajo de impedirlas, con controles insalvables propuestos al gobierno, con penas y sanciones severas y ejemplares para los traidores, que nos lleven al honor de los países menos corruptos del mundo.

Isaac Vargas Córdoba, Florencia.

De Alianza Verde

El Partido Alianza Verde se permite aclarar que en el artículo central ‘La nueva baraja de Santos’ de la edición impresa n.º 1774 de la revista SEMANA se publicó información equivocada en relación con la personería jurídica del partido. En el artículo se afirma que Jorge Londoño, actual ministro de Justicia y del Derecho y cofundador del partido, “es el dueño de la personería jurídica de ese partido”, afirmación que no es verdadera ya que el ministro Londoño nunca ha tenido la personería jurídica de los verdes y en la actualidad esa figura está en cabeza del representante legal del partido, Rodrigo Romero, y del secretario general, Jaime Navarro, como se puede constatar en documentos oficiales del Consejo Nacional Electoral.

Astrid Uribe Ortiz, jefe de prensa Bogotá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.