Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/21/2016 12:00:00 AM

Cartas

"Creo que la mala fe ha permeado las críticas contra la ministra" Julio Enrique Anzola, Bogotá.

Fomentar el odio, oponerse a la paz

El autor del artículo ‘La encrucijada de Gina’, edición n.°1789 de SEMANA, se maravilla por el tamaño de las manifestaciones que se realizaron el miércoles de la semana pasada, en varias ciudades del país, en contra de la excelente ministra de Educación, Gina Parody, porque, según él, “fue prácticamente espontánea pues no hubo ni tiempo, ni medios de comunicación, ni plata para organizarla”.
Su autor olvida el inmenso poder económico de la Iglesia católica y de las otras Iglesias cristianas, así como su gran poder de convocar a fanáticos religiosos y políticos y a personas incautas, no solo desde sus púlpitos sino también a través de los diversos medios de comunicación. Parece desconocer también la capacidad de aquellos para manipular las redes sociales, el gran poder del procurador y su maestría para tergiversar los hechos y presentarse como el adalid de la moral, y la habilidad del expresidente Uribe Vélez y de sus apasionados seguidores del Centro ‘Democrático’ para mentir y desinformar al mejor estilo fascista y beneficiarse de todo lo que pueda desprestigiar, con o sin fundamento, al actual gobierno y al proceso de paz. Fomentar el odio y oponerse a la paz van de la mano y tienen los mismos actores.

Darío Arcila Arenas, Envigado.

¿Es respeto, o irrespeto?

Escribo molesto, indignado. ¿Qué más hay que hacer para que la comunidad homosexual se sienta protegida y que el resto de los mortales dejemos de ser retrógrados? ¿Si se logra que estudien donde quieran, se casen entre ellos, adopten, salgan públicamente expresando su amor, etcétera, no es suficiente? ¿Para no ser retrasados además nos toca a los heterosexuales convencer a nuestros niños que ellos no nacen ni hombre ni mujer sino de sexo indeterminado, y que esperen a ser jóvenes o adultos para ver qué desean? ¿Eso es respeto al homosexualismo o irrespeto a los heterosexuales? ¿No es un irrespeto de SEMANA (edición n.° 1789) al derecho íntimo de los heterosexuales,‎ que en vez de criticar a la ministra, por querer influir sus convicciones en los que no las comparten, terminen diciendo que pobrecita ella y que todo es un ardid de Uribe y compañía (como siempre el malo de todo para SEMANA)? Por Dios señores, ya está bueno. Respétennos a los que no queremos ni sentimos ser homosexuales. Quien pretende respeto debe dar respeto. Cada padre tiene el deber de educar a su hijo según sus creencias y convicciones y el derecho mínimo fundamental es que si yo no me meto en la educación del hijo del vecino este tampoco debe meterse en la del mío.  

Rugero Ramos López, Bogotá.

La encerrona de Gina

Considero que el titular de la portada y del artículo central de la edición n.°1789 de la revista SEMANA debió ser ‘La encerrona a Gina’. Este reflejaría más exactamente lo que le está sucediendo a tan competente funcionaria: una maquinación orquestada por la intolerancia de la Iglesia católica y de Iglesias evangélicas, sumada al fundamentalismo del procurador y al fanatismo del expresidente Uribe y de sus incondicionales seguidores.

Carmen Posada González, Medellín.

Del contralor general

No quiero dejar pasar una afirmación hecha en la última edición de esa importante revista, en la sección Confidenciales, bajo el título ‘Cinco años más’. Allí se informa sobre el trámite de un proyecto de ley para aumentar la edad de retiro forzoso de 65 a 70 años, en el cual, según allí se dice, yo sería uno de los beneficiados. Nuevamente, y con el mayor respeto, me permito reiterar que soy totalmente ajeno e indiferente de lo que a bien tenga decidir el Congreso de la República. Ya lo he manifestado desde antes de mi elección como contralor. Una búsqueda rigurosa de la normatividad aplicable a los servidores públicos de la Contraloría General de la República y la jurisprudencia correspondiente permite concluir que, en la actualidad, no existe una disposición constitucional o legal expresa que consagre la edad de 65 años como causal de retiro forzoso de quien ocupe el cargo de contralor general, cargo sujeto a periodo y elegido por el Congreso de la República. Finalmente ese incremento de edad del retiro forzoso va a incidir en la fijación de mayores edades a las existentes para adquirir el derecho a pensiones de servidoras y servidores públicos.

Edgardo José Maya Villazón, contralor general de la República, Bogotá.

Por las obras retrasadas

Causa estupor, rabia e indignación leer artículos como el de su edición n.° 1789 sobre ‘Proyectos varados’, donde, con juicio periodístico, dan a conocer los problemas que han retrasado cuatro grandes obras de infraestructura que clama el país. El colombiano de a pie, el de alpargata y ruana, se pregunta qué pasó con la plata recibida de la venta de Isagén. Qué pasó con la conclusión de obras que llevan décadas sin terminar, pero sí le exigen al dueño de los vehículos que transitan por esas vías el pago de un peaje costoso. ¿Esa plata para dónde va? El ejemplo más vergonzoso es el de la mal llamada autopista Bogotá-Girardot. Qué vergüenza, los políticos de turno siguen saqueando lo que los dos peajes (Chusacá y Chinauta) recaudan, todavía faltan obras por terminar y otras ni siquiera las comenzaron. Igual suerte tiene la doble calzada Bogotá-Sogamoso, que llevan dos décadas construyéndola. Nos preguntamos, ¿dónde están nuestros líderes, los que el pueblo elige para que los representen y velen por los intereses de los ciudadanos?

Álvaro Sandoval Gómez, Bogotá.

En un lugar privilegiado

Me permito referirme a la publicación de nuestra revista SEMANA n.° 1788, del 7 de agosto de 2016, Sociedad Portuaria Buenaventura. Qué felicidad nos produce a muchos colombianos ver a nuestro presidente y algunos ministros inaugurando en nuestro bello puerto de mar mi Buenaventura, el terminal marítimo N.1 de Colombia, hoy por hoy, a pocos kilómetros de Cali, Popayán, Armenia y otras principales ciudades de nuestro país. Estos nuevos barcos con casi 400 metros de eslora (largo) transportando miles de contenedores gracias a la ampliación del canal de Panamá. Nos sitúa en un lugar privilegiado a nuestra región del Valle del Cauca. Mi pregunta y la de muchos colombianos es: ¿qué pasa con nuestros ferrocarriles? ¿Si existen las vías por qué no empieza a funcionar este sistema que es la columna vertebral del transporte en muchos países? Otro punto muy importante sería establecer el tren de pasajeros ya que nuestros departamentos son ricos en pueblos y ciudades. El tren es un gran medio de transporte cómodo y económico para la clase popular. Creo que hay bases suficientes para darles estas comodidades a muchas regiones.

Francisco J. Pedroza Paz, Zarzal.


Aclaración

N. de la R. En el Especial de Centros Comerciales de la edición 1787, se dijo que el Centro Comercial Carnaval –en Soledad, Atlántico– tenía un mercado potencial de 8.000 millones de pesos. Sin embargo, su mercado potencial es de más de 800.000 millones de pesos anuales (capturando compradores de Soledad antigua 2.000 y municipios aledaños).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.