Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/22/2017 10:00:00 PM

Cartas

Postulados demenciales
Muy acertada la columna de Antonio Caballero titulada ‘El nueve de abril’ (SEMANA n.°1823). En su obra Historias en contravía (Espasa Calpe, 1965) Alfredo Iriarte refiriéndose a Laureano Gómez dice, “...se lució en ese campo como el más aventajado discípulo de los grandes artífices del fascismo, y muy especialmente del doctor Joseph Goebbels. De España trajo consigo ‘El gran Burundún-Burundá’ un breve repertorio de consignas... era un inventario compacto de postulados demenciales tan ampulosos en lo retórico como indigentes en lo conceptual....pero que debían convertirse en dogmas irrefutables a fuerza de ser repetidos sin tregua y con toda la pasión...”(pag.112).
Eso de “democracia o Chávez-desgracia”, “la Farc-justicia” y seguir llamando terroristas y el mayor cartel narcotraficante del mundo a las Farc, cuando la guerrilla está entregando las armas y concentrada en las veredas esperando su reintegro a la sociedad, constituyen el nuevo inventario de falsedades con las cuales se quiere  infundir el miedo y no permitir que el país siga adelante, con las transformaciones que se requieren para la búsqueda del progreso para todos y no para unos cuantos.
Luis Libardo Céspedes Ibarra
Bogotá

Por la verdad
En Colombia la violencia de la naturaleza y la violencia partidista tienen una, y solo una víctima: el país entero, que inexplicablemente se une conmovido por la primera (edición n.° 1823) y peligrosamente se divide por la violencia política. Esa es la cuestión a resolver si queremos que sea la verdadera verdad de lo acontecido más útil y benéfica que la misma comisión de ella, que sin estar conformada ya tiene malos presagios. Todos los ciudadanos tenemos que comprender y exigir que esa Comisión de la Verdad sea tan neutral y valiosa como lo es el cese al fuego de cara a la terminación de la guerra, y que en la comisión tanto los historiadores como los juristas y políticos, vanidosos todos ellos, no metan la divisoria cizaña que aumente la polarización por la culpa y el castigo que son lo que menos cuenta, cuando se trata de parar para siempre esa desgracia nacional buscando con ello un mejor futuro para todos.
Si la patriótica labor de la comisión se enmarca en lo anterior y para ello logra que todos los actores directos o indirectos en el largo conflicto aporten a la reconciliación con su cuota de verdad, nuestro futuro se despegará del oscuro pasado, se despeja, y el proceso con sus acuerdos será de verdadera talla mundial, no importa que unas minorías lo pretendan sabotear por intereses partidistas. Síganme los malos.
Gustavo González R.
Bogotá


Codiciada por las potencias
La intervención militar en Siria, que ha sido criticada ácidamente por Rusia (SEMANA n.° 1823), no es producto de la indignación frente a los ataques químicos, ni la búsqueda de protección de los derechos humanos, ni el ataque al terrorismo.
Resulta difícil, por no decir imposible, que la decisión de enviar misiles a Siria sea un acto impulsivo del presidente Trump, tras ver las desgarradoras imágenes del ataque, como lo sostiene su artículo. Esa solo es una parte del engranaje argumental de Estados Unidos.
Aunque la situación del Medio Oriente no se puede ver desde la limitada óptica del blanco y negro, en realidad se trata de una operación quirúrgicamente pensada, y que tiene por objeto apropiarse del petróleo.
Para nadie es un secreto que la zona es codiciada por las potencias mundiales.
De ahí que la decisión de Trump destrozó el aura de perfección de las relaciones entre Rusia y Estados Unidos y rompió  el mito de que las dos potencias se habrían fusionado sobre intereses comunes.
Sergio Quiñónez Rodríguez
Pasto

Gramalote ya está en pie
Sorprende que a estas horas de la vida, cuando ya la comunidad de Gramalote está regresando al nuevo asentamiento, los periodistas sigan satirizando este proyecto refiriéndose a su reconstrucción como el modelo de proyecto fracasado, el que no debió ser. Traigo esto a colación a raíz de la caricatura de Vladdo en su edición n.° 1823 y las innumerables veces que otros medios han criticado, ácidamente y sin ninguna objetividad, la reconstrucción de Gramalote llegando hasta emitir comentarios ofensivos e irrespetuosos hacia los profesionales que participamos en la ejecución del proyecto, como los de Caracol Radio hace unos meses. Todos ellos hacen eco a las diatribas de algunos funcionarios del alto gobierno, para quienes si el proyecto no estaba bajo su mando, estaba condenado al fracaso.

Pero no fracasó. Hoy el nuevo Gramalote está ahí reconstruido en un terreno seguro, y la vida de los habitantes, que ya se están mudando al pueblo, es y será mejor que lo que era en el antiguo Gramalote, donde la amenaza de deslizamientos era una carga insoportable en las mentes y corazones de sus habitantes, cuando las lluvias disparaban los riesgos de que sucedieran, tal y como en efecto sucedió el 17 de diciembre de 2010.
Retomando, para terminar, la caricatura de Vladdo, yo diría que ojalá Mocoa, luego de la reconstrucción, se parezca al nuevo Gramalote y que ojalá se tengan en cuenta las lecciones aprendidas de Gramalote. Que las decisiones en torno a las áreas seleccionadas para reconstrucción y relocalización de las nuevas estructuras y en torno al reordenamiento del territorio no se tomen a la ligera, como producto de las presiones por resultados a corto plazo, sino que tengan todo el soporte técnico para garantizar la seguridad futura de la población y la no repetición del desastre. Cambiar, revisar o ajustar decisiones de este tipo en etapas posteriores del proceso siempre va a dar origen a retrasos e incumplimientos de los cronogramas de obras, plato servido para el debate político sin ninguna objetividad, y la manipulación de las emociones y las necesidades de la comunidad afectada.
Estos retrasos parecen haber sido el gran pecado atribuible a la reconstrucción de Gramalote por parte del Fondo Adaptación. Para mí como exgerente del fondo, tengo claro que se hizo lo que se tenía que hacer y en los tiempos necesarios para que quedara bien.
Carmen Arévalo Correa, exgerente del Fondo Adaptación
Barranquilla

Billones no equivalen a ‘billions’
En la subsección ‘Cifra’ de la página correspondiente a las Notas de Vida Moderna (edición n.° 1823), escribieron que los 71 millones de dólares pagados por el diamante rosado eran aproximadamente iguales a 202 billones de pesos; me parece un error gravísimo que algún escritor de SEMANA confunda ese valor, aclarando que un billón en español equivale a un millón de millones, y la palabra inglesa billion es igual a 1.000 millones. Espero que no vuelvan a tener un desacierto de este tipo y pienso que es conveniente que hagan una fe de erratas en su próxima edición.
Francisco Javier González Vaca
Somondoco

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.