Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/9/2017 10:15:00 PM

Cartas

Les llegará el turno

En medio del hundimiento moral, social y político que atraviesa Colombia, no todo es negativo. La gangrena que carcome a la Rama Judicial debido a la corrupción de magistrados y jueces, que cada día levanta más ampollas y crea más estupor, tiende, sin embargo, a detenerse al ser descubiertas las cabezas principales de ese festín de la codicia y la explotación. Aparecerán otros actores, claro que sí, pero a todos les llegará el turno para rendir cuentas y recibir los castigos impuestos por la sociedad y la ley.

El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, da una gran sorpresa. Ojalá se mantenga en esa línea. Cuando se pensaba que iba a ser tolerante con el gobierno de Santos, del que hizo parte, y con Cambio Radical, que merecía su apoyo soslayado, demuestra rigor e independencia al acometer las drásticas acciones llevadas a cabo frente a la ola de maledicencia que azota al país. En Venezuela, la exfiscal Luisa Ortega arremete contra el gobierno de Maduro, al que secundó por varios años, y con su actitud valiente demuestra que todavía puede salvarse la democracia y desalojar a los déspotas del poder. A los verdugos del pueblo. No todo está perdido, ni en Colombia ni en Venezuela.
Gustavo Páez Escobar
Bogotá

La disyuntiva sobra
Sobre el artículo ‘Vacunarse o no’ (SEMANA n.º 1844), queda claro que la Corte Constitucional, con su fallo de dejar a las personas la decisión de vacunar o no a sus pequeños, ha abierto una verdadera caja de Pandora. No basta ser experto para saber que las implicaciones del mismo tienen enormes repercusiones de salud pública; pero leyendo la reacción de los entes oficiales que consigna el artículo, en los que se advierte por si se extiende a vacunas de primera infancia, enfrentamos en Colombia un serio retroceso, en pleno siglo XXI.
Juliana Guillén González
Montería

Tendrán que madurar
Respecto de su artículo sobre el futuro de las Farc como partido político, ‘Las farc ahora son la farc’, edición n.º 1844, queda claro que la reacción hipersensible de que las Farc funcionen como partido y lleguen al poder no tiene mayor fundamento.
Al contrario de los que temen al castrochavismo, el camino político de las Farc estará sembrado de dificultades, pues tendrán que madurar como partido, enfrentarse a una opinión pública sesgada, luchar contra su propio pasado e integrarse en la contienda política modernizando sus ideas.
La Farc (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común) será una rara avis en el contexto político colombiano. En los primeros años será difícil que recojan una gran aceptación; sus primeros pasos como partido político muy seguramente estarán marcados por reflejos condicionados ideológicos, y habrá que ver hasta qué punto su movimiento constituirá un sistema cerrado de pensamiento.
Seguramente sus perspectivas irán movilizadas hacia las regiones, buscando remover el conformismo o buscando captar la insatisfacción del ciudadano común y corriente, pero no podrán exhibir su experiencia de guerra como propaganda política, sino, a lo sumo, desde la legalidad, encarnar un espíritu revolucionario y antisistema.
Sergio Quiñones Rodríguez
Pasto

Dando papaya
El periodista Antonio Caballero es muy acertado en sus razonamientos, y esta vez en la edición de SEMANA n.º 1841 lo hace aconsejando al senador Jorge Robledo para que no abandone su curul en el Parlamento –donde ha sido uno de los mejores–, para lanzarse a una campaña presidencial en la cual tiene mínimas posibilidades de triunfo.

Este mismo consejo es válido para muchos más congresistas y excongresistas, que bien deberían continuar su aporte patriótico desde este espacio y no malgastar su tiempo y recursos con la proliferación de candidatos que ‘volvieron ripios’ la izquierda segándole la posibilidad de llegar a la Presidencia de la República.

Pues lo recomendable es la integración de todas las fuerzas democráticas sin reparos fundamentalistas.
Recuerda el columnista cómo en su momento, hace una década, el candidato Carlos Gaviria unió al vigoroso Polo Democrático, con el Moir, la izquierda liberal, la populista Anapo y el socialista M-19. Lo que pasa es que él sí sabía multiplicar posibilidades, pero a los candidatos de ahora los vemos más preparados para dividir.

Es lamentable que esto ocurra cuando la corrupción galopante de los partidos tradicionales está ‘dando papaya’ para que la izquierda aproveche el momento histórico de mostrarse como la verdadera alternativa de poder.
Fidel José Vanegas Cantor
Bogotá D.C. 

Anidan en los partidos
Sobre el ‘Ñoñomil’, edición n.º 1841: brillantes por fuera; por dentro, traición, corrupción. Corrupto, calificativo deshonroso. Miles de ñoños, desprestigio de la carrera política, lo gozan, sin vergüenza, arrogancia y orgullo. Anidan en los partidos. La impunidad y el fuero los protege. La patria, su gente son sus víctimas. Sueldos, empleos, vehículos, escoltas, pensiones, todo está a su orden. La dictadura de la corrupción nos explota, esclaviza, en nombre de la democracia.

El dios del traidor: el dinero. Su ejemplo: Judas. ¿Seré yo, maestro? La traición no respeta dios, patria, honor, dignidad, familia, amistad. La corrupción es peste mortal, en miles de hipócritas apariencias, sonrisas, promesas.

La traición no se detiene ante nada ni ante nadie. Contamina, infecta la moral, la lealtad, asesina, roba, extermina la honradez, las buenas costumbres. La corrupción no soporta que la paz derroque su reino.

La Justicia debe ser temible, severa, rápida contra los ladrones de los impuestos y los indignos de cargos en Altas Cortes.

Como nos horroriza aplicar la pena de muerte a los traidores a la patria, así viva la patria en diaria inmoralidad y caos, que algún congresista decente, si lo hay, proponga la cadena perpetua contra este abominable delito.
Isaac Vargas Córdoba
Florencia

‘Renders’ y más ‘renders’
Es posible que hable desde la desconfianza porque en términos de infraestructura es mucho lo que se habla a nivel distrital y más bien poco lo que se ve. Por eso, cuando leo artículos como ‘Cambio de look’ (SEMANA n.º 1844) no sé si librarme a la esperanza o enfurecerme. Desde los computadores, las proyecciones nos muestran la ciudad que Bogotá puede ser, los renders siempre animan, pero se quedan siempre en eso...
Mauricio Gutiérrez
Bogotá

Princesa olvidada
Soy fiel lectora de la revista SEMANA, y cuál sería mi sorpresa cuando al recibirla me doy cuenta de que al conmemorarse 20 años de la muerte de la princesa Diana de Gales, recordada por el mundo entero por su belleza y grandeza, la revista no hace una sola alusión a tan significativa fecha para muchas personas.

Creo que en estos momentos donde tanta falta hace un patrón de inspiración, su recuerdo hubiera sido de gran importancia.
Magaly Colomé Escobar
Cali

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?