Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/2/2017 10:15:00 PM

Cartas

Protesto
Llevo 35 años leyendo con gran interés la revista SEMANA, desde cuando nació gracias al impulso de una idea del doctor López. A él, por sus méritos y visión del país, el doctor Alberto Lleras le cedió el nombre de la que había sido su publicación, y lo hizo por estar seguro de que la revista sería un foco de orientación e integración en el país. 
Pero hay cosas que resultan inadmisibles como la entrada de la señora Vicky Dávila a la revista como columnista (edición n.º 1856). Una persona que fomenta odios y sectarismos no debería formar parte del selecto grupo de orientadores del pensamiento nacional; y lo digo por el impacto y el efecto que tiene la revista, máxime en un momento en que el país necesita otras voces, tolerancia, sentido de unidad. 
Rafael Ortiz Obando
Bogotá
Un microcosmos de paz
Excelente la crónica ‘Del nacimiento de una guerrilla a la paz’, que nos presentaron con el apoyo de la Unidad para las Víctimas. El relato muestra cómo un pueblo después de caer en las fauces de la guerra cambia su relación con el pasado y decide mejor mirar hacia el futuro.
Guaduas refleja que existen regiones que han renunciado a esa historia programada y determinista de seguir en guerra, dándose la posibilidad de que víctimas y victimarios puedan coexistir en armonía. La historia es ideal para replicarla a nivel macro, en todo el país. Y el caso de Guaduas se hizo sin requerir de un tribunal justiciero e implacable como el que truena en boca de los críticos más incisivos del proceso de paz.
Sergio Quiñónez Rodríguez
Pasto

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.