Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/04/04 00:00

Cartas de los lectores

"A pesar de todo, mis amigos y yo estamos de acuerdo en que el país saldrá adelante". Camilo Albarracín. Bogotá.

Cartas de los lectores

No es popularidad, solamente

Revisando la última encuesta de opinión publicada por SEMANA #1404, realizada por la firma Datexco, con dos parámetros -vaya o no vaya Uribe-, se observa como nunca la enorme fila de aspirantes, -algunos muy preocupados- los que con toda seguridad tendrán al menos dos justificaciones ante los pobres porcentajes de aceptación nacional: una, el motivo real, la razón que sólo dicta la mente, la que es ajena a las pasiones, la que cada uno debe aceptar así no lo quiera. Otra, la que le proporcionan ellos a los medios de comunicación muchas veces cargada de despropósitos, de oprobios y de calculismo con el ánimo de no ceder más puntos y no mostrar debilidades y angustias.

La cuestión no es de popularidad; todos los presidentes anteriores han sido jefes de Estado, han manejado la burocracia y han comandado las Fuerzas Militares, pero pocos como Álvaro Uribe Vélez han conocido el país como la palma de su mano, han gobernado fuera de la Casa de Nariño, han estado cada ocho días poniendo el pecho a los problemas rurales ante los campesinos, han combatido a los paracos y guerrillos asesinos minándoles su capacidad destructiva, han devuelto la confianza en las instituciones, han devuelto al país la seguridad perdida y han recuperado la imagen deteriorada ante el mundo. Todo ha sido asunto de responder con responsabilidad a las tareas… de hacer las cosas bien y con la mano en el corazón.

Como en la farándula, no es famoso el que canta sino el que envía un mensaje que llena, tiene carisma y es entonado; como en un partido de fútbol, no es popular el que juega, sino el que hace genialidades con el esférico.

Luis Fernando Villa Echavarría
Medellín

Muy bueno el manejo

Felicitaciones por su prestigiosa revista, quiero además darle gratificaciones a su excelente artículo 'Los enviados de Dios', (SEMANA #1404). Muy bueno el manejo de ambos temas que en algunos casos no pasan de ser paradigmas, si sacaran una edición especial de los mejores artículos del año... no olviden ni por el chiras incluir este. Felicidades y sigan sacando artículos así.

Camilo Andrés Pineda López
Bogotá

Educación en principios

Sobre el excelente artículo de Marianne Ponsford (SEMANA #1404): Sí, una vida digna no se alcanza con la intimidación y la prohibición sino con el empoderamiento del ser humano que otorga la educación en principios sociales y religiosos. El miedo, como instrumento de control ético, no es inteligente.

Delio A. Merino Escobar
Cali

En forma contextual

'Los enviados de Dios' (SEMANA #1404), será tema eterno de debate, sin embargo se está polarizando entre condón sí, condón no y entre marihuana sí, marihuana no y por consiguiente se entra en posiciones irreconciliables. Le recomiendo a la autora del excelente artículo que interprete en forma contextual el mensaje de su santidad Benedicto XIV, cuando lo que se hace es una exhortación acerca de que no se centre la solución al sida en el condón con fondo en salud pública porque es una propuesta limitada, es un amplio proceso de humanización, como lo propone el Papa, que excede a la reflexión de la autora sobre el sexo placer, la invitaría a que se centre en el aparte en que se pregunta: "¿No parece lógico que lo que hay que hacer es invertir en educación, prevención, en intentar sacar de la ignorancia y ofrecer servicios de salud a millones de niñas que ni siquiera saben que el sida existe?", esa es la propuesta humanizante de la Iglesia Católica, bien entendida en su contexto y ampliada a la defensa de todo el núcleo familiar.

Gilberto Acuña Gómez
Bogotá

Humor, ironía e ingenio

En medio del dolor y la tragedia que golpean nuestro país, es reconfortante recrearse con las columnas de Daniel Samper Ospina. Es difícil ser jocoso e ingenioso cuando se advierte la desigualdad, la mezquindad del género humano y las actitudes solapadas y retrógadas de algunos de nuestros gobernantes. Al leerlo recuerdo una frase con mucho contenido: "No basta ser ingenioso, hay que tener el ingenio suficiente para no excederse en las agudezas". Humor, ironía e ingenio manejados con inteligencia y acierto. Un lenitivo ante el rigor del diario vivir.

María Victoria Revéiz Roldán
Cali

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.