Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/18/2014 12:00:00 AM

Cartas

La estrategia de Petro le ha servido para amarrarse en la Alcaldía, pero va en contra de los intereses de los bogotanos.

Última palabra

La situación jurídica del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, se convirtió en un nudo gordiano, que tiene confundidos a los más prestigiosos juristas y a las altas cortes, como también al ministro de Justicia y a la Fiscalía General de la Nación. La última palabra jurídicamente, sin tantas leguleyadas, la tiene el señor presidente Santos, quien por analogía y constitucionalmente se convierte para este caso en una especie de juez de ejecución, así como los hay en materia penal y civil. Mediante una resolución motivada puede acatar, modificar o revocar la decisión del señor procurador. Además, tiene una gran cantidad de piezas procesales, como acervo probatorio. Una de ellas es la tutela del Tribunal de Cundinamarca, que le dio un respiro jurídico al alcalde Petro y que serviría de marco y fundamento para que el señor presidente tome la decisión más equitativa.

Danilo Yepes Recalde
Pasto


Destitución injusta

En el trasfondo de la injusta destitución e inhabilidad política por 15 años al alcalde Gustavo Petro (‘Conteo regresivo’, edición n.° 1654) hay un caso político y económico que gira alrededor de 2,4 billones de pesos anuales. A partir del primer fallo, la popularidad y la solidaridad con el alcalde han ido aumentando de manera acelerada y notoria. Lo cual indica que la revocatoria es un caso perdido para los que con ‘vaca’ y por revancha desean desconocer el voto popular, democrático, con el cual ganó la Alcaldía de Bogotá. La otra opción por considerar por su importancia y pesadez jurídica es la demanda ante la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH), a la cual se le solicitan medidas cautelares para el alcalde y que se revise de fondo la decisión del procurador y la afectación o no de los derechos políticos de los votantes. Permanecemos ante un superpoder que tendrá que limitarse muy pronto para sostener el pluralismo en una amplia democracia sin acudir al derecho internacional.

Omar León Muriel
Medellín


Cumple con su deber

La actitud de Petro en esta semana es suficiente para una destitución. ¿Hay suficiente seriedad y justicia para lograrlo? Saquen al procurador que cumple con su deber con valentía y sigue y respeta la Constitución. Lo atacan, lo ridiculizan y hasta lo quieren hacer desaparecer, pero eso sí, que dejen al alcalde que tiene todo patas arriba. Todo con Petro es una locura: tenemos la tarjeta de los buses del SITP y no podemos subirnos a ellos porque no dan instrucciones, nadie sabe nada de nada. En otro país, 200 buses rodando sin pasajeros o solo con dos o tres bastarían para sacarlo de su oficio.

Pablo Mogollón
Bogotá

¿Constituyente?

Leyendo cuidadosamente diferentes artículos de varias ediciones de SEMANA que mencionan algunos vacíos de la Constitución de 1991; observando con cierta curiosidad las cartas de la edición n.° 1653 donde se menciona nuevamente la desmesurada decisión del procurador de destituir y condenar a la muerte política por 15 años a Gustavo Petro; y teniendo en cuenta los diferentes intentos de modificar la Constitución, sumado a la constante discusión de diferentes sectores políticos para revisar algunas partes que componen nuestra ley madre, es inevitable pensar que la idea que plantean las Farc de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente no luce tan descabellada. Hay que formar una especie de ‘Unidad Nacional’ que permita sentarnos a la mesa sin importar los ideales políticos, religiosos y culturales, para debatir con objetividad el documento constitucional y lograr entre todos redireccionar el país.

Camilo Ernesto Sanabria
Florencia


Conrado en Cuba


El comunicado reciente del gobierno colombiano de retirar y cancelar la solicitud de extradición del ‘cantante de las Farc’ Julián Conrado, quien era solicitado por homicidio, secuestro y narcotráfico, para integrarse a la comisión de negociación de la guerrilla en La Habana, deja en muchos colombianos y en especial en la fuerza pública una desmotivación que generará impunidad y promoverá aún más la desmoralización de la tropa.

Ricardo Pinzón Salinas
Bogotá


Las nuevas promesas

Magnífico el artículo titulado ‘30 menores de 30’ publicado en la edición n.° 1653. Leyendo la hoja de vida de cada uno de ellos, nos damos cuenta de que en este país sí hay verdaderos talentos; yo diría ‘oscuros talentos’ porque son jóvenes de los que casi nadie sabe, ni de su trayectoria, sus esfuerzos para llegar donde están, sus triunfos, los premios que han obtenido en el exterior, su empuje, su coraje y su constancia. Sin embargo, es una lástima que la mayoría, por no decir todos, se hayan hecho en el exterior, que Colombia no les haya prestado el debido apoyo para ser lo que hoy son.

Alba Jaramillo Restrepo
Medellín


A chatarrizar

Los peajes también deben desestimular el uso de taxis y motos, favoreciendo el transporte público y la bicicleta, incluso eléctrica. Con el ‘castigo’ de  gravar no solo los vehículos 4x4 sino todo carro particular de gran tamaño físico. La chatarrización debe ser obligatoria y debe cobijar a los taxis, motos, buses o camiones. Eso estimula el comercio de nuevos vehículos, para los cuales ojalá que el gobierno no aplicara ningún arancel a los enteramente fabricados en Colombia.

Luis Carlos Montoya Hoyos
Medellín


Se hizo justicia


En la edición n.° 1099 de mayo 16 de 2003 se publicó un artículo (‘Vergüenza’) que decía: “Un celador que permaneció casi 11 años en la cárcel por un crimen que no cometió se convierte en el caso más aberrante de la historia judicial de Colombia”. Es así como el señor Ismael Bustos Tejedor, la víctima, se acercó a mí para que procediera a demandar por daños y perjuicios a la Fiscalía General de la Nación. Después de siete años de espera, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca falló en primera instancia condenando a dichas entidades, las cuales apelaron, pero el honorable Consejo de Estado modificó la sentencia y las condenó a cancelar una suma superior a 300 millones de pesos.

Néstor Raúl Lozano
Ibagué


El origen de la felicidad

El análisis del artículo ‘Dichosos otra vez’ (la edición n.° 1654) es muy real. Pero considero que quedó pendiente informar cuál es la ficha técnica y la metodología. Así mismo es bueno mirar por qué en los países donde creemos que se vive mejor, no hay felicidad total, son menos felices, y hay índices altos de suicidio y depresión.

Fernando Patiño Franco
Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.