Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2009/02/21 00:00

Cartas

"Como conservador de vieja data, creo que vamos a recobrar el poder" Jorge Sánchez Ocampo Tunja

Cartas

Peligrosa la polarización

Los felicito por su artículo ‘Una estrategia peligrosa’ (SEMANA #1398). En realidad la polarización es muy peligrosa y como dicen ustedes la violencia y la política siempre han ido de la mano, por lo cual el problema no es lo acalorado del debate sino el riesgo que implica confundir el adversario político con un combatiente del bando enemigo. No deja de sorprender la falta de sensibilidad o condolencia del presidente Uribe y su Ministro de Defensa con los secuestrados y sus familiares cuando no aceptan el acuerdo humanitario para la liberación de aquellos, como si la unilateralidad sin exigir contraprestaciones fuera precisamente un acuerdo entre las partes.   El suscrito tuvo el honor de ser subsecretario de la Presidencia de la República durante las presidencias de Alberto Lleras Camargo y Guillermo León Valencia, y tuvo la oportunidad de registrar la conducta de gobernantes sobre lo que significa un acuerdo propiamente dicho en beneficio del bien común sobre el particular.

Ricardo Arana Calle
Bogotá

Sus editoriales

La carátula de la edición #1398 deja mucho que desear, como dicen los profesores a sus alumnos con las tareas incompletas. Como afirmar que Álvaro Gómez Hurtado sea equiparado a don Miguel Antonio Caro, ideólogo “con los labios y el corazón” de la Constitución de 1886, la misma que fue derogada en 1991 con el aporte inconfundible de Álvaro Gómez Hurtado. En Colombia no se ha hecho todavía el estudio sobre
la evolución ideológica y política del director del Nuevo Siglo. Algunos colombianos no olvidamos sus editoriales del segundo semestre de 1995.

Felipe Tobón
Bogotá

Es mejor prevenir...

El artículo ‘¿Hacia la despenalización?’, (SEMANA #1398) genera una profunda reflexión en quienes hemos trabajado en el campo de la recuperación de adictos, pues nos causa asombro observar cómo el Estado colombiano?hasta ahora, ha privilegiado el discurso represivo, sobre las políticas serias de prevención del consumo de alcohol y estupefacientes en niños y adolescentes. Para el común de la sociedad, la droga se la tiene como antagonista de la familia, propiciadora de delitos y destructora de toda convivencia. Pocos se detienen a pensar que, para que se genere la drogadicción, se requiere de una previa vulnerabilidad del individuo. Basta analizar una a una las historias de quienes consumen, en ellas se encuentran quienes saltaron desde el amor compartido hasta la droga aisladora; o aquellos hijos normales de padres normales en quienes no hallaron calidez en la comunicación; o los apasionados deseadores de triunfos que jamás llegan. Por ello la prevención debe ser ?fundamental  y no las maldiciones de padres y maestros, ni las campañas moralistas, y mucho menos propuestas represivas que, bajo un disfraz moral, esconden  sólo hipocresías e intereses.

César Augusto Castaño Rubiano
Bogotá

Consecuente con la realidad

El artículo ‘¿Hacia la despenalización?’, (SEMANA #1398) es absolutamente consecuente con la realidad internacional. Es contundente en señalar que la política represiva propuesta por el gobierno norteamericano, aplicada en Colombia y ahora en México, traen enormes perjuicios y ninguna solución. Cada día es mayor el aporte de muertos y presos, así como es mayor el comercio de los alcaloides. Está probado que la política  represiva de los gringos, trae votos electorales y mantiene a muchos políticos de las tres naciones, pero en nada beneficia a los ciudadanos que se ven afectados. Los grandes patrones de la droga no se ven perjudicados, menos cuando ya hacen parte de las instituciones, de las altas clases sociales, de las autoridades, de los gremios, de la política y de los gobiernos. La despenalización es la mejor manera de solucionar el problema, así como en el pasado este mismo método solucionó el problema del alcohol y el cigarrillo.

Gabriel Armando González García
Villavicencio

Amistad de siempre

En relación con su excelente artículo ‘¿Por qué nos odian en Ecuador?’ (SEMANA #1388) recordemos que desde siempre Colombia y ese país han estado unidos por lazos históricos. Hoy, por una disputa errónea, esos lazos están rotos y podrían solucionarse fácilmente si el Presidente ecuatoriano desea beneficiar tanto a su pueblo como al colombiano, que están sufriendo las consecuencias. La soberanía ofendida al Ecuador ha ocasionado un grave distanciamiento ahondado por Correa al tomar medidas contra los colombianos y al exigir la entrega de la información del bombardeo, una reparación posiblemente millonaria y el olvido del permiso otorgado a ‘Reyes’ para instalar sus campamentos. Las relaciones pueden ser agravadas o resueltas si ante el comportamiento de Chauvín, antiguo funcionario oficial, se reconoce o se niega la versión del presidente Uribe, según la cual el gobierno de Correa tenía funcionarios relacionados con las Farc.

Rosendo Chamorro
Pasto

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.