Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/06/06 00:00

Cartas

"La izquierda colombiana sigue aferrada a concepciones decimonónicas de cartilla". Juan Manuel Jaramillo Uribe. Manizales.

Cartas

DEL EMBAJADOR ANTE LA OEA
Quiero manifestar mi molestia por la referencia falsa que hace la revista sobre mi persona en el artículo ‘La pelea por la Fiscalía’, que aparece en la edición publicada el domingo 31 de mayo de 2009.

Dicho artículo, cita una fuente anónima que refiriéndose a mí señala que: “él da como un hecho que será elegido por la Corte, dice una persona que habló con él. El convencimiento de Ospina ha llegado a tal punto, que hace poco menos de un mes tuvo un almuerzo con uno de los dos fiscales delegados a la Corte, encargados del tema de las chuzadas del DAS”.

Quiero aclarar que no he almorzado nunca con el Fiscal delegado ante la honorable Corte Suprema de Justicia, encargado de la investigación sobre las interceptaciones ilegales adelantadas por el DAS, tal como se lo informé a quienes de parte de la revista SEMANA me preguntaron sobre este tema el pasado 22 de mayo. No tengo conocimiento sobre el desarrollo de esa investigación o cualquier otra que adelante la Fiscalía.

Mi intervención ante esa entidad se ha limitado a los asuntos que es necesario coordinar en mi condición de Jefe de Delegación de Colombia ante la Organización de Estados Americanos, responsable de defender al país ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Tampoco es cierto que dé por hecho mi elección como Fiscal General de la Nación. En este momento no hay terna y no es propio de mi carácter especular sobre hipótesis.

Camilo Ospina Bernal
Embajador, Representante Permanente ante la OEA

JOYA ARQUITECTÓNICA
Lamentable el artículo sobre El Dorado (SEMANA #1413). Al contrario de lo que afirman, no se trata de hacer un nuevo aeropuerto, sino un nuevo terminal; ni de conservar el terminal actual, sino su edificio central, símbolo de nuestro principal aeropuerto por más de medio siglo y uno de los mejores edificios de la arquitectura moderna en el país. Si los años fueran motivo de demolición, pues habría que echar abajo el Museo Nacional, el Capitolio, la Catedral y dentro de poco las Torres de Salmona. Destruirlo sí que sería otra derrota para nuestro patrimonio urbano y arquitectónico.

Benjamín Barney Caldas
Cali

IZQUIERDA TRASNOCHADA
La carátula de la revista SEMANA (SEMANA #1413), titulada ‘Estalla la izquierda’, busca dar respuesta sobre lo que le espera a la izquierda colombiana con la retirada de Lucho Garzón del Polo Democrático y las disputas entre Gustavo Petro y Carlos Gaviria. Sin embargo, estas dos situaciones son solo el síntoma de una izquierda que en pleno siglo XXI no ha sido capaz de entender que el mundo ha cambiado y que sin abjurar de sus principios debe enfrentar los nuevos retos. Es una lástima que un dirigente y candidato presidencial de las calidades de Carlos Gaviria tenga que moverse en medio de semejante berenjenal y bailar con la más fea.

Juan Manuel Jaramillo Uribe
Manizales

VOZ CRÍTICA
Me alegra y tranquiliza darme cuenta de que en nuestro país –y especialmente en estos tiempos– aún quedan voces que se atreven a mantener una posición crítica, libre e independiente. El gobierno del presidente Uribe, junto con sus políticas y sus allegados, ha hecho de este país una burla, la degradación a la que se han visto sometidos los aparatos ejecutivo y legislativo es muy triste, en forma y en fondo.

Fernando Salamanca
Bogotá

POR EL AMBIENTE
Con respecto a la edición 1413, esperaba algo parecido o igual al informe especial de Colombia Verde de una edición pasada con respecto al 5 de junio, día mundial del medio ambiente. Ya es hora de tomar conciencia y comenzar a aportar nuestro granito de arena para que nuestra casa no se deteriore más a causa de nuestra irresponsabilidad e inconciencia.

Tania Alexandra Valcárcel
Arauca, Arauca

LIBRE PENSADOR
Los colegas, estudiantes y amigos de Miguel Ángel Beltrán ven con esperanzas la ponderación con que medios como la revista SEMANA (Edición #1413) cubren el caso de las injustas acusaciones que vinculan al profesor del departamento de Sociología de la Universidad Nacional con el Secretariado de las Farc. No cabe duda de que resulta un malabarismo adecuar la conducta del profesor con los tipos jurídicos y por tanto se trata más de un trato político, aprovechable para el gobierno. Tenemos, por experiencia directa y por cientos de testimonios, constancia de que Miguel Ángel Beltrán no utilizó su cátedra ni sus actividades académicas para reclutamiento o instigación a la rebelión. No era un agitador. Su figura perseguida es el nuevo símbolo continental de la libertad de pensar y se convierte inusitadamente en otra protesta contra la arbitrariedad y la violencia del Estado colombiano.

Juan Guillermo Gómez García
Antioquia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.