Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2009/09/12 00:00

Cartas

"Como se ve, a Uribe sí le entra todo el país en la cabeza, como decía Godofredo Cínico Caspa" Carlos Pérez Uribe, Bogotá

Cartas

Resucitó de entre las cenizas
Muchas veces se anunció que el referendo estaba muerto. Sin embargo, como el ave fénix, la semana pasada resucitó de entre las cenizas cuando menos lo pensamos y, por tanto la pregunta obligada es “¿Y ahora qué sigue?”, como lo expresa la carátula de la revista SEMANA (No. 1427).

Aunque falta el fallo de la Corte Constitucional y los cerca de 7,3 millones de votos en las urnas, lo más seguro es que el gobierno, en su afán de eternizarse en el poder a cómo de lugar, se valga de todas la artimañas y estratagemas clientelistas y politiqueras usadas hasta el presente y, lo peor,?de la más?aberrante: depurar el censo electoral con el propósito de disminuir el número de votos necesarios para la aprobación del referendo.

Esperamos que la Corte Constitucional que, como bien dice SEMANA, “tiene en sus manos una de las decisiones más importantes en los últimos 200 años de historia constitucional del país”, actúe en derecho y con total independencia de las presiones y los ofrecimientos del Ejecutivo. Los colombianos confiamos en que los protuberantes vicios de forma y contenido que se evidenciaron en la aprobación por parte del Congreso del referendo constituyan suficientes evidencias para que la Corte declare inexequible el acto legislativo y que, al fin, los colombianos podamos pensar en los verdaderos y acuciantes problemas que padece nuestro país (inseguridad, desempleo, pobreza y un largo etcétera), más allá de los voraces apetitos personalistas de quien sólo busca perpetuarse en el poder, no importa cómo.

Juan Manuel Jaramillo Uribe
Manizales

De la ministra de Comunicaciones
En la edición #1427 SEMANA publicó en ‘Confidenciales’ la nota ‘Al fin qué’, en la que se informó que “(...) acaba de aparecer una sorprendente contradicción en lo que se refiere a si pueden participar en la licitación aspirantes que hoy tienen otra concesión. (...). A comienzos de este año el director de la Comisión Nacional de Televisión, Juan Andrés Carreño, le preguntó a la ministra de Comunicaciones, María del Rosario Guerra, si se justificaba elevar una consulta al Consejo de Estado para establecer si existía o no esa inhabilidad. Ella le contestó (...) que la inhabilidad es tan clara, que los abogados del Ministerio determinaron que ‘no se encontró una duda jurídica razonable que ameritara elevar esa consulta’. Ahora la posición de la ministra es opuesta y es partidaria de recurrir al Consejo de Estado para dirimir el asunto”.

Al respecto, aclaro que la solicitud de consulta remitida a mi despacho el 20 de febrero por la entonces directora de la Cntv no se refería a si “pueden participar en la licitación aspirantes que hoy tienen otra concesión”, sino a una situación que se podría dar con posterioridad a la adjudicación del Tercer Canal, la cual fue expuesta por la Cntv así: “En caso de que una de las sociedades en cuyo capital participan actuales concesionarios del servicio de televisión abierta, resulte adjudicataria del Canal de Operación Privada Nacional cuya licitación abrirá la Comisión, bajo el entendido de que estos deben renunciar a sus respectivas concesiones en forma previa a la suscripción del contrato, ¿podría la Cntv establecer un régimen de operación transitorio, que permita a tales concesionarios continuar prestando el servicio a efectos de evitar concurrencia de concesiones?”.

Como se puede entender, la pregunta formulada por la Cntv no hace referencia a la supuesta inhabilidad en la que, según concepto de la Procuraduría, estaría incursa la sociedad aspirante a participar en este proceso si en su capital existe participación de un actual concesionario, asunto que sí fue el que motivó la consulta que elevé al Consejo de Estado el 27 de agosto.

María del Rosario Guerra,
ministra de Comunicaciones
Bogotá

A través de la música
Analizar (SEMANA # 1426) lo de Bariloche y el uso de las bases por Estados Unidos sin considerar el armamentismo de Venezuela es equivocado. Ese uso no es sólo para “controlar” el narcotráfico (que debería ser legalizado, a lo que se oponen los que se quedan con la plata), ni una ayuda para llevar a las Farc a que necesiten la paz, sino por supuesto para reafirmar la vieja hegemonía del ‘imperio’. Pero además, para disuadir a Chávez de sus amenazas expansionistas.

Esto lo entiende esa mayoría que en el país y los países vecinos apoya a Uribe, pero lo dejan de lado los que aún insisten,olvidando a la Unión Soviética o Cuba, en que el socialismo es la alternativa al capitalismo salvaje, o que simplemente son antiuribistas per se. Lo sensato es, por supuesto, resistirse a lo ‘salvaje’ del capitalismo y apoyar lo bueno de la globalización, lo que en nuestro caso es aumentar aún mas el intercambio comercial y sobre todo el cultural con los vecinos. Por ejemplo, que nos invada el Sistema de orquestas juveniles de Venezuela.

Benjamín Barney Caldas
Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.