Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/03/20 00:00

Cartas

"Las nuevas revelaciones de SEMANA parecen confirmar que las 'chuzadas' del DAS cumplieron órdenes de altos heliotropos" Heliodoro Peralta Z., Tunja

Cartas

Exigen una respuesta
Cordial saludo. Los preocupantes y graves hechos registrados por SEMANA (#1454) de las interceptaciones ilegales que realizaba el DAS a políticos de la oposición, magistrados, periodistas, defensores de derechos humanos y a opositores en general, exigen una respuesta del gobierno y, por supuesto, de las autoridades judiciales, sobre todo cuando las pruebas entregadas por la ex directora de esa entidad, María del Pilar Hurtado, detenida e investigada por esas interceptaciones, apuntan hacia la Casa de Nariño, toda vez que el DAS depende directamente de Palacio. En esas pruebas, cobran especial importancia los seguimientos y montajes de que han sido objeto algunos de los magistrados de la Corte Suprema encargados de investigar la para-política (incluida la del primo del Presidente) y el abogado Ramiro Bejarano, ex director del DAS, quien, como lo destaca el columnista Daniel Coronell en la misma revista, “con firmeza ha enfrentado la arrogante actitud del mandatario en las audiencias”. ¿Será que estos ilícitos procedimientos del Departamento Administrativo de Seguridad, cuya verdad esperamos se esclarezca algún día, forman parte de la llamada ‘seguridad democrática’?

Juan Manuel Jaramillo Uribe
Manizales


Dignidad de estadista
Como suscriptor de su importante revista me permito expresarles mi complacencia por su publicación seria, veraz y objetiva y, en especial por el periodismo investigativo que nos ofrecen cada semana. Al no haber podido editar la anunciada separata electoral SEMANA #1454, por los problemas acaecidos en la Registraduría, les hago llegar mi siguiente modesto comentario:

Ante el escándalo de la Registraduría –suscitado por la dificultad de lectura de los tarjetones, el retraso técnico en el conteo de votos y por la conseja infame del alicoramiento del Registrador y de sus funcionarios, aupada, al parecer, por sospechosos y oscuros intereses– observo, por un lado, que el ‘estado de opinión’ –ensalzado delirantemente por el Presidente en indecorosa campaña de reelección– es generalmente ignorante, apenas alfabeto, e iletrado políticamente, por lo que no tiene capacidad de expresión y de discernimiento electorales; y por otro, que el comunicado presidencial pidiendo, en actitud de inspector de parroquia, que se investigue la ebriedad del registrador (quien, con altiva entereza jurídica, cuestionó el trámite legislativo del referendo) y no las graves denuncias de fraude y corrupción en las elecciones que se acaban de realizar formuladas por los veedores de la OEA, revela la pigmea estatura moral y política del Ejecutivo, que hace inquirir: ¿dónde está la enhiesta y transparente dignidad del estadista?

Jairo Maya Betancourt
Bogotá



Demasiados hijos
Se pregunta María Teresa Ronderos ¿Por que Colombia no sale del Club de los pobres (SEMANA #1454) pese a haber implementado políticas muy parecidas a las de otros países que sí lo lograron? Muchos países implantan programas de subsidios para los más pobres, pero al mismo tiempo?exigen algo a cambio. Acá, al contrario, les regalan todo (educación, salud, subsidios de alimentación, de transporte y mil etcéteras) sin pedir nada a cambio, convirtiendo al pueblo colombiano en un país de mendigos y limosneros. Si a una familia toca ayudarle con el colegio de sus hijos, la comida en comedores comunitarios, la salud,?los servicios públicos, el transporte, pues lo mínimo que toca?exigirle a cambio es que no tenga más hijos. No hay país que aguante ni presupuesto que resista.

Olga Helena Fernández
Bogotá



Propiedad de la Beneficencia
A riesgo de parecer repetitivo, la sección Confidenciales (SEMANA # 1454) se refiere a la presentación del Cirque du Soleil en el lote de la Gobernación de Cundinamarca ubicado en la calle 26, donde se construirá posiblemente un gran centro de espectáculos, tan indispensable para una ciudad como nuestra capital. Sea del caso recordar que este terreno es propiedad de la Beneficencia de Cundinamarca, entidad que vela por gran número de enfermos mentales, ancianos y niños, y jamás podría entregarse tan valioso bien a título gratuito, como lo han intentado diversos estamentos en repetidas ocasiones. En tal caso, debe venderse a precios comerciales justos que garanticen un ingreso satisfactorio para tan importante establecimiento del país.

Antonio José Marulanda Rojas
Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.