Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2010/08/21 00:00

Cartas

"Estoy convencido de que el futuro de las relaciones con Venezuela es extraordinario". José María Martínez, Pereira.

Cartas

Un asunto personal

Pueden decir lo que quieran acerca del restablecimiento de las relaciones con Venezuela, como aparece en su artículo de la edición #1476. Pero lo único que queda claro, por lo rápido que llegó a feliz término este proceso, es que se trataba estrictamente de un asunto personal entre Chávez y Uribe. Ambos mandatarios llevaron a sus dos pueblos al borde de la guerra. Ahí los presidentes pelaron el cobre. Por eso es muy positivo lo que está pasando ahora, gracias a la intención del presidente Santos. Los flujos de comercio se van a restablecer, las relaciones van a retornar a la normalidad y los problemas se resolverán por la vía diplomática. Con esta buena noticia se ratifica que siempre se deben poner por encima los más altos intereses de los pueblos.

Mauricio Prieto
Barranquilla

 

Duele en el alma

Quiero referirme a ‘Un extraño atentado’, de la edición #1476. Es, sin lugar a dudas, una acción criminal que, al igual que a muchos de nuestros compatriotas, nos duele en el alma, en especial en mi condición de guardián del orden. Como policía me sentí inerme, consternado y muy preocupado ante semejante acción de barbarie que, sea el autor que fuere, aprovechando las últimas sombras de la noche, como vil depredador acechando a su presa, se hizo contra una comunidad inocente, contra unos ciudadanos de bien que se aprestaban a iniciar su jornada. Pero es la misma comunidad la que, unida a sus autoridades civiles, militares y policiales, debe denunciar a esos malos hijos colombianos, así como cualquier indicio que vea o escuche, cualquier acto sospechoso, para que caiga sobre ellos todo el peso de nuestra legislación y no se sigan cometiendo tales actos tan aleves a nuestra Patria.

Víctor Quiroga, intendente Policía Nacional
Bogotá
 

La pista equivocada

“Determinar quiénes están detrás de este atentado es crucial para Colombia” es una frase lapidaria que debe leerse desde la óptica de la justicia y no desde la liviandad de la noticia (SEMANA #1476). El tema que conmueve al mundo no es para feriarlo en gacetillas y dejarlo manosear por aventureros de la criminalística o el periodismo de farándula. A todos, nacionales y extranjeros, de derecha o de izquierda, católicos o musulmanes, se nos debe decir con prontitud quiénes son los autores intelectuales y materiales de un episodio que jamás puede volver a ocurrir. Colombia es una sociedad civilizada que tiene que impedir el avance de la barbarie. Pero, fundamentalmente, es necesario que la Fiscalía General de la Nación demuestre que no está colapsado el Sistema Penal Acusatorio y que cuenta con personal capacitado y calificado para enfrentar semejante crimen. La Fiscalía tiene ahora la oportunidad de mostrarle a la gente buena que el viejo esquema de declarar delitos de lesa humanidad todos los fracasos investigativos no es solución adecuada para desvirtuar la impunidad y huirle a la perversidad de las prescripciones. Ese es el verdadero alcance de la última frase de Coronell en su artículo sobre ‘La pista equivocada’.

Miguel Antonio Velasco Cuevas
Popayán



Juego al terrorismo

Ojalá el país sepa pronto cuál fue el verdadero autor del atentado terrorista en Bogotá. Las versiones iniciales dejaron mucha desazón entre la opinión pública, pues no queda claro aún quién pudo haberlo maquinado. La tesis de que las fuerzas oscuras están detrás de todo tiene mucho sentido, pero no deja de ser otra especulación. Si las autoridades no hacen todo lo posible para esclarecer los hechos, los colombianos sentirán que sigue siendo un buen negocio generar zozobra entre la población. La ineficacia en las investigaciones termina haciéndoles el juego a los terroristas por cuenta de la impunidad.

David Montes Calderón
Cali



Del Superintendente

Ante la afirmación de SEMANA en el artículo ‘¿Qué pasa en Supersociedades?’ (edición #1476) según la cual “Se han nombrado a 50 ‘recomendados’” y “En los últimos días en Supersociedades hubo una lluvia de nombramientos”, me veo precisado a aclarar lo siguiente: 1. Los nombramientos en Supersociedades, ayer y hoy, se han hecho cumpliendo los requisitos legales, para cubrir necesidades del servicio y? designando a personas que cumplan los perfiles legales y técnicos. 2. En lo corrido de 2010, de una planta de 513 personas y con más de 30 vacantes, se cubrieron recientemente tan solo siete de esas vacantes en cargos de nivel técnico y operativo. Los resultados de nuestra tarea están a la vista, y la misma SEMANA la llama “gestión destacada”. Son prueba del alto nivel técnico y profesional de todos los servidores públicos de Supersociedades, que son, finalmente, los afectados con esa nota, en la que fue asaltada la buena fe de la revista.

Hernando Ruiz, superintendente de sociedades
Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.